¿Reciben las mujeres menores incentivos que los hombres en el deporte?

Hace una semana se llevó a cabo una carrera ciclista organizada por las alcaldías del poder ciudadano donde se otorgaron diferentes premios tanto en la categoría femenina como en la masculina. Sin embargo, la diferencia en la cantidad monetaria ofrecida entre ambos fue considerable. Mientras el primer lugar masculino recibió un premio de US$1,000, el primer lugar femenino recibió una remuneración de solo US$100.

La ciclista Massiel Hidalgo comparte que más allá de criticar esta carrera o a la Federación Nicaragüense de Ciclismo, el problema es que en la mayoría de torneos no existe equidad o paridad y «no hay forma de que se diga que un premio a un hombre será igual que el de una mujer». Cuestiona como en esta oportunidad si la alcaldía municipal otorgaba hasta US$500 para el tercer lugar en la categoría masculina «¿cómo iban a dar US$100 para una mujer?»

Hidalgo práctica ciclismo desde el año 2017 pero no fue hasta el año pasado que empezó a competir que supo sobre las grandes desigualdades que enfrentan las deportistas nicaragüenses. Recientemente acudió con un compañero a una carrera en Estelí, en la cual él ganó US$300 y el primer lugar femenino ganó US$100.

En general, la joven comparte que el ciclismo es un deporte que está abandonado y en cuánto a los pagos estos resultan impares, a pesar de que hay algunos clubes que intentar hacerlo destaca que en las carreras federadas el hombre gana alrededor de dos mil córdobas y la mujer gana mil. Próximamente comparte que habrá una carrera en la cual habrán premios iguales «pero no es la norma general, sino más bien sería una excepción».

Bajos incentivos a mujeres

La atleta nicaragüense Sayra Laguna afirma que tras 16 años de experiencia en el deporte ha podido constatar la discriminación que sufren las mujeres dentro del deporte. «Siempre le hacen el reconocimiento aún más a los varones, a las mujeres se les hacen una premiación diferente, porque nosotras no solo competimos con nosotras mismas sino tambien con personas que realmente no quieren que las carreras las ganes, son muchas cosas, barreras que sobrepasas para ganar».

Laguna señala que «también a nosotras como mujeres nos gusta no solo ganar, sino también tener ese incentivo que sea igual o mejor que el de los varones, pero lamentablemente estamos en una cultura todavía donde predomina el machismo… estamos con esa cultura de hace años, de décadas, que ha venido arrastrando ese mito que da más valor al hombre que a la mujer».

Hidalgo sostiene que las mujeres ciclistas en Nicaragua son una minoría y «no hemos alcanzado el nivel porque no hay una federación, no hay una selección femenina». Destaca la labor de María José Silva, la primera nicaragüense en ganar una medalla de oro en los centroamericanos, «pero ella es una chavala que se ha autogetsionado, a ella la federación no la ayudó en nada, ella paga por sus entrenamientos, tiene un entrenador de fuera, y todas aspiramos a ser como la María José, es una chavala que lleva 10 años en el ciclismo si querés y se ha matado para llegar a donde está, el año pasado ganó toda medalla de oro en todos los torneos federados, pero ella es autogestionada, en general este deporte es autogestionado».

Para la ciclista, se trata de un tema de patrocinio, tanto de las federaciones, clubes y de las empresas, para dar espacios a las mujeres y al mismo tiempo ser transparentes. Al final, tanto hombres como mujeres invierten igual cantidad en mantenimiento cuando practican algún deporte y por ello ambos deberían ser reconocidos e incentivados en igual medida.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.