¿Quién es Luis Rivas Anduray, el banquero rehén de Daniel Ortega?

Luis Rivas tiene un doctorado en economía. Impartía cátedra en universidades importantes. Fue asesor del BCN. Era el “jefe supremo” del END. Y fue el hombre que le cobró al MRS. Este es su perfil.

Con la barba bien arreglada y vistiendo trajes finos Luis Rivas Anduray, gerente general del Banco de la Producción (Banpro) ofrecía catedras de economía en eventos importantes. Hace unos meses se convirtió en el banquero rehén del gobierno de Daniel Ortega, que lo acusó por el supuesto delito de “portación y fabricación ilegal de armas”.

Luis Rivas tiene un doctorado en economía por la Cornell University, lugar donde solía impartir sus experiencias como profesor visitante. Además, ofrecía cátedras en la Universidad de Vanderbilt, localizada en la ciudad de Nashville, Estados Unidos.

En sus disertaciones con los estudiantes recordaba su trayectoria en el sector público enlistaba entre sus mejores experiencias el haber servido como asesor económico del Banco Central de Nicaragua (BCN), durante los años 2001 y 2002.

Fidel Moreno, el frío ejecutor de funestas órdenes

Comentaba que después ese servicio formó y dirigió la Oficina de Asuntos Fiscales (OAFE) del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (2002-2003), fungiendo como Secretario Ejecutivo del Gabinete Económico, donde a la misma vez coordinaba al equipo técnico encargado de la política macroeconómica de Nicaragua.

Nada en su trayectoria se relaciona con ser un “portador” de armas de guerra, a como actualmente lo acusa el gobierno de Ortega.

¿Cómo llegó a Banpro?

A finales del año 2004, Rivas Anduray asumió la gerencia general de Banpro —entidad financiera que tiene presencia en Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, Costa Rica, Panamá, Ecuador, República Dominicana e Islas Caimán—.

Trece años después, transformó el banco convirtiéndolo en uno de los más importantes del país, alcanzando en diciembre de 2016 la cifra de $12.664 millones de activos totales, de acuerdo al Ranking Bancario 2017 de Estrategia & Negocios (E&N).

Los testaferros de los hijos de Ortega, una red que ayuda a absorber el presupuesto

Banpro fue fundado en 1991 por el empresario nicaragüense Ramiro José Ortiz Mayorga, uno de los megaempresarios más acaudalados en Nicaragua.

Ramiro Ortiz fue quien compró El Nuevo Diario a la familia Chamorro García, que ejecutó su venta por falta de sostenibilidad.

Luis Rivas junto a la exembajadora estadounidense Laura Dogu. Foto | END

Luis Rivas en El Nuevo Diario

Llevando la dirección del extinto El Nuevo Diario, Luis Rivas actuaba como “jefe supremo”, a tal punto que creó una especie de “temor generalizado” entre los colaboradores del rotativo, quienes corrían el riesgo de ser despedidos sin objetarle al banquero cuando no le parecía correcta una nota periodística, dijo un comunicador que trabajó en El Nuevo Diario por muchos años y que decidió conversar con Nicaragua Investiga bajo el anonimato.

“Daba las órdenes de qué salía y que no salía publicado en el diario. Una especie de jefe de redacción, pero sin ser periodista”, expresó.

La historia de Edwin Castro, el actual representante legal del FSLN

El periodista asegura que Rivas se comportaba como “jefe supremo” del periódico al seleccionar cada mañana de manera tajante los temas económicos y políticos. “Lo que tenía que ver con la oposición era vetado del periódico” y resalta que no había una sola palabra para contradecirle al banquero: simplemente se borraba de un plumazo.

Luis Rivas Anduray fue asesor del Banco Central y era parte de un gabinete económico del Ministerio de Hacienda | Foto: Cortesía

La persona que laboró por varios años en el extinto periódico sostiene que si al banquero no le gustaba una nota desde el titular, ya no iba. “No discutía con el editor de la sección, ese tipo de situaciones en El Nuevo Diario no se daban”.

Douglas Carcache, subdirector de El Nuevo Diario, era la primera persona que daba el visto bueno a lo que se iba a publicarse en el rotativo, pero después este se lo entregaba a Luis Rivas, quien tomaba la decisión final, según aseguró un fotoperiodista que trabajó 18 años en el periódico.

Los extrabajadores del periódico señalan que Luis Rivas era una de las personas que, cuando un periodista cometía un error, lo mandaba a despedir. “Llamaba al subdirector Douglas Carcache y le decía: corre a tal persona y eso era orden”.

Hemeroteca de La Prensa, un fabuloso registro de la historia de Nicaragua en manos de Ortega

El fotoperiodista recordó que en una ocasión la jornada laboral estaba cerrada como a eso de las 6:30 de la tarde, pero nadie se podía ir hasta que el banquero confirmara que todo estaba en orden. “Una vez hasta las 10 nos fuimos porque el hombre no había dicho nada”, señaló.

Asimismo, en una ocasión el banquero le ordenó al editor web de El Nuevo Diario que a todas sus publicaciones en Twitter le tenía que dar retuit desde la cuenta oficial del periódico. “Tenías que darle retuit y tenías que tener cuidado por si había uno que se escapara”, dice el periodista.

Luis Rivas le cobra públicamente al MRS

El 10 de noviembre de 2016, Luis Rivas le cobró públicamente en Twitter a Dora María Téllez, fundadora el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), cuando la exguerrillera publicó “El batazo nica” y de cuánto dinero se llevó cada partido político al participar en las elecciones de esa fecha.

El banquero respondió a ultranza que en 2006, bajo las mismas reglas del juego, el MRS obtuvo reembolso del presupuesto por obtener el 6.2% de los votos. Es decir, en términos relativos al 2016, esta agrupación política ahora llamada UNAMOS obtuvo más dinero que todos los partidos opositores.

“El MRS dejó un saldo insoluto en Banpro . ¿Si ahora se le llama batazo, cómo se llamaba entonces?”, le espetó a la exguerrillera que ahora también está bajo cárcel por órdenes del gobierno sandinista.

Un banquero preso político

La detención de Luis Rivas fue el inicio de una guerra que Ortega emprendió en contra de la empresa privada de Nicaragua. Luego, el líder sandinista ordenó congelar 13 cuentas bancarias de directivos de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), incluyendo las del banquero.

Rivas lleva detenido varios meses bajo una supuesta “investigación” en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), al banquero se le acusa por el supuesto delito de “portación o tenencia ilegal de arma de fuego; fabricación, tráfico tenencia y uso de armas restringidas, así como conspiración contra el Estado”.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.