La historia de una mujer trans en Nicaragua

La reasignación de sexo tiene un costo de aproximadamente US$10 mil y no es un procedimiento que se realice en Nicaragua, o en otro país centroamericano.

Emily, conocida mayormente como Aarón Canales, tiene 22 años y es una mujer transgénero nicaragüense, quien este año considera llevar a cabo la cirugía de reasignación de sexo, un procedimiento quirúrgico mediante el cual se modifican los genitales para que estos coincidan con la identidad de género de la persona.

Canales comparte que desde los 14 años iniciaron los primeros cuestionamientos sobre su identidad, “no sabía todavía lo que era en sí una mujer trans o una chica trans, no sabía nada de hormonización” pero asegura que a medida que inició a adentrarse en el mundo del estilismo es que conoció más sobre cada sigla de la comunidad LGBTIQ y reconoció que la comunidad trans era en la que mejor «encajaba».

Especial sobre la comunidad LGBTI en Nicaragua. Conozca los retos que enfrentan en su día

“Me gustaba vestirme bastante de mujer, me acuerdo que cuando estaba pequeña me ponía los tacones de mi mamá”, pero añade que fue hasta los 16 años que decidió salir oficialmente en tacones a las calles. Un proceso que no fue fácil debido a la discriminación que enfrenta la comunidad transgénero en Nicaragua.

Prejuicios hacia la comunidad trans

La estilista y también ingeniera, comparte que al inicio fue difícil recibir aceptación por parte de sus familiares pues proviene de un hogar cristiano y estaban presentes los prejuicios religiosos. Sin embargo, con el paso del tiempo, Canales asegura que poco a poco logró crear «esa inclusión» en la familia, hasta finalmente ser aceptada.

La joven reconoce que “cuesta bastante ser una chica trans”, pues le han cerrado varias puertas de trabajo. Brinda el ejemplo de cómo incluso en algunos salones de belleza se aceptan a hombre gays pero no a mujeres transgénero. Una diferenciación que cuestiona.

Destaca que la sociedad tiene una serie de percepciones negativas en contra de las mujeres transgénero, como el hecho de que se les considere como personas que proveen servicios sexuales. “No podemos ver a una chica trans que prospera o que simplemente trabaja, pues hay hombres que te dicen ¿y cuánto cobras?”

Pero a pesar de las percepciones transfóbicas que prevalecen en la sociedad nicaragüense, Canales ha logrado crecer tanto a nivel profesional, como a nivel de confianza y autoestima, pues pese a los prejuicios, cada vez se acerca más a su cuerpo ideal.

Reasignación de sexo

Tras publicar una fotografía en redes sociales con la descripción “Miss Nicaragua 2021”, las redes de Canales se llenaron con mensajes de intriga por una posible inclusión de la primera mujer trans en un certamen de belleza nacional. Y aunque Canales comparte que la publicación fue una broma, esto le ayudó a conocer el impacto que tendría si decidiera verdaderamente presentarse al concurso.

Sin embargo, las opiniones son diversas. Algunos de sus amigos, así como miembros de la comunidad LGBTIQ, le han expresado que no debería participar pues le aseguran que “vos estás para un certamen gay, no para un certamen de Miss Nicaragua porque eso es de mujeres”. Mientras que otros han tomado la posibilidad con optimismo y la alientan a que participe.

Foto: Álvaro Silva

Pero Canales destaca que para ello debe acercarse a Karen Celebertti, directora del certamen Miss Nicaragua —quien hasta ahora no se ha pronunciado al respecto— y consultarle directamente que “si yo me opero ¿quedo en tu casting?” Algo que considera difícil ya que «están puertas cerradas».

La reasignación de sexo tiene un costo de aproximadamente US$10 mil, según la última cotización realizada por Canales. Para llevar a cabo la operación, ella deberá viajar a México, pues este no es un procedimiento que se lleve a cabo en Nicaragua, ni en el resto de países de Centroamérica. Esta no sería la primera cirugía a la cual estaría sometiéndose, en los últimos meses se ha realizado cambios en el mentón, nariz y senos, procedimientos que la acercan cada vez más al cuerpo que desea.

Sin embargo, para el cambio de sexo, destaca que hay otros puntos mayores que valorar, como el hecho de que tras la operación no podrá tener nuevamente orgasmos y que no se trata de un procedimiento reversible.

La transición médica para las mujeres trans incluye terapias hormonales, aumento de los senos, depilaciones láser, condrolaringoplastía (reducción de la nuez de Adán), cirugías de feminización facial, orquiectomía (extirpación de los testículos) y la vaginoplastía (creación de una vagina). Sin embargo, no todas las personas transgénero deciden realizar la transición. De hecho en Nicaragua, la mayoría de mujeres trans realizan la transición únicamente a nivel social y no médica, debido a los altos costos y la ausencia de este procedimiento en el país, y otras simplemente porque no desean someterse a cirugías.

Así vive en Nicaragua la comunidad transgénero

En el caso de Canales, afirma estar segura de su decisión, y sostiene que “entre o no a Miss Nicaragua, yo me voy a cambiar de sexo”. Lo único que se cuestiona es que si “viniendo de México a Nicaragua ¿será que la nación nicaragüense me acepte? ¿querrán los nicaragüenses que yo sea una Miss Nicaragua 2022? ¿será que la comunidad LGBTIQ desea que yo sea una Miss Nicaragua 2022 o 2021? Es difícil”.

Educación y comunidad LGBTIQ

Para Canales, la sociedad nicaragüense aún no está lista para abrirse paso a aceptar este tipo de cambios pues se lucha con una mentalidad que prevalece desde hace muchos años. Destaca que incluso “si vos le preguntas en la calle a la gente de ¿qué es una chica transgénero? ni saben lo que es, son pocas las personas. Ni saben lo que es heterosexual, ni saben lo que es bisexual. Ni eso”.

La estilista considera que lo fundamental en Nicaragua es la educación, y que el tema de la comunidad LGBT debería abordarse desde edades tempranas para romper con la línea de considerarlo como un tabú, pues al final es algo con lo que se convive con el día a día. “Para mí es un tema de un día ¿cuántos no vienen confundidos desde primaria, desde secundaria? ¿cuántos padres no reprimen a sus hijos hombres por jugar con muñecas? Para mí en un país la educación es lo primordial”.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.