Posponen repatriación del jinotegano que falleció en España

Este próximo 18 de agosto se tenía previsto que salieran los restos de Eleazar Blandón, quien falleció en España por un golpe de calor el pasado primero de agosto en un plantío de sandías.

Una familiar de Eleazar que está radicada en el país europeo, sostuvo una reunión con el embajador de Nicaragua en España para acelerar los trámites de repatriación.

Sin embargo, Karla Blandón confirmó a Nicaragua Investiga que el vuelo de reptriación fue cancelado. «Nos dijeron se canceló porque el lugar donde iba a hacer escala no dieron pase a la salida del vuelo», reveló la hermana de Eleazar.

Se tenía fecha que saliera de España el día 18 de agosto de este año pero precisamente hoy nos llamó mi hermana que la funeraria la llamó a ella que no se iba a poder para esa fecha”, precisó Blandón.

“Ya solo falta que nos confirmen la fecha que él (los restos de Eleazar) saldrá de España pero ya definitivamente no será el 18”, aseveró la hermana del fallecido.

Agrega que todo está listo y solo esperan que se consiga un vuelo que salga de España y se dirija para Nicaragua.

Una costosa repatriación 

El costo para repatriar los restos de Eleazar oscila entre los 5,000 y 7,000 euros, lo que equivale en dólares, aproximadamente entre 5,900 a 8,239 dólares, según sus familiares.

Una cantidad considerada sumamente alta para la familia de Blandón, por lo que tuvieron que organizar recolectas en el parque central de Jinotega para poder reunir el dinero.

“Queremos traer el cuerpo de mi hermano, hacerle su misa, entierro, mucha gente lo espera”, dijo su hermana en una entrevista a la Voz de América.

El drama de los migrantes nicaragüenses que quieren regresar a su país

La vida del jinotegano cambió con la pandemia

Sus familiares relatan que Eleazar tenía un boleto para retornar a Nicaragua a finales de este año, pero no contaba con los $150 para la prueba del COVID19, que el gobierno impuso.

Tras su llegada al país europeo encontró algunos trabajos para poder subsistir. La vida del jinotegano y para otros migrantes cambió  por completo cuando se reportaron los primeros casos de COVID19 en España.

Eleazar Blandón, tenía 42 años, era originario de Jinotega, se fue a España en el 2019 en busca de un mejor trabajo. Dejó a cinco hijos en la orfandad y uno de estos por concluir sus estudios y aventurarse a la universidad.

 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.