Femicidios no cesan en medio de la emergencia del COVID-19

Los femicidios no censan en medio de la emergencia del coronavirus y el aumento de casos son alarmantes, según Católicas por el Derecho a Decidir.

Según el informe más reciente de este colectivo, de enero a mayo de 2019 se registraron 27 femicidios y en lo que va del año 2020 se contabilizan 32.

En 2019 se contabilizó 35 femicidios frustrados, pero en los cinco meses de este año el conteo es de 40 mujeres que han logrado salvarse de sus agresores.

Días atrás un hombre de 23 años de edad fue capturado por la Policía Nacional como sospechoso de haber matado a golpes a su pareja el pasado 30 de mayo en el reparto Rubén Darío, en Chinandega. Este es el tercer femicidio que se reporta en ese departamento de Nicaragua.

Femicidios: La otra pandemia

La socióloga Maryce Mejía forma parte del Enlace Nacional de Red de Mujeres Contra la Violencia (RMCV), dijo a este medio de comunicación que solo en el mes de mayo ha habido 11 femicidios lo cual considera “un problema grave».

Mejía agregó que el país aparte de enfrentar la emergencia sanitaria por el COVID-19, también enfrenta esta otra pandemia.

“Históricamente está matando silenciosamente a las mujeres y a las niñas porque las niñas están viviendo violencia directa”, sostiene Mejía.

Mejía dice que el riesgo de las mujeres y niñas se agrava más cuando están en “confinamiento forzado o están conviviendo con abusadores y violadores sexuales” en sus casas.

Muchas niñas, niños y adolescentes no están siendo enviados a clases para protegerlos del contagio de Covid-19, pero sus casas resultan no ser siempre un lugar seguro.

La socióloga de la RMCV dice que por la autocuarentena se han incrementado estos casos de femicidios porque los agresores tienen más oportunidad y es cuando “las mujeres y las niñas tengan más riesgo de vivir violencia”.

El machismo: un problema sin atención del Estado

Eveling Flores, integrante de la Red de Mujeres Contra la Violencia, declaró a Nicaragua Investiga que no hay un mensaje “contundente” de parte de las instituciones estatales para “frenar esta epidemia.

Flores dice que por el aumento del desempleo y por la crisis sanitaria que enfrenta el país los hombres aumentan sus expresiones de dominación y de relaciones de poder hacia las mujeres.

“Nosotras tenemos registros de parte de nuestros enlaces territoriales de que esto es una problemática muy sentida y de mujeres de distintas edades”, asegura.

La integrante de este organismo cuestiona que no se escuche una voz del Estado para condenar la violencia contra las mujeres y manifiesta que ellas han denunciado con alarma la situación que sufren niñas y adolescentes  y que culminan en muchos casos en embarazos forzados, pero nunca ha habido una campaña estatal para frenar este problema.

«Estamos sin Estado»

Una líder feminista independiente, que prefiere no ser citada, coincide con las declaraciones de las Maryce Mejía y Eveling Flores, quién señala que la violencia contra la mujer se intensifica.

Manifestó  que se necesita más políticas y marcos jurídicos que permitan paliar o prevenir para que la violencia contra las mujeres ya no ocurra.

“Estamos carentes de Estado, no hay un Estado que responda y que proteja ningún derecho. Esto deja en mayor vulnerabilidad a quienes están en una condición más vulnerable como es el caso de las mujeres”, agregó.

Datos estadísticos de violencia hacia la mujer

Católicas por el Derecho a Decidir reveló en su informe titulado “Pandemia machista indetenible” que 32 mujeres fueron víctimas de femicidio en lo que va del 2020.

De las mujeres asesinadas, cuatro tenían entre 12 a 18 años de edad, mientras que 12 tenían entre 19 a  25 años. Otras 4 víctimas se encontraban en el rango de edad de 26 a 34 años  y  10 de ellas eran de 35 a 50 años. Dos víctimas tenían más de 50 años.

El vínculo que estas mujeres tenían con su agresor es por lo general cercano. Ocho de los agresores eran sus parejas, cuatro exparejas, tres son sus hijos, cinco son conocidos y 12 personas son han sido identificadas.

En proceso judicial se encuentras 10 personas, mientras hay ochos prófugos por cometer femicidios, dos casos impunes y uno absuelto.

Con sentencia se encuentran cuatro victimarios y cuatro han huido al exterior, mientras tres se suicidaron después de cometer el delito.

De las personas que han huido se encuentran tres en Costa Rica y una en el Salvador. Estos datos de femicidios en Nicaragua reflejan que han quedado en orfandad 42 niños, niñas y adolescentes.

El mayor número de delitos en Nicaragua se presenta en Managua.

Foto principal: Nicaragua  Investiga 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.