El doble drama de quienes trabajan en las maquilas

Para mujeres y hombres que trabajan en las empresas maquiladoras estos momentos son de doble incertidumbre, además de la generada por la proliferación del virus, viven la ansiedad de no saber si tendrán ingresos seguros en los próximos meses.

El 23 de marzo pasado dos empresas textileras suspendieron operaciones temporalmente por falta de materia prima ante el cierre de fronteras por el COVID-19, y por medidas de seguridad para evitar la propagación del virus en sus plantas, que suelen ser espacios que aglomeran a cientos de personas.

Más de 11 mil trabajadores quedaron en una especie de limbo laboral, pues ni están recibiendo salario, ni están oficialmente despedidos.

Nicaragua Investiga entrevistó a un trabajador que expuso las condiciones bajo las cuales, la empresa Gildan en Rivas, para la que labora, envió a sus colaboradores a casa. El trabajador, nos pidió proteger su identidad por temor a un despido definitivo y aseguró que fueron enviados sin goce de salario, bajo la modalidad de vacaciones adelantadas.

11 mil trabajadores de maquila quedaron en un limbo laboral. Foto: Archivo/END

Las vacaciones que les entregan corresponden a las que deberían haber tomado en junio y están siendo pagadas, pero es el único ingreso que tendrán por ahora y cuando regresen a la normalidad ya no tendrán derecho a descanso.

“Nosotros estamos acostumbrados a que en junio o la primera semana de julio nos pagan las vacaciones y nosotros ya contamos con ese dinero, hacemos planes con ese dinero porque las vacaciones las trabajamos y las pagan, entonces al adelantarnos, nosotros ya no contamos con ese dinero”, explicó.

Sostuvo que “lo más lógico hubiese sido que ellos nos manden a la casa y que nos paguen el salario, aunque sea el mínimo al que nosotros tenemos derecho como trabajadores, no tenían por qué habernos mandado a pagar vacaciones adelantadas”, se quejó el trabajador.

El entrevistado expresó que el contexto que les plantearon es que las textileras en Honduras no están laborando y eso repercute en que las textileras de Nicaragua no obtengan la materia prima para la producción.

-“Ellos no están perdiendo nada, los que están perdiendo somos nosotros (…) no es culpa de nosotros que la textilera no esté mandando trabajo”, señaló.

El golpe sorpresa a los trabajadores

El trabajador expone que su sindicato nunca le notificó de la medida con anterioridad, ni supo del acuerdo tripartito que se estaba elaborando entre el gobierno, los empresarios y los sindicatos.

Los trabajadores se dieron cuenta de la acción mediante un memorándum de Recursos Humanos. -“Nadie de los trabajadores estuvo de acuerdo con la medida, pero no es opcional”, dijo el trabajador.

El gobierno, a través de la Central Sandinista de Trabajadores dio a conocer el anuncio del acuerdo al que había llegado con los empresarios, dos días después de que nuestro entrevistado y miles de sus compañeros de trabajo, ya hubieran recibido la angustiante noticia.

El acuerdo tripartido autoriza a las empresas “otorgar permisos laborales con goce porcentuales de salario”, o “realizar suspensiones temporales de contrato”.

La CST ha sido acusada de no responder a las necesidades de los trabajadores. Foto: NI

Según Sandra Ramos, representante del Movimiento María Elena Cuadra, “fue un acuerdo bajo presión” y los sindicatos tenían la obligación de reunirse con los trabajadores para explicar la situación y lograr un buen acuerdo con los empresarios.

Aseguró que pasaría la información al Cosep, para que analicen el escenario de los trabajadores de esas maquilas y obliguen a las empresas textileras a cumplir con el Código del Trabajo, Ley 185.

Faltan más “malas noticias” para trabajadores

Las repercusiones en el sector textil van a ser más severas asegura Sandra Ramos, no solo por la ya deteriorada economía nicaragüense que se vino a pique tras la crisis de abril de 2018, sino además por los efectos de la pandemia en la industria.

Ramos asegura tener información de una empresa de nombre Ti, de Manufacturing que “el viernes pasado despidió a 60 trabajdores y este viernes tenemos información que va a despedir a otros 60 trabajadores”, señaló.

“La empresa pretende despedir a 500 trabajadores de los 1,110 que ellos tienen”, reveló y abogó porque siendo este un despido masivo cuente con la evaluación y aval del Ministerio del Trabajo.

Los trabajadores temen que también les adelanten vacaciones de diciembre y se queden sin derecho a descanso. Foto: Archivo/END

El trabajador que entrevistamos bajo anonimato, indicó que la empresa les informó que es probable que se extienda el limbo laboral y les adelanten las vacaciones de diciembre. La preocupación de los trabajadores es que sin ingresos no pueden pagar servicios básicos, deudas o abastecerse de alimentos mientras estén a la espera de que termine esta crisis.

Además temen que a final de año, no tengan los ingresos adicionales que les representaba el pago de vacaciones, ni el tiempo de descanso que destinaban a pasar con su familia.

Las ganancias de Zonas Francas son libres de impuestos, se encuentran bajo un régimen de excepción fiscal. En otros países afectados por la pandemia, las empresas han asumido el salario básico de sus trabajadores durante la crisis sanitaria y las autoridades estatales que velan por los derechos de los trabajadores, han asumido un papel beligerante para proteger a las personas durante la emergencia de salud posponiendo el pago de servicios básicos y cuotas de deudas.

 

 

 

 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.