Especial sobre la comunidad LGBTI en Nicaragua. Conozca los retos que enfrentan en su día

La comunidad LGBTI en Nicaragua no solo debe hacer frente a la discriminación del día a día, sino que también debe aprender a subsistir en un país donde no se cuentan con leyes que les respalden.

La Red de Desarrollo Sostenible de Nicaragua (RDS) destaca que en los últimos años la comunidad LGBTI ha dado pasos importantes como la despenalización de la homosexualidad (2008), la designación de una Procuradora Especial de Derechos Humanos para la Diversidad Sexual (2009), y la apertura y desarrollo de las distintas orientaciones sexuales en las campañas de prevención del VIH-SIDA (2012).

Sin embargo, en la práctica existe mucha discriminación social y la comunidad LGBTI continúa demandando cambios en las leyes del país, para que se les reconozca y validen sus derechos en igual medida que al resto de nicaragüenses.

Derecho a una atención médica integral

Laura González, activista y mujer transgénero, asegura que en Nicaragua no existe ninguna ley que defienda los derechos de la diversidad sexual y que lo único es la Resolución del Ministerio de Salud 671-2014, que establece entre sus puntos que las personas trans sean reconocidas por el nombre que han escogido y no el de sus cédulas.

“Es la única parte en la que tenemos espacio ganado” destaca González.

Sin embargo, Ludwika Vega, coordinadora de la Asociación Nicaragüense de Transgéneras (ANIT), considera que a pesar de que exista tal reconocimiento, en la práctica las cosas suceden de otra forma.

La discriminación está latente desde que llega al centro de salud y los CPF emiten llamados burlescos a sus demás compañeros de trabajo.

Y agrega que cuando la llaman por su nombre de cédula y les corrige mencionado la resolución ministerial, las respuestas que recibe son “sí, existe, pero aquí es otra cosa”, por lo que Vega denuncia que, aunque esté estipulado “no cumplen con el reglamento”.

Derecho de acceso a un empleo

Dante Barbeyton asegura que en los 12 años que lleva trabajando en la industria de los call centers nunca ha visto a personas trans trabajando, aunque estén abiertos a contratar a homosexuales.

Barbeyton cuestiona que esto se da únicamente como un método para aparentar que existe aceptación dentro de la empresa y señala que “siempre vas a tener al frente al hombre heterosexual blanco, y luego vas a tener una mujer, a una persona de color y vas a tener a un hombre homosexual, pero esto es solo por llenar ciertas cuotas”.

Él reconoce que como hombre gay cisgénero cuenta con mayores privilegios que el resto de miembros de la comunidad, y asegura que no debería ser así, que todos y todas deberían contar con libre acceso a un empleo.

Para González, la situación es aún más compleja, pues destaca que como mujer trans, difícilmente se logra conseguir un empleo en el área pública o en las empresas privadas.

Parte del colectivo de transgéneros en Nicaragua, Foto: NICARAGUA INVESTIGA

“No hay empatía en Nicaragua por parte de las personas, que se puedan poner en tu lugar y ver lo que sufres en una sociedad donde no tienes oportunidades, no tienes acceso de ningún tipo”.

Antonio Martínez comparte que el mayor reto para la comunidad es comenzar a apostar por ganar más espacios de opinión, y no únicamente de arte o espectáculos.

Y considera necesario iniciar a reclamar espacios dentro de los sectores sociales pues “si esto no pasa ahorita, más adelante no podrán incluirse y dejarán a la comunidad fuera de la toma de decisiones”.

Derecho al respeto

Aunque la ley en Nicaragua prohíbe la discriminación por orientación sexual, el tema del respeto está aún lejos de ser un terreno ganado para la comunidad LGBTI.

Uno de los mayores retos que se enfrentan, a opinión de Ana Miranda, es la tolerancia y el respeto “porque a pesar de que aprueben muchas leyes, la fobia y la discriminación van a seguir”.

Nicaragua es aún un país marcado por el machismo, la religión y el pensamiento conservador, y dichos aspectos obstaculizan la búsqueda de aceptación de las personas LGBTI.

