¿Cómo mantener estabilidad emocional en medio de la pandemia del COVID19?

  • Funides dice es fundamental evitar caer en pánico, acaparar bienes de consumo motivados por el miedo o profundizar afectaciones psicológicas preexistentes.

Para enfrentar la pandemia del COVID19, la Organización Mundial de la Salud ha recomendado el distanciamiento social y la cuarentena como principales medidas para prevenir el contagio, sin embargo, estas disposiciones podrían traer efectos colaterales para la salud mental de las personas.

En Nicaragua, el gobierno de Daniel Ortega ha preferido no aplicar ningún tipo de medida para evitar el contagio del COVID19, por lo que algunos nicaragüenses han optado por realizar autocuarentena y aplicar el distanciamiento social recomendado por la OMS.

Estas medidas podrían afectar la salud mental de los nicaragüenses si no se aplican de manera cuidadosa y controlando las emociones que puede provocar el distanciamiento social, advierte el psicólogo Javier Barreto del Comité Científico Multidisciplinario.

–  Organismos advierten que niñas y adolescentes se ven vulnerabilidad por confinamientos por COVID19

El experto indica que cada persona lleva la cuarentena de manera distinta, por lo que es necesario establecer diferencias entre adultos, adolescentes o menores de edad, e incluso en cuanto a las personas que se quedan completamente en su hogar y que pueden verse en situaciones de agobio o aburrimiento.

Otras emociones que pueden surgir en medio de la cuarentena son el miedo a contagiarse o contagiar a otros, frustración, incomodidad por querer salir o dejar de hacer cosas que nos gustan, enojo, culpa, tristeza y estados de apatía, los cuales pueden ser muy peligrosos, advierte el experto.

Antes que nada, Barreto señala que es necesario aceptar la realidad de que el mundo se encuentra en medio de una pandemia y que no vale la pena lamentarse, pues eso únicamente contribuye al desgaste emocional y «la clave es buscar alternativas» para enfrentar los embates emocionales que puede causar la cuarentena.

Nicaragüenses han tomado sus propias medidas para evitar contagios por el COVID19 – Foto: Nicaragua Investiga

«La gente puede sentir un poco de aislamiento o pueden presentar manifestaciones depresivas» c0menta el psicólogo por lo que rec0mienda mantener constante comunicación con familiares, amigos, compañeros de trabajo y demás personas cercanas.

– MINSA miente en un discurso sobre el manejo del COVID19 a la República de Corea

Para Barreto, en medio de la pandemia hay dos tendencias de pensamientos. La primera son las personas que creen que no les va a pasar nada, lo cual puede llevarlas a tener conductas de riesgo, exponiéndose a sí mismos y exponiendo a otras personas a posibles contagios del COVID19.

La segunda tendencia corresponde a los que piensan en que se todos se van a enfermar y van a fallecer a causa de la pandemia, lo cual sería caer en la desesperanza y dificultaría que las emociones se mantengan estables.

«Estamos obligados a ser pacientes (…) hay que estar claros que esta es una situación transitoria» y se debe ser capaz de reconocer y expresar las emociones porque ayuda a sobreponerse ante las enfermedades de salud mental, explica el psicólogo.

Las implicaciones socioemocionales del COVID-19, según Funides

En tanto la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) menciona que las implicaciones socioemocionales del COVID-19 ocurren en un contexto de alta vulnerabilidad como resultado de la crisis sociopolítica y la violencia vivida en 2018.

Valora que en 2019, antes de la pandemia actual, las principales afectaciones socioemocionales de las y los nicaragüenses incluyeron: trastornos del sueño (42%), ansiedad (33.4%), depresión (30.9%), y falta de apetito (26.5%). Por ende, esta situación podría agravarse en el corto, mediano y largo plazo.

Funides considera que en Nicaragua, la falta de directrices claras y eficaces de salud pública por parte del Estado para prevenir y enfrentar la pandemia ha hecho que muchos ciudadanos, así como empresas, colegios y otros centros de trabajo estén actualmente tomando medidas de distanciamiento social y cuarentena de forma voluntaria.

«Seguir las recomendaciones para prevenir y lidiar con los impactos socioemocionales del COVID-19 es fundamental para evitar caer en pánico, acaparar bienes de consumo motivados por el miedo o profundizar afectaciones psicológicas preexistentes. De igual manera, están dirigidas a disminuir el estrés y el riesgo de violencia intrafamiliar que afecta principalmente a mujeres y niñas y cuyas causas se agudizan especialmente en contextos de crisis», analiza Funides.

 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.