Daniel Ortega puso candado a la labor social de Cáritas de Nicaragua

*Monseñor Abelardo Mata, calificó de condenable la suspensión de las donaciones a Caritas de Nicaragua. «Un estado de estupidez de un gobierno que no ama al pueblo ni tiene visión de pueblo», dijo el portavoz de la Iglesia católica

Cerradas y bajo candado, así están las bodegas centrales de Cáritas de Nicaragua, en Managua, ante la decisión del gobierno de Daniel Ortega de suspender la ayuda humanita que recibía del extranjero la Pastoral Social de la Iglesia católica en Nicaragua.

«Nadie es tan pobre que no tenga nada que dar», se lee un mensaje a la entrada de las bodegas de la institución caritativa que desde su fundación, hace 63 años, ningún gobierno había bloqueado su labor social dirigida a los más pobres.

Desde el 2018, el gobierno Ortega-Murillo, revisa los documentos contables de Cáritas de Nicaragua que emite el Ministerio de Gobernación, la cual los inhabilita a gestionar y recibir donaciones de los países que han mantenido una estrecha colaboración con esa institución de la caridad.

Obispo Mata: es condenable lo que hacen con Cáritas

Monseñor Abelardo Mata, portavoz de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, aseguró que la medida del gobierno de Ortega con las donaciones es condenable porque solamente afecta a los sectores mas vulnerables a los cuales llegaban las donaciones que llegaban al país desde el extranjero.

«El caso de Cáritas, con las donaciones, ¿qué reflexión merece? Todo este atraso a la caridad, la reflexión que merece es la condena, ante un estado de estupidez de un gobierno que no ama al pueblo ni tiene visión de pueblo», expresó el Obispo Mata, también secretario general de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

El presidente Daniel Ortega, le declaró la guerra a la Iglesia católica el 19 de julio de 2018, en plena crisis socio política, donde los obispos llamaban al régimen de Ortega ha detener la masacre contra la población que protestaba la salida de la pareja presidencial del poder.

Las bodegas de Cáritas, en Managua lucen vacías, según constató Nicaragua Investiga.

En reacción Ortega señaló a la Iglesia católica de golpista y hasta dijo que ocupaban las parroquias para almacenar armas y torturar, durante las protestas cívicas de los ciudadanos. Los obispos han rechazado los señalamientos de Ortega. Como parte de la presión contra los obispos, el régimen desde el 2018, mantiene a Cáritas de Nicaragua con su documentación paralizada, pese a que cuentan con su personería jurídica debidamente registrada.

Brenes reconoce bloqueo

Por otro lado, el presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, el cardenal Leopoldo Brenes, reconoció a PortaVoz Ciudadano que efectivamente, el bloqueo del gobierno a las donaciones que llegan a Cáritas de Nicaragua, sí ha impactado en la disminución de la obra social caritativa que la institución religiosa desde hace 63 años.

“Todo lo que venía era para los dispensarios de las parroquias medicinas, bastones, a veces camas, sillas de ruedas, pero bueno, si se nos está impidiendo eso, bueno, son políticas que se toman, pero nosotros buscamos otras formas y esperamos que un día eso se pueda superar. Nosotros siempre buscamos el lado bueno, nos bloquean por un lado, pero buscamos por otro. Se nos cierra una puerta, pero nosotros buscamos abrir otras” reconoce el Arzobispo de Managua.

Las donaciones que recibía Cáritas de NIcaragua venía de Estados Unidos, Canadá, Alemania, entre otros países que enviaban alimentos, medicina, sillas de rueda, bastones, camas de hospital, entre otras cosas que la institución hacía llegar a los sectores más vulnerables.

Hasta los hospitales del Estado recibían algunas de estas donaciones que ahora no pueden entrar al país hasta que el régimen decida quitar ese candado a la institución caritativa al validar su documentación contable de operatividad.

Emiliano Chamorro/ Nicaragua Investiga

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.