El 19 de julio VIP de Daniel Ortega

Daniel Ortega pasó encerrado en su casa desde que se conoció el primer caso de Covid-19, en marzo.

Muchos cuestionaron que alentara a los emprendedores, pequeños empresarios y campesinos a seguir trabajando con normalidad para «no dejar caer la economía», mientras él y su familia tomaban todas las medidas de seguridad ante la pandemia.

Las pocas veces que hizo apariciones públicas lo hizo desde su casa y con cada vez menos acompañantes. El repliegue fue inusual, solo unos cuantos conciertos virtuales que llevaron al límite de la desaparición la histórica fecha.

Y finalmente, la noche anterior al 19 de julio, trabajadores de la alcaldía empezaron a instalar un redondel en la plaza y las especulaciones sobre la aparición de Ortega por primera vez fuera de su búnker comenzaron.

Así fue, pero el evento no fue como el de todos los años. Ortega, acostumbrado a darse un baño de pueblo cada aniversario de la revolución, reservó el evento para sandinistas «de élite» y algunos integrantes de la Juventud Sandinista previamente seleccionados, convirtiéndolo en un evento VIP.

No todos los seleccionados pudieron sentirse «afortunados», uno de ellos fue expulsado a empujones del lugar por atreverse a transmitir en vivo en sus redes sociales. Esto es un resumen de lo que se vivió ese día.

Enfrentamos muchos desafíos para contar lo que pasa en Nicaragua

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.