¿Cuál será el futuro de La Prensa tras la previsible condena a su gerente general?

Las instalaciones de La Prensa continúan tomadas por La Policía, pero el diario sigue activo en línea, con un pequeño grupo de periodistas trabajando.

El 13 de agosto del 2021 la Policía Nacional al servicio del sandinismo se tomó las instalaciones de La Prensa, que con 96 años de existencia es el periódico más antiguo de Nicaragua. Al día siguiente su gerente general, Juan Lorenzo Holmann Chamorro, fue llevado con engaños hasta el Complejo Policial “Evaristo Vásquez”, conocido como El Nuevo Chipote. De allí no volvió a salir. Menos de un mes después la Fiscalía lo acusó de los supuestos delitos de defraudación aduanera y lavado de dinero, bienes y activos.

Las emblemáticas instalaciones de La Prensa continúan en manos de las fuerzas policiales, pero el periódico sigue activo en línea, con algunos periodistas trabajando desde el exilio y otros haciéndolo de manera clandestina desde dentro del país.

Aunque se habla de un periodismo en resistencia en tiempos de dictadura, en este caso hay mucho más que eso en juego: La integridad y la libertad de los reporteros y resto de colaboradores, como también la hemeroteca donde se guardan archivos de gran valor histórico para Nicaragua, y que hoy están en poder del régimen sandinista.

La historia de Juan Lorenzo, el gerente de La Prensa encarcelado

El operativo a manu militari de agosto del 2021 tuvo consecuencias muy prontas para los trabajadores, ya que semanas después hubo despidos masivos. La empresa adujo que eran medidas “para sobrevivir ante la nueva realidad” que les había impuesto “la represión del régimen orteguista”.

Reportear bajo represión

Hay que recordar que si bien ya eran años reporteando bajo condiciones riesgosas, hoy el trabajo de los periodistas de La Prensa es mucho más peligroso. Su labor de denuncia es vista con hostilidad tanto por funcionarios de gobierno, policías y militantes del FSLN. Ellos trabajan, en el imaginario sandinista, para un medio de comunicación “golpista”.

“Desde antes de que la Policía se tomara la empresa y Juan Lorenzo Holmann fuese detenido, nosotros ya veníamos publicando los artículos sin nuestra firma para protegernos, porque hubo un momento en que Rosario Murillo lanzó virulentos ataques y amenazas contra los periodistas, por lo que la empresa y redactores acordamos no seguir firmando nuestras piezas”, explica un periodista de La Prensa, que por motivos de seguridad pide no revelar su nombre.

Las coberturas en las calles conllevan enorme peligro, y “desde la ola de secuestros de opositores” del año pasado estas “se han reducido casi en su totalidad”. “Las salidas que ahora hacemos normalmente son para entrevistas puntuales o recorridos que no ameritan bajarnos del vehículo y exponernos”, explica el periodista, explicando que gracias a las nuevas tecnologías las coberturas se hacen ahora de forma remota.

“No te niego que en cada salida siempre persiste el temor de que aparezca un loco y nos agreda. Estamos bajo indefensión”, señala.

Decenas de personas fueron despedidas del periódico tras su allanamiento. Inti Ocon, AFP

La hemeroteca

Uno de los lugares especiales del periódico es la hemeroteca. Ahí están las páginas de las diferentes ediciones de La Prensa, pero también ediciones de revistas y periódicos que ya no circulan, como Novedades, La Noticia y La Tribuna.

“La preservación de estos diarios necesita condiciones muy particulares pues como en todo, el calibre del papel y la impresión cambia a lo largo del tiempo. De esto es que depende las condiciones específicas que deben tener los registros, algunos propensos a su deterioro debido a la luz, los cambios de temperatura, el manejo físico que se haga con ellos, insectos propios del papel, humedad, hongos, niveles de acidez que de no tenerlos en cuenta pueden acelerar su deterioro”, explicó a Nicaragua Investiga un experto en el manejo de este tipo de archivos.

