Nicaragua, el único país de la región que mantiene abiertas las escuelas

Nicaragua es el único país de la región que no ha cerrado de forma oficial su sistema educativo, a pesar de contar con contagios comunitarios.

Ante la pandemia del Covid-19, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), contabiliza 144 países que han determinado el cierre total de los centros escolares.

La medida ha sido implementada para proteger la salud de los niños y evitar la rápida propagación del virus en los países.

Pero ¿estaría preparada Nicaragua para cerrar de forma definitiva sus centros escolares?

Desigualdades en los sistemas educativos

Emanuela di Gropello, directora de la práctica regional de Educación en el Banco Mundial, asegura que además de la crisis de salud y económica hay una «crisis silenciosa» relacionada al tema de la educación.

«La crisis en la educación está en proceso y será más visible en el futuro, es resultado de pérdidas muy probables en el aprendizaje y las crecientes desigualdades en el aprendizaje que veremos en la región» asegura.

Funides señala que los colegios que han implementado medidas de protección han sido las del sector privado

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) señala que los únicos colegios que han implementado medidas de protección han sido los del sector privado, que cuentan con la posibilidad de implementar la educación a distancia accediendo a plataformas virtuales, pero esto no sucede de igual forma en el sector público.

«Esto es una limitante para la mayoría de los nicaragüenses que no tienen la oportunidad de tener a sus niños en un colegio privado que preste estas condiciones» señala Álvaro López de Funides.

Además lamenta que el gobierno de Nicaragua sea el único de la región que no ha adoptado ninguna estrategia que asegure la continuidad educativa durante la pandemia, «garantizando el bienestar físico y socioemocional de los niños, especialmente los que pertenecen a poblaciones vulnerables».

Deserción escolar en Nicaragua

La mayoría de niños nicaragüenses se encuentran inscritos en el sector de educación pública por lo que muchos se ven vulnerados ante la falta de medidas tomadas por el gobierno y el Ministerio de Educación.

Ante esta ausencia, algunos padres han tomado la decisión personal de no enviar a sus hijos a las escuelas, impidiendo así que continúen su actual ciclo educativo.

La Unesco ha advertido del posible aumento en las tasas de deserción escolar debido a las medidas de protección limitadas y las dificultades económicas.

Por ello Funides continúa destacando la importancia de que se brinden alternativas a los niños para continuar su ciclo escolar a pesar de las diferentes dificultades que puedan enfrentar en sus hogares.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.