Emigrar no estaba en los planes de los nicaragüenses, mucho menos exiliarse

“Me duele mucho tener que haber huido porque en mis metas no estaban venir a Costa Rica, no eran esos mis planes ni la de muchos compañeros universitarios, yo soy trabajador por cuenta propia y no tenía necesidad venir a otro país”.

Miguel Ángel Cruz vio su vida completamente transformada luego que la policía nacional junto a paramilitares se tomaron la isla de Ometepe, de donde él es originario, para reprimir las protestas, y precisamente él fue parte de esa lucha cívica que le costó la separación de su familia, la destrucción y el saqueo de su casa en Altagracia, lo que lo obligó a emigrar, pues es acusado de los delitos de crimen organizado, obstrucción al orden público, daños a la propiedad privada, entre otros.

“Mi casa fue allanada el 7 de octubre a eso de las 4 de la madrugada, en el cual un sobrino y mi persona tuvimos que forcejear con la policía, con ocho policías y dos patrullas que llegaron, en el cual logramos escapar. Aquí me hirieron, tengo lesiones de escopetas de balines y balas de revólver de armas de reglamento de la policía”

El caso de Miguel Ángel es parecido al de unos 60 mil nicaragüenses que han emigrado desde el estallido de abril, según reporta el FUNIDES en su último informe de la coyuntura 2018 y según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos unos 52 mil nicaragüenses se establecieron en Costa Rica donde las autoridades de este país brindan refugio a a los perseguidos. Aquí la ANPDH ha sido un brazo fuerte para los exiliados en ayudarlos en la parte legal.

“Costa Rica por ser un país geográficamente más cercano y estar prestando su condición humanitaria como un compromiso internacional en materia de Derechos Humanos, evidentemente esa tasa de incremento se refleja más hacia el hermano pueblo de Costa Rica, Yo Quiero felicitar a las autoridades costarricenses definitivamente, es evidente su voluntad política de hacer más expedito los trámites hay más agilización en el tema de la cita que se da en primera etapa y posteriormente en la adquisición del carnet provisional de Refugio” expresó Álvaro Leiva, Secretario de ANPDH.

“Las personas que han emigrado de Nicaragua en su mayoría son estudiantes que participaron en las manifestaciones cívicas, defensores de derechos humanos y líderes de movimientos sociales y campesinos, médicos, periodistas, ex militares, ex policías, así como personas que han contribuido y apoyado a estas personas a través de la provisión de recursos” detalla parte de este informe.

Fotografía: Miguel Ángel Cruz. Cortesía/NI

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.