¿Qué tipos de mascarillas puede usar una persona en medio de la emergencia del coronavirus?

Debido a la propagación del COVID19 en Nicaragua, el uso de la mascarilla es obligatorio en centros bancarios y en los supermercados del país, esta medida se ha implementado para reducir la propagación del virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ (CDC) han recomendado a la población el uso de mascarillas para la detención del virus y evitar ser contagiados.

Según las investigaciones de la CDC aseguran que una cantidad significativa de personas con coronavirus no tienen síntomas y que aun aquellos que en algún momento los presentarán pueden propagar el virus. Es decir, que el virus se puede dispersar en pequeñas partículas a la hora de hablar, toser o estornudar aunque la persona no presente sintomatologías.

N95. ¿Por qué se llaman así y quiénes pueden usarlas?

Los expertos de la salud han señalado las mascarillas N95 y su eficaz función al utilizarla. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aseguran que estas mascarillas deben estar certificadas primeramente por el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH), de lo contrario, no sería recomendables su uso.

Los de la CDC define la N95 como un respirador que filtra al menos el 95% de las partículas que se encuentran en el aire, es decir, la persona que use esta mascarilla le ayudará a evitar un 95% los patógenos infecciosos como el coronavirus. Estas mascarillas solo pueden usarse una sola vez.

La N95 la usan mayormente los médicos, enfermeros, el personal de apoyo que atiende a pacientes, el personal de limpieza y de mantenimiento del hospital, y mayormente se usa en “áreas donde hay pacientes infectados con enfermedades de transmisión por el aire están en posible riesgo”, según los de la CDC.

Mascarillas quirúrgicas

Las mascarillas quirúrgicas que son desechables y normalmente las usa la ciudadanía, estas mascarillas están diseñadas para proteger a los pacientes y no a la persona que la usa, por lo tanto no es tan efectivo, pues solamente es un modo de bloquear partículas patogénicas de una persona o impedir el contagio a otra.

“Las mascarillas quirúrgicas pueden ayudar a bloquear las gotitas más grandes de partículas, derrames, aerosoles o salpicaduras, que podrían contener microbios, virus y bacterias, para que no lleguen a la nariz o la boca”, resaltan los de la CDC.

Estas mascarillas están compuestas por tres capas: 2 capas de textil “no-tejido” y en el medio una capa de fibra “Melt-Blown”, un textil médico fundido que funciona como filtro.

El Comité Científico Multidisciplinarios han enfatizado en el uso de la “mascarilla quirúrgica descartable o de tela un ratito solo para disminuir el riesgo de pasárselo a otra persona durante el tiempo que esté con ella a menos de 1 metro de distancia”, recomiendan los expertos de la comisión.

¿Cuál es la diferencia entre un respirador certificado y una máscara quirúrgica?

Los respiradores están diseñados para ayudar a reducir la exposición del usuario a partículas en el aire. Mientras que el propósito principal de una máscara quirúrgica es ayudar a prevenir que las partículas de un virus sean expulsadas por el usuario al medio ambiente.

“Las máscaras quirúrgicas no están necesariamente diseñadas para sellar firmemente la cara, por lo que el aire podría tener fugas alrededor de los bordes”, señalan los estudios.

Las mascarillas artesanales: ¿Son efectivas?

Estas mascarillas artesanales son las que usan gran parte de la población por su bajo costo y su adquisición inmediata, ellas pueden proteger “para desacelerar la propagación del virus y evitar que quienes puedan tener el virus sin saberlo lo transmitan a otras personas”, alegan los de la CDC.

“No son mascarillas quirúrgicas ni mascarillas de respiración N-95”. Aunque la institución de prevención de enfermedades han “recomendando” el uso de estas”, señala el Centro de Prevención de Enfermedades.

El Dr. Carlos Martínez Vega, miembro de la asociación médica nicaragüense, certifica que el uso de las mascarillas de tela no es completamente segura, pero sí se combina con el distanciamiento social puede ser más efectiva la protección para la persona y los que están en su entorno.

Martínez advierte que “no se debe abusar de salir a la calle en exceso con este tipo de máscaras ya que no cumplen los requisitos. Todos los estudios que se han realizado acerca de la pandemia continúa siendo el distanciamiento social para la prevención del virus, asociado al lavado de manos”.

Las organizaciones internacionales que velan por la salud han enfatizado que el uso de mascarillas debe practicarse con el lavado de manos, puesto que el virus muere más rápido con la frotación de la espuma que expulsa el jabón. El distanciamiento social es otra medida que la OMS ha mantenido firme para así evitar pequeñas gotículas de otras personas y así no ser contagiadas por el COVID19.

 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.