Una familia completa es torturada por el jefe policial de León, Fidel Domínguez

  • Policía no cumple labor social ni convenios internacionales, dice abogada defensora de derechos humanos.

Totalmente atadas de manos y pies el jefe policial del departamento de León, Fidel Dominguez ha torturado a una familia completa este lunes,  obligándolas a repetir consignas promulgadas en su medios de propaganda oficial por la sancionada vicepresidenta nicaragüense Rosario Murillo.

En medio de llantos y temor la familia de apellido Alonso, en León fue obligada a pedir perdón «a la militancia sandinista», así como a la institución policial, señalada por el gobierno de Estados Unidos de múltiples violaciones a los derechos humanos.

«Decí que no volvés a andar filmando a militantes sandinistas ni al pueblo, ni a la policía en su labor constitucional que vienen hacer», dijo uno de los familiares torturados por Domínguez.

El oficial que desde temprano encabezó el asedio y ataque abrupto a la familia opositora al gobierno de Daniel Ortega logró su objetivo al irrumpir la vivienda pese a que no portaba ningún tipo de orden judicial, según denunció temprano la familia.

Otra de las frases que Dominguez obligó a repetir es el eslongan de la sancionada Murillo: «Con la paz no se juega», misma que ha sido repetida por el oficialismo desde que fue lanzada la campaña.

Un familiar de las víctimas denunció en su cuenta de Twitter el acto dirigido por Dominguez quien ene múltiples ocasiones ha sido señalado de otros ataques a opositores. «Lo que mi familia sufrió hoy en manos de la Policía Nacional se llama tortura, y eso es inaceptable desde todo punto de vista. Nicaragua merece vivir en paz. Basta de hacer sufrir al pueblo nicaragüense», escribió en su cuenta de Twitter Magda Alonso, familia de las víctimas.

De acuerdo con la abogada defensora de derechos humanos, María Oviedo el actuar policial pone en vista la partidarización de la institución que en teoría debería procurar el bien común y debería evitar tomar una posición partidaria.

«La policía es un cuerpo armado, no partidario. La ley 872 regula las atribuciones policiales,. La policía debe cumplir únicamente lo establecido en las leyes nacionales; en la constitución y convenidos internacionales», dice Oviedo al respecto.

Según la abogada, la forma en que los oficiales, dirigidos por Dominguez tratan a las víctimas,  violenta sus derechos, como el de expresión, a ser tratados dignamente y respetado física y psíquicamente.

Oviedo también se refirió al allanamiento ilegal ejecutado por Dominguez desde temprano y recordó que los allanamientos sólo pueden ser legales cuando son autorizados por juez competentes, lo cual no es este caso.

Por su parte el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos condenó el «trato cruel y degradante» que sufrió la familia Reyes Alonso a manos de la Policía controlada por Daniel Ortega.

«La policía, a través de amenazas y evidente abuso de poder obligó a la familia a repetir un discurso que contrariaba sus principios de lucha contra la dictadura Ortega-Murillo», dice el Cenidh. 

IMPORTANTE

Este contenido llega a usted de manera gratuita, pero necesitamos su apoyo para seguir brindando periodismo de calidad y mantener nuestra independencia. Su contribución es muy valiosa para Nicaragua Investiga. Con su donativo usted aporta al periodismo que hacemos en este proyecto. Para donar haga click aquí ▶ https://bit.ly/2HT5Wsm.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.