Martínez señala que “si bien no estamos a niveles de otros países, que castigan y matan a los gay o lesbianas, estamos apenas gateando en temas de inclusión”.

Por otro lado, la joven “R” destaca que los únicos que logran conseguir un poco de aceptación dentro de la comunidad son aquellos que cumplen con los estereotipos sociales “y no llaman mucho la atención”.

“Siempre la cara de la comunidad LGBTI tiende a ser un hombre homosexual cisgénero, que cumple con las normas y estereotipos que se supone que un hombre tiene que seguir, y, por tanto, es el único modelo al que las personas están acostumbrándose” alerta Barbeyton.

Y puntualiza que primero es esencial transformar estas percepciones, trabajar en el tema de reconocimiento de derechos y ya luego optar por otras agendas como la aprobación del matrimonio igualitario.

Derecho a la protección

A pesar de que existe una Procuradora Especial de la Diversidad Sexual, Vega afirma que “es como un vacío porque ni siquiera insta a hacer algún cambio legal”.

Señala que no existen leyes contra los crímenes de odio y que no cuentan con el apoyo de las instituciones.

ANIT registra 17 casos de agresiones y violencia hacia mujeres transgénero en lo que va del año 2020, las cuales hasta el momento no han sido atendidas adecuadamente por las autoridades.

“Nunca se toman en cuenta las denuncias, una de las compañeras fue agredida hace unos meses dentro de las instalaciones de una organización, hizo la denuncia y hasta hoy en día la Policía le dice ‘está en proceso’ e incluso un oficial le dijo que ‘algún chavalo que no le quiso pagar le pegó’” comparte González.

Derecho a asistir a espacios públicos

Aunque no se haga visible y sea poco recurrente el tema de la discriminación en los espacios públicos, las personas LGBTI en Nicaragua aún continúan siendo víctimas de rechazo en determinados espacios.

David Moraga comparte que fue sacado de forma brusca de un bar en Managua por darle un beso a su pareja, la excusa brindada por los agentes de seguridad es que “era un bar para heterosexuales”.

“La sociedad nicaragüense es machista, homofóbica, transfóbica, que discrimina a las personas que no encajan en el imaginario social y moral que ellos tienen” asegura Moraga.

Esta exclusión puede observarse no solo en los bares y discos del país, sino también en los centros comerciales, parques públicos, plazas, calles concurridas y demás sitios.

En cambio, dar un beso no es un motivo para ser expulsado de un espacio en el caso de las personas heterosexuales.

Contexto actual

Este es el segundo año consecutivo en que las personas de la comunidad LGBTI en Nicaragua no podrán celebrar el Día del Orgullo con sus coloridas marchas.

En 2019 debido a la represión por parte del gobierno que criminalizó las protestas y ahora en 2020 que se suma la pandemia del Covid-19.

Parte del colectivo de transgéneros en Nicaragua, Foto: NICARAGUA INVESTIGA

“R” teme que la cancelación de estos últimos años pueda simbolizar un retraso en lo poco que se ha avanzado, pues alega que “lo que no se habla, ni visibiliza, se ignora y olvida”.

Para Moraga, el principal reto es “volver a tomar esos espacios que teníamos antes de 2018 para poder salir a las calles y exigir respeto, no discriminación y luchar por nuestros derechos”.

Miranda comparte que durante esos últimos años se observó una mayor asistencia a las marchas, pues la población cada vez tenía menos miedo “de salir ante el público y reclamar los espacios que nos pertenecen” pero considera que, aunque no exista una toma de espacio pública masiva, cada quién continúa luchando desde sus posibilidades.

“En el momento en que se puedan volver a tomar las calles la gente va a salir desbordada, la gente está desesperada por salir a reclamar” comparte Barbeyton, mientras recuerda de forma emotiva las marchas pasadas y trae al reconocimiento el valor de todas las personas de la comunidad LGBTI que acudieron a la última marcha realizada en 2018 mientras el país se encontraba bajo constante asedio policial.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.