La muerte solitaria y sin atención médica de un bioanalista del Hospital Militar

Una fuente familiar relató a Nicaragua Investiga que un bioanalista del Hospital Militar, originario de la Isla de Ometepe, falleció después de presentar síntomas relacionados con el COVID19.

Después de presentar dolor de cabeza, fiebre, cansancio y molestia en la garganta, el bioanalista de 43 años asistió al Hospital Roberto Huembes el pasado lunes 11 de mayo, en donde le dijeron que solamente se trataba de «una gripe pasajera», relata su familiar.

Al hombre solamente le dieron una constancia de que había asistido al centro hospitalario, pero no le dieron subsidio ni otra indicación médica. Cuando llegó a su centro de trabajo, la jefa de su área le habría indicado que mejor se fuera y que no regresara mientras no le dieran un subsidio.

El bioanalista asistió al Hospital Carlos Roberto Huembes en donde lo diagnosticaron con una «gripe pasajera» – Foto: Nicaragua Investiga

«Entonces él se va y vuelve a presentarse el miércoles (al Hospital Roberto Huembes) y le vuelven a decir lo mismo, que era un resfriado» cuenta la fuente y agrega que no le practicaron ningún tipo de examen médico. El bioanalista llamó a su superior en el Hospital Militar y le dijo que fuera a ese centro hospitalario «a ver que hacemos».

El hombre fue el jueves al Hospital Militar, en donde le realizaron placas en sus pulmones y por la tarde lo enviaron nuevamente al Hospital Roberto Huembes para que lo atendieran ahí.  «Estuvo esperando ahí y lo hicieron pasar toda la noche ahí afuera porque no había espacio y el viernes en la mañana se tuvo que ir porque no lo atendieron» comenta la fuente.

El hombre alquilaba un cuarto en el sector del antiguo Hospital Vélez Paiz. Pasó viernes y sábado con autocuidado y le insistió a su familia que no llegaran a traerlo, pero algunos familiares llegaron el domingo para acompañarlo y que recibiera atención médica, sin embargo lo encontraron fallecido en su cuarto.

Al bioanalista no le realizaron prueba del COVID19 a pesar de que presentaba síntomas relacionados al virus – Foto: Nicaragua Investiga

La fuente no tiene claro cómo fue que se dieron cuenta en el Hospital Militar del deceso de su familiar, pero cuenta que a las tres de la tarde de ese domingo llegaron a traer el cuerpo del bioanalista y se lo llevaron para la morgue. El cuerpo lo entregaron a los familiares a las 10 de la noche, el acta de defunción decía que habría fallecido por «neumonía atípica» y les indicaron que debían enterrarlo inmediatamente, similar al protocolo de los pacientes que fallecen por COVID19.

La fuente detalla que la familia decidió llevarse el cuerpo hasta Belén, municipio de Rivas, porque la esposa del fallecido habita ahí, y durante el trayecto, una ambulancia del Ministerio de Salud los iba escoltando hasta llegar al cementerio de esa ciudad. Según la fuente, la alcaldesa de Belén, Ana Patricia Padilla habría preguntado quién autorizó a enterrar el cuerpo del bioanalista en ese municipio.

La fuente familiar indica que hasta el momento las autoridades sanitarias no los han visitado y tampoco les han dado indicaciones para tomar medidas de prevención después de haber mantenido contacto con el cuerpo de su familiar, y considera que el bioanalista del Hospital Militar no habría fallecido si hubiese recibido atención médica a tiempo y también si le hubieses realizado la prueba del COVID19.

Hasta la fecha, el Ministerio de Salud ha reportado oficialmente 279 casos de COVID19, de los cuales 17 habrían fallecido y 63 permanecen activos, sin embargo el Observatorio Ciudadano COVID19 Nicaragua reporta hasta el 19 de mayo un total de 1594 posibles casos positivos y 351 muertes «por neumonía y sospechosas de COVID19».

Foto principal: Nicaragua Investiga

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.