Pasajeros temen al abordar el transporte público en medio del COVID-19

Los buses de Managua circulan al máximo de su capacidad en horas pico. Expertos advierten que éstas unidades son focos de contagio por la aglomeración de  pasajeros y por la falta de medidas para practicar el distanciamiento social.

Nicaragua Investiga consultó a varias personas que viajan a diario en el transporte público. Relatan que han pasado por el miedo de contagiarse y la inconformidad porque algunos pasajeros no toman medidas de protección.

María Quintero de 30 años, vive cerca del kilómetro 13 de la carretera Nueva a León. De lunes a viernes hace uso del transporte público para llegar al lugar donde trabaja, su viaje dura al menos 40 minutos.

Quintero cuenta que el bus siempre va lleno de pasajeros en el transcurso de su viaje y desde que sale de su casa está bajo la probabilidad de un posible contagio de COVID19 “si las demás personas no toman las medidas necesarias como el uso de las mascarillas”.

Viaje «a la suerte»

María Quintero asegura que la mayoría de los buses que ha abordado tienen indicaciones sobre el uso de las mascarillas, pero aclara que no todas las personas dentro del bus hacen uso de esta medida.

Quintero sostiene que las personas van juntas y no se practica el metro y medio de distancia recomendado por la OMS y la OPS. “Lo único es evitar ir platicando o tratar de usar las mascarillas o un pañuelo porque siempre vamos el montón” de pasajeros, afirma Quintero que comenta que «normalmente los buses van llenos».

Dariel Cruz es un cubano que reside en Nicaragua y su trabajo es la jardinería. Él viaja todos los días en el transporte público a tempranas horas de la mañana.

“He visto varias personas que sí toman sus medidas y he visto otras personas que no toman sus medidas”, asegura, y describe que a veces siente el temor de ser uno de los contagiados a pesar que trata de cuidarse.

“Voy con mi mascarilla, con mi alcohol gel en mi mochila y tengo que ir diario porque tengo que hacerlo para poder ayudar a mis hijos y en mi casa”, dice Cruz.

Cruz relata que cuando hay una persona dentro del bus que habla sin usar mascarillas, se aleja para no recibir las partículas de saliva.

“Tengo temor que ese virus me dé”

Alejandra Toval Poveda dijo que desde que sale de su casa se protege el cabello, además se coloca la mascarilla y alcohol gel para tomar el bus.

Toval padece de enfermedades crónicas desde hace más de siete años, por lo que le preocupa más contagiarse en una unidad de transporte.

Fotografía de Nicaragua Investiga

“Por ese mismo motivo me cuido mucho porque tengo temor que ese virus me dé”, dijo la usuaria del transporte público.

“Hay personas que pienso que son irresponsable porque no utilizan tapabocas, no les interesa o no están bien informados o simplemente les vale”, criticó Alejandra Toval.

Medidas mínimas

El Instituto Regulador de Transporte del Municipio de Managua (Irtramma) no ha emitido un comunicado oficial sobre la regulación del transporte urbano colectivo, tampoco ha orientado medidas contundentes para evitar las aglomeraciones, y se han limitado a habilitar espacios donde se desinfectan los buses fumigándoles una mezcla de agua y cloro, sin embargo esto no es obligatorio y tampoco suficiente, han advertido especialistas.

Recomendación de los expertos 

La infectóloga Mercedes Somarriba dijo a Nicaragua Investiga que en el transporte público circulan muchas personas y es imposible saber cuál va enferma o tuvo contacto con contagiados.

Ella recomienda a las personas que usan el transporte público tomar todas las medidas de prevención posibles, “porque guardar la distancia es imposible en el bus”.

“Bajándose del bus realizar la higiene de manos y que no se toquen la nariz y la boca y que no estén manipulando esas las mascarillas porque bajándose del bus no se sabe si tiene virus de otra persona”, advierte la experta de la salud.

Empledores deben contribuir

El infectólogo Carlos Quant sugiere que una de las medidas más efectivas para reducir los contagios en el transporte público depende de enviar a personas a laborar a sus casas para evitar las aglomeraciones en los buses.

“Una dependerán de los empleadores y otras dependerán del usuario. La que depende del empleador es hacer horarios escalonados de asistencia de trabajo, realizar teletrabajo y enviar a casa a los empleados no esenciales”, sugiere el reconocido infectólogo.

Foto principal: Nicaragua Investiga

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.