¿Es El Salvador el país más seguro de América Latina como dice el presidente Bukele?

Es falso que El Salvador se haya convertido en el país más seguro de América Latina, como lo dijo el presidente Nayib Bukele, al anunciar la próxima sede del concurso Miss Universo.

Durante la transmisión en vivo de Miss Universo el 14 de enero, en Facebook y en Twitter el mandatario dijo: “El Salvador es un país lleno de belleza. Tiene las mejores playas del mundo para surfear, imponentes volcanes, exquisito café, y ahora se ha convertido en el país más seguro de América Latina”.

En Twitter, este discurso cuenta con más de 2,9 millones de reproducciones y se ha retuiteado más de 7.600 ocasiones con más de 42.000 me gusta.

ONU presiona a talibanes a revertir restricciones contra mujeres

Días después, en un evento público el 17 de enero, el presidente reiteró “El Salvador se ha convertido en el país más seguro de América Latina…”, y en esta ocasión citó la reducción de homicidios.

“¿Por qué desaparecieron casi los homicidios (en El Salvador)? ¿Por qué tenemos la tasa más baja de homicidios en Latinoamérica? Y pronto tendremos la tasa más baja de todo América, incluyendo Estados Unidos y Canadá. ¿Por qué? Porque la mayoría de los delincuentes están en la cárcel y los que no están en la cárcel, están huyendo”, comentó en el evento que se publicó en Youtube.

Para analizar el discurso, la Voz de América consultó a tres especialistas en el área de seguridad, de los cuales dos consideraron que las cifras de homicidios en El Salvador no contabilizan víctimas de enfrentamientos armados pese a que el Protocolo de Bogotá —un instrumento que sirve de guía para la sociedad civil de los países de la región monitorear la calidad de los datos— indica que deben integrarse a la estadística.

Por otro lado, un análisis de los países con tasas bajas de homicidios destacan que Chile y Perú se mantuvieron en 2022 por debajo de la tasa de asesinatos en El Salvador.

Bajan homicidios, pero se omiten cifras

Los homicidios en El Salvador han disminuido considerablemente en los últimos años. Sin embargo, especialistas coinciden que en las cifras se omite el conteo de los homicidios cometidos por las autoridades a sospechosos de crímenes.

Solo en los últimos dos años, la tasa de homicidios en El Salvador pasó de 18.2 en 2021 a 7.8 en 2022, según los datos del censo de 2021. Estas cifras han bajado desde hace varios años, de acuerdo con la Policía Nacional Civil.

Especialistas afirman que no integrar asesinatos en intervenciones policiales, la relación entre las pandillas y el gobierno, así como el Régimen de Excepción -con el que se han detenido a más de 60,000 personas desde 2022- son factores que han incidido en las tasas de homicidios intencionales de El Salvador.

Renuncias en Ucrania por escándalo de corrupción en el ejército

Jeannette Aguilar, investigadora en violencia, seguridad ciudadana y pandillas de El Salvador, dijo a la Voz de América que “en términos de la estadística, desde hace varios años la tasa de homicidios registrada oficialmente en El Salvador no refleja la totalidad de muertes violentas ocurridas”.

Según Aguilar, el que no se reflejen todas las muertes violentas “obedece a una extendida práctica principalmente utilizada por las pandillas que consiste en el asesinato y en el entierro clandestino de los restos de muchas de las víctimas”.

Aguilar señala también que a ello se suma la sustracción de muertes por averiguación, lo cual sucede con las víctimas de la intervención del estado y la policía, “tanto las llamadas muertes por enfrentamientos armados que tenemos entendido que fueron extraídas de la estadística oficial, pero además las muertes arbitrarias bajo custodia, que al menos de acuerdo con los registros ya superan las 100 muertes en los primeros seis a siete meses del régimen de excepción”.

La investigadora calificó la tasa de muertes de El Salvador como una “estadística espuria”, ya que por otro lado no cumple las especificaciones del Protocolo de Bogotá para América Latina y el Caribe, que busca establecer criterios sobre los datos de homicidios para que éstas cifras reflejen fiabilidad y transparencia, y el cual toman en cuenta otros países para reportar sus cifras de homicidios.

