¿Qué hay detrás de la ley de reconciliación de Rosario Murillo?

Rosario Murillo impulsa ley de reconciliación nacional después de la masacre ordenada por su gobierno

La esposa de Daniel Ortega y vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral (CSE), de Nicaragua impulsa una ley que busca la reconciliación nacional después de que la dictadura que encabeza haya asesinado a más de 500 nicaragüenses.

“Estamos por concluir esta semana (la pasada) una de las fases de consulta de la política de reconciliación para una cultura de paz en nuestro país… Esa gran consulta que estamos realizando para luego someterla a la consideración de la Asamblea Nacional, y se convierta, Dios mediante, en ley de la república” declaró Murillo en medios del gobierno la semana pasada.

Las manifestaciones comenzaron en Nicaragua el pasado 18 de abril. Archivo/NI

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, opinó al respecto de la polémica ley enviada a la Asamblea Nacional por la mujer del presidente.

“Sabe Daniel Ortega que él es el principal responsable de los crímenes de lesa humanidad que aquí se han cometido, pero que también ha arrastrado a otra serie de personas a la omisión de este tipo de delitos (…) Ya tenemos experiencia en lo que significan las amnistías… Las amnistías no pueden favorecer a personas que han cometido crímenes de lesa humanidad porque son imprescriptibles. No hay que tropezar con la misma piedra, todos los crímenes que aquí se han cometido no pueden quedar en la impunidad” advirtió la defensora nicaragüense de derechos humanos y presidenta del Cenidh.

Para la socióloga y miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), María Teresa Blandón, la dictadura sandinista busca impunidad con esa ley de reconciliación, además de ganar tiempo a nivel internacional.

Según Blandón, “ese una estrategia para quedar impunes, para ganar tiempo, y para intentar convencer sobre todo a la comunidad internacional de que no son un peligro para los derechos humanos”.

Según el rector de la universidad UAM, Ernesto Medina, la reconciliación no se alcanza con decretos o leyes.

“Es parte del surrealismo que rodea a los gobernantes de este país. La reconciliación no se logra por decreto, si así fuera ya hubiésemos resuelto todos los problemas de Nicaragua, simplemente decretando leyes. La reconciliación es un problema de actitud, del corazón” expresó el académico.

Rosario Murillo es la esposa de Daniel Ortega y la mujer más poderosa de Nicaragua desde 2007. Archivo/NI

También los miembros de partidos políticos han expuesto su preocupación por esta ley que impulsa el régimen desde el ejecutivo y que pretende convertirse en ley.

“Creo que la única manera que se reconcilie la familia nicaragüense es a través de un proceso electoral… Aquí no va haber justicia hasta que tengamos democracia, y la democracia va a llegar cuando tengamos un nuevo gobierno” dijo la miembro de Ciudadanos por la Libertad, Kitty Monterrey.

Según la política no puede haber reconciliación sin democracia y elecciones transparentes.

Se conoció que el ejecutivo enviará al pode legislativo el proyecto de ley llamado “Ley de Reconciliación Nacional” en los próximos días.

Nicaragua vive el peor momento sociopolítico desde la guerra de los años 80 cuando también gobernaba el sandinista Daniel Ortega.

Desde que iniciaron las masivas manifestaciones pacíficas contra Ortega, más de 500 ciudadanos han sido asesinados a manos de la policía, paramilitares y fuerzas de choque controladas por el mismo Ortega.

Fuente: con información de agencias y 100% Noticias

Fotografía: El Nuevo Diario/NI

Un comentario sobre “¿Qué hay detrás de la ley de reconciliación de Rosario Murillo?

  • el 08/11/2018 a las 2:01 am
    Permalink

    Como lograr comprender, que dos campesinos, dona Chica y Don Medardo, tengan mas lucidez, mas inteligencia, sabiduria, sean mas realistas, hagan propuestas mas realistas… Que la vicepresidenta del pais… Es una verguenza que nos represente Internacionalmente… Que pais de brutos, imaginaran los ciudadanos de otros paises, que somos nosotros…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.