Ortega incorpora más de 800 policías mientras despide a médicos

Al menos 818 agentes policiales son los nuevos miembros de la Policía Nacional de Nicaragua. Entre ellos 227 mujeres y 591 varones, que se incorporan “a favor de la seguridad de la ciudadanía nicaragüense”, según la versión oficial.

La ceremonia de los 818 nuevos policías (en su mayoría jóvenes), se realizará en la Academia de Policía Walter Mendoza, este jueves 18 de junio.

Rosario Murillo,vicepresidenta de Nicaragua, alegó este lunes 15 de junio que estos nuevos policías estarán al servicio de la población para brindar  “seguridad de las familias”.

“Irresponsabilidad del régimen”

El exministro de Defensa en Nicaragua, Avil Ramírez, dijo a Nicaragua Investiga que es una absoluta “irresponsabilidad del régimen estar destinando los pocos recursos” que dispone el país e invertirlo en el “cuerpo represivo”.

“Únicamente ha servido para sostener al gobierno mediante el uso de la fuerza desproporcionada en contra de la población. Así lo hizo también Somoza al final de su dictadura”, agregó Ramírez.

Ramírez asegura este grupo nuevo contingente de policías tienen una vocación clara de parcialidad hacia el “régimen y que servirán para reprimir y perseguir a quienes cívicamente se oponen al gobierno”.

Mientras personal de salud es despedido en medio de la pandemia, Ortega contrata a más de 800 agentes de policía. Foto: NI

Despidos médicos vs incorporación de agentes policiales

Elvira Cuadra remarca que en el contexto de la pandemia del COVID19 no tiene ningún sentido, habiendo una contradicción muy grande entre “despedir médicos vs la incorporación de estos agentes de policías”.

La experta en temas de seguridad afirma que en este momento de crisis sanitaria se ven las prioridades del gobierno de Ortega y su principal beneficio. “No hay ningún interés en la salud de la población, y sí hay interés en la represión”, añade Elvira Cuadra.

El exministro de defensa Avíl Ramírez valora el despido de los médicos y la incorporación de los agentes como lo ‘peor’, puesto que se despiden a profesionales de la salud por “revanchismo político”.

“Como hicieron con centenares de médicos y enfermeras por atender a las víctimas de la represión de abril 2018, se estén contratando a policías que ya sabemos que lo menos que harán es proteger a la población”, ejemplifica Ramírez.

Aumentar y mantener el aparato represor

Cuadra también considera que una de las formas de explicar el nuevo grupo de policías es por el interés del gobierno del presidente Daniel Ortega.

–“Mantener funcionando el aparato de represión y de control sobre la población para que no puedan manifestarse”, aseguró Cuadra.

“La población está indefensa ante el cuerpo represivo policial que sirve para andar acosando a los líderes emergentes que amenazan cívicamente con su voz a la dictadura familiar”, acotó el exministro de defensa.

Cuadra señala que la actuación y la imagen de la policía nicaragüense está deslegitimada y no goza de ninguna confianza entre la gente.

1,955 agentes policiales se incorporaron en menos de un año

Según datos de la Policía Nacional de Nicaragua, en el año 2019 se incorporaron a esta institución al menos 1,955 agentes policiales en diferentes meses de ese periodo. Este aumento de oficiales se dio un año después del estallido social de abril de 2018.

El 19 de marzo de 2019 se incorporaron 462 policías, entre el 7 al 20 de junio fueron 658 nuevos policías que se unieron a esta institución.

El 31 de octubre de ese mismo año se integraron 776 nuevos oficiales y en noviembre fueron 35 oficiales; en diciembre 24 “nuevos forjadores de la paz”, según la Policía Nacional.

En el año 2019 fue cuando más agentes policiales transitaban en varios puntos del país en patrullaje; se vio una cantidad de agente resguardando rotondas, centros comerciales, hoteles y paradas de buses. Actualmente estos efectivos continúan en ciertos lugares día y noche.

Policía realiza labor de asedio y represión contra periodistas y pobladores. Foto: NI

Temor ante el generalizado descontento

Ramírez expresa que las incorporaciones de los nuevos oficiales se traduce en un temor hacia el presidente sandinista por el descontento de la población que se ha venido dando desde 2018; y que, según él irá en aumento.

“Lo que demuestra Ortega es su temor ante el generalizado descontento que seguirá en aumento mientras en nuestro país no exista un gobierno que respete las libertades públicas y se haga justicia”, alegó Ramírez.

Por otra parte el exministro de defensa deja claro que Nicaragua es el único país en el mundo que invierte menos en equipos médicos, pero sí “gasta recursos en represión como la intentona que frustró el gobierno español la semana pasada ante la solicitud de compra de miles de cartuchos para escopetas”, concluyó Ramírez.

Foto principal: Nicaragua Investiga

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.