Chavistas juramentan a un nuevo presidente de la Asamblea Nacional sin quórum, ni votos

La oposición venezolana calificó como un «golpe al Parlamento» la elección de Luis Parra, antiguo miembro del partido Primero Justicia, como nuevo presidente de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) sin la presencia de Juan Guaidó y otros diputados antichavistas, a quienes las fuerzas de seguridad del régimen de Maduro impidieron la entrada.

«Alerta. Golpe al parlamento. Sin votos ni quórum diputados del (oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela) PSUV intentan juramentar falsa directiva», escribió el equipo de Guaidó en la cuenta de Twitter de la Asamblea Nacional.

El cerco bolivariano controla el acceso al hemiciclo, incluidos diputados y diplomáticos. Hasta a una treintena de medios independientes se les prohibió el ingreso, sólo los elegidos por el gobierno cuando ya se han registrado los primeros bloqueos en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube. Un grupo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) trató de impedir la entrada a Juan Guaidó.

«Están intentando todos los mecanismos posibles para evitar la reelección de una junta directiva que tiene la capacidad para que Venezuela cambie (…) y es la dictadura la que lo prohíbe», dijo Guaidó tras ser ver frustrado su ingreso.

Frente al control policial, en el que todos los agentes portaban cascos antidisturbios, el líder opositor aseguró que con esa actitud «la dictadura se revela una vez más» y agregó que, sin importar la forma van a instalar la sesión parlamentaria y «buscar el espacio» para hacerlo.

https://twitter.com/FactoresdePoder/status/1213867065238523907

Los funcionarios del régimen que han cercado el Palacio tienen una lista de parlamentarios arbitrariamente despojados de su inmunidad para detenerlos si intentan ingresar», advirtió el diputado Luis Barragán. Entre ellos estaría Juan Pablo Guanipa, de la centrista Primera Justicia, que estaba llamado a ser el primer vicepresidente de Guaidó en la junta directiva.

Todo ello tras una noche en la que incluso detonaron una bomba junto al hotel donde pernoctaban varias decenas de diputados. La presencia de los cuerpos de seguridad en distintas zonas de Caracas recordaba a la que desplegaban cuando la oposición convocaba grandes manifestaciones, con camiones antimotines en Plaza Venezuela, en el este de la ciudad, y agentes de la policía política (Sebin) con armas largas en El Silencio, en el centro, a pocas manzanas del Parlamento.

No se trata de una guerra sino de la elección de la nueva junta directiva de la AN, que el chavismo ha tratado de impedir con mil y una artimañas, desde la compra de diputados con dinero de millonarios boliburgueses hasta el encarcelamiento y la persecución de los parlamentarios.

En plena madrugada, los diputados que dormían en un hotel fueron desalojados por agentes del Sebin y de la Policía con la excusa de una bomba colocada en las cercanías, una táctica ya conocida. «Tumbaron puertas, nos empujaron y maltrataron. Fue un proceso de intimidación y hostigamiento», denunció el diputado Luis Silva a medios locales.

No está claro si la estrategia del chavismo se limita al amedrentamiento, tras anunciar el chavismo al filo de la medianoche que 50 diputados revolucionarios sí participarán en la sesión, cuando previamente habían adelantado que no irían al hemiciclo. «La sesión promete. El bloque de la patria asistirá en pleno con todos sus diputados. ¡No se la pueden perder! ¡Ya pinta de histórica por donde la vean! ¡Les aseguró que va a estar muy buena!», vaticinó el dirigente revolucionario Francisco Torrealba.

A esa misma hora otro diputado opositor, José Sánchez «Mazuco», era expulsado de Un Nuevo Tiempo (UNT), uno de los principales partidos de la Unidad Democrática, tras anunciar que había ingresado en un hospital para ser operado de una hernia. EEUU había anunciado horas antes que también sancionará a los diputados que acepten sobornos y «salten la talanquera», como se denomina en Venezuela el cambio de bando político.

Desde el interior del Palacio Legislativo, José Brito, diputado disidente investigado por presunto soborno, afirmó que «este año ha sido un fracaso para la AN. Han creído que esto es un proyecto de un hombre (por Guaidó) y no de un país. Jamás aceptaremos que en el cuadro opositor pretendan aplicar las mismas maniobras del régimen para silenciarnos.

  • Con información de El Mundo

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.