Vaticano aclara que la homosexualidad es «un pecado» y que no puede bendecir esas uniones

El Vaticano recuerda que  para la Iglesia, "Dios nunca deja de bendecir a sus hijos", pero "no bendice ni puede bendecir el pecado", insiste la entidad