Douglas Farah, presidente de IBI Consultants, empresa de consultoría en temas de seguridad en América Latina, coincidió con Aguilar en que se omiten muertes violentas en las estadísticas.

«Ellos no lo han dicho públicamente, [pero] han quitado cantidades de clasificaciones enormes de muertos violentos. Durante muchos años teníamos una cosa que era comparar manzanas con manzanas cada año, aunque las cifras no eran tal vez excelentes, hablando de las mismas cosas. Ahora han quitado muchas clases de violencia y homicidio. Ya no sabemos de qué estamos hablando. Si los enfrentamientos con la policía ya no son muertos violentos, ¿entonces qué son?”, dijo.

Una investigación de El Faro reveló que el gobierno utilizó a líderes pandilleros para detener una masacre en noviembre de 2021. En el reporte se describe cómo el gobierno tuvo relación con quienes dirigen a personas ligadas al crimen para llegar a acuerdos en beneficio para ambas partes.

Veinte estados demandan al gobierno de EEUU por el parole humanitario

Luis Enrique Contreras, consultor político y en materia de seguridad, dijo a la VOA que Bukele considera al país el “más seguro de América Latina” por la alta reducción de homicidios desde que asumió la presidencia en 2019.

«Es importante poner un contexto previo. Por ejemplo, El Salvador traía décadas e incluso años recientes de ser uno de los países más violentos del mundo, no solamente de Latinoamérica. Por ejemplo, en el 2015 se tuvo una tasa de homicidios de 106 por cada 100,000 habitantes”, dijo.

Según Contreras, en 2019 se redujeron los asesinatos a unos 30 por cada 100,000 habitantes, «una disminución considerable», y a finales del 2022 se contabilizaron 7.8 asesinatos por cada 100.000 habitantes.

“Los discursos políticos van encaminados a generar un impacto», dijo Contreras. Que «un evento tan importante como Miss Universo venga a un país violento no sería nada bueno para los organizadores y los países», agregó. «Lógicamente eso también antecede a que se tiene una disminución considerable de la violencia homicida».

Sobre por qué se dejaron de contabilizar algunas muertes violentas en El Salvador, Contreras respondió que “todo país cuenta con márgenes de error en sus estadísticas”.

Las autoridades de El Salvador no respondieron a solicitudes de comentario de la VOA sobre la metodología para contabilizar homicidios.

Seguridad es más que homicidios

El concepto de seguridad ciudadana va más allá de solo el conteo de los homicidios, asegura la psicóloga e investigadora Aguilar, y no solo depende de la reducción del crimen o de un delito, sino de la creación de condiciones para que las personas puedan disfrutar de una vida libre de violencias, de un ambiente adecuado para la convivencia en paz.

“Cuando hablamos de seguridad ciudadana hablamos de la capacidad de los estados de proteger derechos y garantías fundamentales de sus ciudadanos para que puedan vivir una vida en libertad”, dijo.

Explica que en la seguridad “no se puede reducir únicamente a la reducción de un delito”, sino también integrar el análisis de la violencia de género, doméstica y otros delitos graves relacionados con robos, amenazas, extorsiones e incluso otros indicadores como la accidentalidad vial, en donde el país figura entre aquellos con tasas altas. Ante ello, considera que no se puede sostener la afirmación de Bukele de que El Salvador es el país más seguro de América Latina.

California lidia con tercera masacre en ocho días

De acuerdo con el Índice de Paz de 2022, El Salvador se ubica en la posición 114, mientras que Guatemala está en el 106, Perú en el 101, Bolivia en el 80, Ecuador en el 79, Paraguay en el 77, Argentina en el 69, Chile en el 55 y Uruguay en el 46.

Este índice analiza factores como los conflictos internos e internacionales, el nivel de armonía dentro de una nación, se revisa las tasas de criminalidad, manifestaciones, relaciones entre países vecinos, así como la población desplazada internamente, en tanto toma en cuenta la militarización del país, es decir, se miden datos comparables sobre el gasto militar como porcentaje del PIB, el número de oficiales al servicio armado y más.

