Doce dudas resueltas sobre el proceso electoral en Estados Unidos

Tras una de las elecciones más atípicas recordadas en EE.UU. en las últimas dos décadas, seguramente tienes muchas preguntas sobre el proceso. Aquí tenemos las respuestas a la mayoría de esas dudas.

¿Desde cuándo los medios proyectan al ganador de las elecciones presidenciales en EE.UU.?

La reconocida agencia de noticias Associated Press (AP) lo hace desde 1848. Su participación en estos procesos data desde antes del comienzo de la Guerra Civil, en 1861.

Según reseña precisamente AP, las cadenas de televisión comenzaron a hacerlo en 1960, durante la contienda entre Richard Nixon y John F. Kennedy.

¿Por qué los medios proyectan estos resultados?

El proceso de conteo y certificación de resultados es largo. Debido a que en Estados Unidos no existe una estructura federal que decante los resultados, los medios realizan un análisis de datos en cada estado para que el público estadounidense pueda conocer una proyección, mientras el proceso oficial continúa por días.

Solo cuando, de acuerdo a los datos obtenidos, la brecha de votos entre los candidatos es tan amplia que parece irreversible, los medios proyectan a un ganador.

Para proyectar un ganador de los comicios, un candidato debe alcanzar o superar 270 votos del Colegio Electoral.

¿Qué esperar de las políticas del proyectado nuevo gobierno Biden hacia América Latina?

¿Eso significa que son los medios quienes declaran al ganador oficial?

No. La declaración oficial de un ganador es un largo proceso que involucra el conteo final de los votos –que tras la elección siempre se prosigue durante días-, auditorias, certificaciones, votación formal de los electores por el candidato que obtuvo mayor cantidad de votos populares en cada estado y, luego, la declaración de un ganador por parte del Congreso.

¿Cuándo termina el proceso?

Este año la votación de los electores será el 14 de diciembre. Los votos de los electores se enviarán al Senado y al Archivo Nacional a más tardar el cuarto miércoles de diciembre. Para entonces el papel de los miembros del Colegio Electoral habrá terminado.

El paso final del proceso tendrá lugar el 6 de enero del 2021, cuando el nuevo Congreso elegido se reunirá para contar los votos electorales y oficialmente certificar al ganador.

Aunque el proceso es normalmente ceremonial, puede haber objeciones. Las hubo en 1969 y 2005, pero la Cámara y el Senado las rechazaron.

Al mediodía del 20 de enero el presidente electo será juramentado, según lo establece la Constitución.

¿Y si los medios se equivocan con sus proyecciones?

Han ocurrido errores en el pasado. En 1948 y, más recientemente, en el año 2000.

Hace 20 años, las principales cadenas de televisión se precipitaron al proyectar al republicano George W. Bush como ganador durante la noche de la elección, asegurándole el estado de Florida. Su rival, Al Gore, rechazó aceptar la derrota esa misma noche, debido a lo ajustado del resultado.

Finalmente, la Corte Suprema detuvo el recuento y decidió, más de un mes después, que George W. Bush había ganado en ese estado por un margen de 500 votos, y por ende la presidencia.

¿Qué pasa si el candidato que se proyecta perdedor no reconoce los resultados?

Ningún candidato presidencial se ha negado a admitir la derrota una vez que se han contado todos los votos y se han resuelto los procesos legales.

La ley electoral estipula que un candidato puede pedir un recuento e interponer demandas. Normalmente eso ocurre después de que cada estado termina su proceso de conteo y certificación.

La transferencia pacífica del poder ha sido una norma desde 1800, cuando el segundo presidente del país, John Adams, se convirtió en el primero en perder su candidatura a la reelección.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.