Caficultores de Las Segovias con problemas para sacar la cosecha

La falta de jornaleros, caminos afectados por el huracán Julia, altos costos en los insumos y falta de financiamiento, son parte de los problemas que enfrentan productores de café.

La falta de jornaleros, los caminos afectados por el huracán Julia, los altos costos de los insumos y la falta de financiamiento bancario, son parte de los problemas que enfrentan productores de fincas de café en las zonas de los departamentos de Madriz y Nueva Segovia para sacar la cosecha del ciclo productivo 2022-2023.

Desde el estallido social del 2018 en contra del dictador Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, a los caficultores se les ha hecho difícil garantizar la mano de obra para cada ciclo productivo, en parte porque desde entonces, muchas familias del campo han emigrado a países como Costa Rica, Panamá, Honduras, El Salvador, Guatemala, México, Estados Unidos y España.

“Al igual que en los otros tres últimos años, este, no hemos logrado ni contratar el diez por ciento de los mil que necesitamos para el corte del grano rojo”, expuso don Edmundo López Muñoz, presidente de la Cooperativa José Alfredo Zeledón, del municipio de San Juan del Río Coco, en Madriz.

Este año las estimaciones de los caficultores es alcanzar los 600 mil quintales de café oro del ciclo productivo 2022-2023 en las fincas y haciendas de las zonas cafetaleras de los departamentos de Estelí, Madriz y Nueva Segovia.

López Muñoz detalló que el paso del huracán Julia, que recientemente afectó el país, causó deslave de laderas, cortes y daños severos de los caminos de penetración a las fincas cafetaleras. “También impactará negativamente en los costos de la producción de este ciclo productivo, porque hay que invertir en despejar los caminos y mejorar el acceso a estos lugares”, señaló, a la vez reiteró que al carecer de cortadores tradicionales, tendrán que implementar nuevamente la contratación de sus familiares.

Pésimos caminos

Otro problema expuesto por López Muñoz es que los pocos trabajadores que cortan café, piden el pago de 100 córdobas por cada lata de café cortado, cuando lo que pueden pagar es 60 y hasta 70 córdobas.

“Eso eleva los costos de producción. Hay que agregar a eso los insumos para la caficultura como el abono, la urea, los pesticidas, los canastos, los sacos y otros implementos de trabajo, además de los altos precios en los víveres para garantizar la alimentación de los jornaleros”, se quejó el productor.

Nicaragua registra US$5,507 millones en exportaciones, un incremento del 19.3%

La Cooperativa José Alfredo Zeledón de San Juan del Río Coco, el mayor municipio cafetalero del departamento de Madriz, cuenta con 24 comarcas afiliadas e integrada por más de 450 socios cafetaleros de esa zona en la que producen más de 15 mil quintales oro de café, de los 180 mil sacos que salen cada año de esta localidad sanjuaneña.

Las fincas que se ven afectadas por el deterioro de los caminos de penetración son: comunidad Las Vegas, La Montañita y caminos a las comunidades del Majaste, Los Bálsamos, Cerro Blanco Abajo y Patio Grande, San José del Ojoche y San Antonio, entre otros más del municipio de San Juan del Río Coco. También hay zonas de los municipios cafetaleros de San José de Cusmapa, Las Sabanas y San Lucas, en el departamento de Madriz.

Problemas en Nueva Segovia

En Nueva Segovia, los problemas de los cafetaleros son similares. “Estamos enfrentando serios dificultades en la caficultura, porque todo ha subido de costos. El año pasado todavía se invertía en las fincas unos 1,500 córdobas por cada quintal de café cortado, ahora se invierten más de 2,500”, lamenta Héctor Martínez Talavera, caficultor del municipio de Ciudad Antigua, zona del departamento de Nueva Segovia.

Explicó Martínez Talavera, que los precios internacionales también han bajado en países como Japón, Estados Unidos y Europa, que son los mercados a donde van parte del café nicaragüense.

Miles de nicaragüenses buscan «desesperadamente» su pasaporte

“Hemos ido a buscar cortadores tradicionales en los mismos municipios de antes como Murra, por ejemplo, donde siempre hallamos y ahora nos dicen sus familiares que se han ido del país. Eso es un problema”, señala por su lado el caficultor jalapeño, José Alfredo Lazo Castillo.

“Parte de la caficultura quedó dañada con el paso del huracán y estos problemas de la falta de jornaleros, solo se agregan a los que ya tenemos”, dijo Lazo Castillo.

El año pasado, en el ciclo productivo 2021- 2022, se esperaba que la producción en el norte de Las Segovias (Estelí, Madriz y Nueva Segovia) sería aproximadamente de unos 599 mil 199 quintales, pero según productores individuales y asociaciones y cooperativas cafetaleras, salieron 553 mil 250 quintales de café.En este ciclo productivo, la meta es alcanzar los 600 mil quintales de café oro.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.