En diciembre de 2022, Human Rights Watch y Cristosal dieron a conocer un reporte denominado “Podemos detener a quien queramos”: violaciones generalizadas de derechos humanos durante el “régimen de excepción” en El Salvador donde han documentado cómo parte de la población en el país, especialmente quienes viven en barrios de bajos recursos, aseguran que han experimentado “detenciones arbitrarias masivas, torturas y otras formas de maltrato contra personas detenidas, desapariciones forzadas, muertes bajo custodia y procesos penales abusivos”.

Y aunque el presidente Bukele califica a su país como “el más seguro” de Latinoamérica, por otro lado el gobierno de Canadá ha emitido una alerta de viaje sobre El Salvador en donde se debe “ejercer un alto grado de precaución”.

Las autoridades canadienses advierten que las medidas dentro del “régimen de excepción” suspenden derechos constitucionales, entre ellos la privacidad de las comunicaciones, límites a la duración de la detención administrativa, así como el derecho a la defensa en las investigaciones iniciales, en las cuales los extranjeros están sujetos a las medidas de emergencia.

Las medidas implementadas dentro del “régimen de excepción” también han sido cuestionadas por otros actores del país, como en un debate en NTN24 donde se indicó que la seguridad de El Salvador podría ser más temporal que definitiva.

Papa Francisco: “La homosexualidad no es delito”

Países con tasas más bajas de homicidios en LATAM

Una de las razones por las que el presidente Nayib Bukele afirma que El Salvador es ahora el país más seguro de América Latina es por la reducción de homicidios intencionales, pero en 2022 hubo países con tasas más bajas de estos crímenes.

Mientras la tasa de El Salvador fue de 7.8 en 2022, la de Chile se encuentra en alrededor de 4.9 y la de Perú en 4, por lo cual sí podría encontrarse entre los países con tasa más baja de homicidios, pero no el más bajo.

Las tasas de Chile y Perú se posicionaron por debajo de El Salvador, aún con un contexto complejo en ambos países, ya que en 2022 aumentaron los homicidios en Chile y la situación política de Perú se ha mantenido en crisis y provocado violentas manifestaciones.

De acuerdo con el reporte de InSight Crime de los homicidios en 2021 en América Latina y el medio La Prensa, en El Salvador también se comenzaron a excluir de la cifra de homicidios las personas halladas en fosas clandestinas.

El informe «La desaparición de personas en El Salvador: el continuum de la impunidad», del Observatorio Universitario de Derechos Humanos de El Salvador, reveló que del 2019 al 2021 en el gobierno de Bukele se ha reportado un estimado de 6,240 desapariciones de personas, lo que equivale a un promedio de 32, superando a las dos administraciones pasadas.

Douglas Farah, consultor y analista en seguridad y presidente de IBI Consultants, una empresa de consultoría en temas de seguridad en América Latina,dijo a la Voz de América que las fosas comunes son algo frecuente en El Salvador, por lo que no se tiene certeza de las personas que desaparecen y cuántos muertos hay, y consideró una “narrativa ficticia” la del presidente Nayib Bukele. Ello también se ha evidenciado en el medio El Salvador.

“Es un montaje bien sofisticado. Si uno analiza los datos de desapariciones, y muchos en El Salvador lo han hecho, Cristosal y otros grupos, el número de desaparecidos es enorme. El número de desaparecidos es casi igual que el número de homicidios que dejan de aparecer en las cifras, en las estadísticas.

Latinoamérica fue la región más violenta para el ejercicio del periodismo en 2022: CPJ

“Entonces yo creo que hay un gran hueco ahí entre decir “no hay muertos” (homicidios) y la realidad de que hay cientos de personas desaparecidas, que normalmente, según lo que tradicionalmente han operado las maras y grupos criminales, es que hay fosas comunes donde entierran la gente y ya nadie sabe nada”.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.