Duelo en Tailandia tras la masacre en una guardería

Familias desconsoladas se congregaron el viernes en los alrededores de una guardería en el noreste de Tailandia, escenario principal del asalto en el que un expolicía mató el jueves a 37 personas, en su mayoría niños pequeños.

El rey Maha Vajiralongkorn y el primer ministro Prayut Chan-O-Cha visitarán durante la jornada a los supervivientes de uno de los peores asesinatos masivos en la historia del país.

Alrededor del pequeño edificio, los funcionarios con uniformes blancos y brazaletes negros colocaron temprano una alfombra roja para recibir al monarca, retirada después ante las críticas por este gesto ceremonial.

«Dios te puso en el poder», dice el patriarca ortodoxo ruso a Putin en su 70º cumpleaños

Cerca de la entrada, una fila de padres destrozados depositaban rosas blancas. Una madre desconsolada se agarraba a la manta de su hijo muerto, y sujetaba en la mano un biberón de leche todavía medio lleno.

«Es incomprensible», dijo Panita Prawanna, de 19 años, que perdió a su hijo Kamram, de dos.

También sucedieron los dos nietos de tres años de Buarai Tanontong. «No pude dormir. No espero que fueran mis nietos», dice la mujer, que intenta consolar a su hija.

24 niños y profesora embarazada

Durante la noche, los ataúdes con los cadáveres de las víctimas llegaron al tanatorio de Udon Thani, la ciudad más cercana en esta zona rural.

Armado con una pistola de 9 mm y un cuchillo, el atacante de 34 años, Panya Khamrab, abrió fuego en esta guardería en la provincia nororiental de Nong Bua Lam Phu alrededor de las 12H30 locales (05H30 GMT).

Después huyó en coche, atropelló a varios peatones y terminó matando en su casa a su mujer y su hijo antes de suicidarse sobre las 15H00, distinguió la policía.

En total, la expolicía mató a 21 niños, 3 niñas y 13 adultos.

Biden perdona condenas leves por posesión de marihuana y da pasos hacia la despenalización

Entre los adultos estaba una profesora embarazada, Supaporn Pramongmuk, cuyo marido Seksan Srirach publicó un doloroso tributo en Facebook.

«Quiero agradecer a todos el apoyo a mí ya mi familia. Mi mujer cumplió todos sus deberes como profesora», escribió. «Por favor, sé profesora en el cielo. Y a mi hijo, por favor cuida de tu madre en el cielo», agregó.

Drogadicto

Las banderas de los edificios oficiales ondeaban a media asta el viernes en señal de duelo.

Nanthicha Punchum, directora interina de la guardería, describió las horribles escenas después de que el atacante irrumpiera en este centro del distrito rural de Na Klang.

«Había algunos trabajadores comiendo fuera de la guardería y el atacante estacionó su coche y mató a tiros a cuatro», dijo a la AFP.

«Derribó la puerta de entrada con el pie, entró y empezó a cortar las cabezas de los niños con un cuchillo», prosiguió.

El jefe de la policía nacional, Damrongsak Kittiprapat, dijo a los reporteros que el antiguo sargento fue suspendido en enero y expulsado del cuerpo en junio por consumo de drogas.

El atacante, que usó un arma comprada legalmente y vivía cerca de la guardería, tenía una cita judicial este viernes por su «problema de drogas», explicó.

También agregó que Panya se encontraba «en un estado de locura», pero que hacía falta un análisis de sangre para saber si actuó bajo el efecto de narcóticos.

Escritora francesa Annie Ernaux gana el Nobel de Literatura 2022

Paweena Purichan, un testigo de 31 años, explicó a la AFP que el hombre era conocido en la zona como un drogadicto. Según relató, se encontró una Panya que conducía erráticamente mientras huía del lugar.

«Intentó atropellar a otras personas en el camino. Chocó contra una moto y dos personas resultaron heridas. Yo me apresuré a alejarme», dijo la mujer que acudía a trabajar en su tienda.

«Había sangre por todas partes», agregó.

El primer ministro Prayut descarta una rápida investigación sobre el ataque.

Tailandia es uno de los países en el mundo con mayor número de armas en circulación, pero las matanzas de este tipo son poco habituales.

El último caso ocurrió hace tres años cuando un oficial del ejército mató a disparos a 29 personas en un centro comercial del interior del país durante 17 horas de matanza hasta que la policía lo abatió.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.