Excanciller Sacasa: «El tiro le va a salir por la culata al Gobierno»

Un poco más relajado, el ex canciller nicaragüense Francisco Aguirre Sacasa recibe a un equipo de Nicaragua Investiga para conversar sobre la acusación que ha hecho, según dice, de forma engañosa, la Policía Nacional en su contra y por lo que le detuvieron por casi 24 horas.

Sacasa dice que la acusación también es anómala porque desde el inicio fue llevado con mentiras hasta la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ); y fue hasta el final que le notificaron sobre la acusación por haber comprado unas campanas robadas en un templo de Granada, a pesar que insiste en que desconocía la procedencia de las campanas.

Detienen a excanciller Aguirre Sacasa por supuesta compra de campanas robadas

El excanciller dice que la Policía Nacional se presentó a su casa el viernes 14 de agosto. Era un operativo de veinte agentes policiales, encabezados por un comisionado mayor que le dijo que estaba en busca de unas campanas robadas de una iglesia de Granada.

«Ellos trajeron ese día a la persona que me había vendido las campanas. Lo sacaron de unos buses y lo más interesante es que la persona se baja del microbús me empieza a decir que me pedía disculpas a mí por haberme enredado en este asunto, que él no sabía que eran robadas las campanas, y que me aseguraba que me iba a devolver mi plata. Todo eso lo escuchó la policía», relata Sacasa Nicaragua Investiga.

Un operativo conformado por al menos veinte oficiales se presentó a la casa del excanciller Francisco Aguirre Sacasa. Foto: Nicaragua Investiga

Sacasa recalca firmemente que nunca supo  de la procedencia de las campanas y tampoco las solicitó, sino más bien eran objetos que les vendía una persona que se dedicaba a la venta de antigüedades con anterioridad. «Yo nunca pedí campanas, ni tenía el mínimo interés de comprarlas», dice Sacasa

Añade que la persona le vendió las campanas, mucho tiempo antes de ser reportadas como robadas. «El 3 de agosto habían sacerdotes notificando que alguien había robado campanas; este hombre viene, y tengo testigos, y me las vende mucho antes. Yo tenía estas campanas montadas en esta casa el 20 de julio y probablemente antes». 

Una de las campanas que Sacasa compró había sido colocada en la entrada del rancho del excanciller. Foto: Nicaragua Investiga

La trama

Posteriormente las autoridades le solicitaron que diera una declaración sobre cómo obtuvo las campanas,  pero era «prácticamente como testigo y no como acusado». 

«Uno de los oficiales incluso me dijo que me iba a hacer la declaración en la casa, sin embargo el jefe del operativo dijo que debía ser en El Chipote (Dirección de Auxilio Judicial). Entonces yo mismo manejando mi carro me fui voluntariamente a dar declaraciones. Eso me tomó unas dos horas y media en la tarde del viernes».

Sin embargo, a eso de las nueve y media de la noche del viernes, el mismo jefe del operativo le dijo que le solicitaban que llegara a El Chipote «y yo les dije que suelo acostarme temprano y levantarme temprano y me dicen: Por favor, háganlos el favor de venir porque tenemos que presentar este tema a los juzgados en Granada, estamos urgidos y necesitamos que vaya ampliando sus declaraciones y por otro lado identificando a quienes tenemos capturados».

Día de la bandera, no todos los nicaragüenses la pueden ondear 

Sacasa volvió a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) por la noche para dar nuevamente declaraciones y supuestamente conocer al resto de involucrados en el robo, pero notó algo extraño pues pasaron dos horas y no había tal entrevista ni identificación.

El excanciller fue sometido a un chequeo médico como forma del protocolo que dijeron cumplir, y luego fue enviado al Hospital Escuela Carlos Roberto Huembes (HCRH) de la Policía Nacional donde le hicieron múltiples exámenes. Esa noche ahí durmió el excanciller nicaragüense.

«El médico decide que aparentemente yo debía estar en observación. Ahí me quedé, ahí me sentía que estaba detenido», comenta.

El excanciller nicaragüense Francisco Aguirre Sacasa, durmió una noche en el Hospital de la Policía. Foto: Nicaragua Investiga

Por la mañana un médico le dijo que lo iban a dar de alta, pero un oficial «me insinuó que iba a ir nuevamente a El Chipote a traer todas las cosas que me habían retenido».

Pero el panorama en la DAJ era totalmente diferente. «Cuál fue mi sorpresa que en lugar de recibirme, procedieron a tomarme fotos, mis huellas digitales y a meterme en una celda donde me esposaron y me dieron un golpe acá (señala su brazo), por eso quedé con este derramamiento de sangre que fue el resultado de pegarme en mi mano y ponerme las esposas. Nunca en mi vida he sido esposado. Ese día fue esposado y desesposado tres veces«, relata.

Sacasa luego fue llevado a la conferencia de prensa donde se encontraban los implicados en el robo de la campana junto a una batería de medios oficialistas.

«Nosotros estábamos esperando afuera en la lluvia esperando a alguien de la policía que hablaba; ahí no habían preguntas ni respuestas», rememora.

Finalmente el excanciller fue llevado a una celda donde estuvo un breve tiempo y el mismo jefe del operativo lo llevó a su casa sin decirle ni explicarle nada.

«Ese episodio que duró prácticamente 24 horas me pareció una eternidad. Nunca me dijeron de qué me están acusando o deteniendo», reflexiona el exfuncionario.

Así quedó la mano del excanciller tras ser esposado el sábado por la mañana. Foto: Nicaragua Investiga.

«Voy a limpiar mi dignidad»

El proceso judicial contra Sacasa hasta el momento es incierto, sin embargo uno de sus abogados está pendiente de su situación.

«A mi no me mandaron una convocatoria esta mañana. Me dice que estoy acusado con el que se quedó con el bien mal habido. Me parece un cargo absurdo. En EEUU por un robo jamas hubiera resultado en este asunto. Eso me ha llevado a la conclusión que esto tiene un trasfondo político», agrega.

La mayoría de mensajes que le han enviado al exfuncionario del expresidente Arnoldo Alemán son «deplorando» el actuar policial y muchos, según cuenta, han dicho que todo fue un mensaje para desacreditarlo y para enviarle un mensaje.

«Es un mensaje para Francisco Aguirre Sacasa, el crítico del gobierno. Me considero culpable por ser un demócrata. Aún así voy a defender mi reputación», añade Sacasa quien finaliza esta entrevista diciendo que «el tiro le va a salir por la culata al Gobierno» de Ortega y Murillo.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.