90% de pymes turísticas urgen medidas de alivio económico

Las vacaciones de Semana Santa no aliviaron al sector turismo. A la ya crítica situación que enfrentaba la industria que había perdido más de 70 mil empleos desde el estallido social de 2018, se suma ahora el cierre de fronteras y las restricciones de viaje en casi todo el mundo.

“Turismo internacional no tuvimos, fue turismo cero”, nos dice Lucy Valenti, Presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua.

Valenti recuerda que los principales emisores del turismo internacional como Estados Unidos y Europa, así como algunos países centroamericanos para el caso de Nicaragua, se encuentran en cuarentena total.

Dice que la situación fue tan dramática que en algunos destinos que tradicionalmente tienen alta demanda como la Isla de Ometepe, los hoteles registraron “menos del 1% de ocupación”.

Playas como Las Peñitas, Poneloya, Pochomil y San Juan del Sur, lucieron desérticas.

Leonardo Torres, confirma el escenario planteado por la presidenta de Canatur. En una entrevista con Canal 10 de televisión, el representante del Consejo de Pequeñas y Medianas Empresas dijo que proyectaban antes de la crisis sanitaria, el arribo de unos 100 mil turistas, pero la pandemia echó por la borda todas las expectativas.

No hubo ni turismo local,“el nicaragüense no salió”, afirma categóricamente.

Turismo en Nicaragua no crece por estado policiaco y en la actualidad por el Coronavirus. Foto: NI

Sin apoyo estatal

Lucy Valenti dice que aún no han cuantificado las cifras, pero para ella es indudable que lo que reportan son pérdidas, ya que “lo poco que abrió hizo algún tipo de inversión” y no lograron recuperarla.

Valenti menciona que es urgente que se defina una política de Estado para apoyar al sector, ya que la situación es crítica y la recuperación no se vislumbra a corto plazo.

“El 90% de las empresas turísticas del país son mipymes”, afirma, y destaca que bajo el panorama actual y sin asistencia del gobierno, la mayoría no va a “aguantar sostenerse por tres meses, mientras se controla la pandemia”.

El pasado 26 de marzo, CANATUR envió al gobierno una carta en la que solicitaban la aplicación de medidas especiales ante el panorama de las mipymes turísticas, pero no ha habido respuesta.

El sector propone medidas de alivio en diferentes rubros, como la suspensión temporal del pago de servicios básicos, o medidas de tipo fiscal como una moratoria de un año en el pago de impuestos, así como otras de carácter financiero como un período de gracia en los pagos de préstamos en bancos y microfinancieras.

Valenti dice que para impulsar todas esas medidas, debe haber un apoyo decidido del gobierno.

Leonardo Torres, piensa lo mismo. “Hay que tomar medidas emergentes ya”, dice al recordar que las pymes en Nicaragua “han venido de mal en peor”.

Pone el ejemplo de Guatemala, donde el gobierno de Alejandro Giammatei decretó una ley de emergencia y recuperación económica. A su juicio, es algo así lo que necesita Nicaragua.

«Ya las mipymes estábamos desgastados, endeudados, no pueden pagar su deuda, no es un problema de no querer (..) necesitan alivio, necesitan tiempo para ellos poder honrar esas obligaciones y es lo que otros países han adoptado”, explica Torres.

Leonardo Torres, empresario nicaragüense y presidente de Conimipyme

El empresario dice que Unión Fenosa está cortando la energía eléctrica a estos pequeños negocios turísticos solo porque se atrasan un mes y considera que si el sector privado no toma iniciativa por su cuenta para flexibilizar sus posiciones en medio de la pandemia, el gobierno debe impulsarlas.

“Hay que hacer un decreto ley que los obligue”, indica.

Para Torres las proyecciones del BID, Banco Mundial y BCIE sobre el futuro de Nicaragua al final del 2020 que proyecta una caída del 4,6% en la economía, podrían ser peores, si no se toman políticas de Estado para apoyar a los sectores más vulnerables.

Dice que por su cuenta, preparan un proyecto para presentar a organismos financieros multilaterales una propuesta para el alivio económico de las mipymes, pero deja claro que si tuvieran el respaldo del gobierno su aprobación sería más probable.

Por ahora tanto el sector turismo, como todo el país se enfrenta solo a la epidemia. Ayer, Daniel Ortega dejó claro en su discurso que la dinámica del país en medio del coronavirus será la misma de siempre.

“Aquí si el país deja de producir, el país se muere”, dijo el mandatario, sin anunciar ningún plan de respuesta especial, ni sanitario, ni de alivio económico a como se esperaba.

El turismo ya había proyectado que necesitaría cuatro años para recuperarse del retroceso que representó la crisis sociopolítica de abril, ahora se suma a eso año y medio más, que según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, va a significar que el mundo vuelva al ritmo turístico que registraba antes de la pandemia.

Para donaciones por Paypal https://bit.ly/2xK3m4F

Foto principal: Nicaragua Investiga 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.