No creen en cierre definitivo

A lo largo de sus 96 años de historia, La Prensa ha visto desfilar presidentes, dictaduras, revoluciones, guerras, y ella misma ha sufrido cierres y censuras a manos de regímenes tan dispares como el somocista y el sandinista. Pero siempre volvió y contó la caída de los opresores. Los periodistas actuales confían en que esto volverá a pasar y que pese a la condena contra Juan Lorenzo Holmann, La Prensa seguirá informando.

“Yo pienso que los resultados de ese juicio —que ya sabemos cuáles serán— no cambiará la situación de los periodistas y mucho menos de la empresa. 96 años de existencia no se borran fácilmente y aunque La Prensa por ahora solo está informando en la web y redes sociales, estamos seguros de que va a resurgir y contará la caída de esta dictadura”, sostiene el reportero.

Cristopher Mendoza, representante del movimiento de Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN), también confía en que La Prensa volverá a recorrer las calles del país. «En su momento Juan Lorenzo va a salir de la prisión en la que se encuentra como un preso político y La Prensa va a retomar el camino que la ha guiado por más de 90 años que es el de informar a las y los nicaragüenses», dice Mendoza, advirtiendo que aún faltan muchas luchas por librar para que se pueda materializar esa esperanza.

Este joven periodista recuerda que desde antes de las protestas antigubernamentales del 2018 el régimen ha tratado de limitar el ejercicio periodístico, pero que ello se incrementó en los últimos años con los encarcelamientos, el cierre de medios de comunicación y la aprobación de leyes. «Hay toda una estrategia orquestada para tratar de acallar las voces del periodismo crítico y creo que la situación de Juan Lorenzo Holmann es solo una muestra más de esa estrategia», asegura.

Para Mendoza, existe un intento del régimen de imponer su propia versión de la verdad, lo cual sería posible solo si en Nicaragua no existiera el periodismo crítico. «Hemos venido venciendo las brechas de la censura, el periodismo se está reinventando en todo momento, han emergido una gran cantidad de medios de comunicación a través de plataformas, lo que te muestra un gran deseo y además un sacrificio de las y los periodistas que se rehusan a quedarse callados», expresa.

Tres directivos de La Prensa encarcelados

Juan Lorenzo Holmann no es el único directivo de La Prensa en la cárcel. El 2 de junio del 2021 fue arrestada Cristiana Chamorro, vicepresidenta de la Junta Directiva y aspirante a la Presidencia de la República. Luego de más de nueve meses de arresto domiciliar, Chamorro fue condenada a 8 años de prisión por el supuesto delito de lavado de dinero a través de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCh), una organización que durante más de 20 años capacitó y apoyó el desarrollo del periodismo nicaragüense. El otro directivo es Pedro Joaquín Chamorro, hermano de Cristiana, condenado a 9 años de cárcel por apropiación y retención indebida de fondos.

A Cristiana Chamorro la justicia del régimen no solo le impuso largos años de cárcel, sino millonarias multas tanto en córdobas como en dólares. Está por ver si con el caso de Juan Lorenzo Holmann también hay alguna medida económica de este tipo contra La Prensa y el mecanismo que usará el régimen para imponerla.

Ortega cierra las puertas a la prensa extranjera: «no son bienvenidos a Nicaragua»

¿Una fijación con la familia Chamorro?

Las manifestaciones públicas de Cristiana Chamorro de que quería correr como candidata a la presidencia de Nicaragua en las votaciones del 7 de noviembre pasado, exacerbaron en gran manera a Rosario Murillo, la cual se lanzó en virulentos ataques contra la familia Chamorro y el legado de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, quien en 1990 acabó con la dictadura sandinista al derrotar en las urnas a Daniel Ortega.

“El Estado fue un botín para esa pandilla que destruyó, que se robó casi todo, hasta con los rieles del tren arrasaron”, dijo Murillo el 10 de febrero del 2021 en abierta alusión al gobierno de Violeta Barrios.

La vocera del régimen acusó a los Chamorro de ser una “casta de saqueadores, aprovechados y entreguistas”.

“Todo el mundo sabe quién robó el tren, dónde están los rieles, dónde están las ruedas, quiénes se beneficiaron, y todavía pretenden que alguien les crea. Deberían pagar por sus crímenes, algún día la justicia llegará”, advirtió Murillo poco más de tres meses antes de mandar a arrestar a Cristiana Chamorro.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.