¿Cómo avanza la ómicron en Centroamérica? ¿Nicaragua está preparada? Esto se sabe

El gobierno de Nicaragua no ha reconocido la presenciad de ninguna de las variantes detectadas hasta la fecha.

Ómicron, la variante más reciente del coronavirus, se expande «a un ritmo que no habíamos visto en ninguna de las cepas anteriores», según la Organización Mundial de la Salud (OMS). El virus llegó a Centroamérica tan pronto como el pasado 19 de diciembre, cuando en Costa Rica se reportó un caso en un niño de ocho años y en ese país los casos ya superan la decena.

Aunque ni El Salvador, ni Guatemala, ni Nicaragua tienen la capacidad de detectar casos de la nueva variante, expertos en cada uno de estos países conectan cierto aumento en los casos con la posible presencia de Ómicron en la región.

El resumen del año que recopila cómo el dictador Daniel Ortega incrementó la represión en Nicaragua

«En estos últimos días hemos dado seguimiento de casos positivos y entre ellos henos encontrado viajeros provenientes de países donde la variante ómicron es predominante, lo cual nos hace considerar que dicha mutación del virus puede estar presente ya en Guatemala» dijo ayer Francisco Coma, ministro de salud de Guatemala.

El 21 de diciembre, Roberto Cosenza, viceministro de salud de Honduras, reconoció que «es evidente que la variante ómicron ya está en el país y no desde ahora, ya tiene varios días». Aunque Honduras no tiene manera de detectar los casos, Cosenza asegura guiarse «por diagnóstico clínico«.

También el 21 se reportó un caso en Panamá y ahora el país cuenta al menos veintincinco casos según su Ministerio de Salud. La nueva variante, aunque ocasiona casos más leves, es riesgosa debido a su alta contagiosidad, según la OMS.

Especialistas aseguran que en El Salvador el aumento de casos reportado a partir del 20 de diciembre podría tener su origen en la nueva variante que inadvertidamente portan «miles de salvadoreños [que] han llegado al país desde finales de noviembre a vivir las fiestas, la mayoría de Estados Unidos y Europa», aseguró el médico Jorge Panameño.

Aunque no se ha detectado en Nicaragua, la falta de medidas de prevención y de información transparente de parte del Ministerio de Salud no permite descartar que la nueva variante ya esté en el territorio nacional. El 22 de diciembre, el Gobierno de Nicaragua advirtió sobre  la variante ómicron y sobre una oleada de coronavirus que podría afectar sobre todo a infantes.

«Es importante que las familias vean en los medios internacionales cómo los niños están siendo afectados por esta nueva variante ómicron, la misma pandemia, nuevas variantes», dijo Rosario Murillo a través de la prensa oficialista.

El gobierno de Nicaragua no ha reconocido la presenciad de ninguna de las variantes detectadas hasta la fecha, aunque la Organización Panamericana de la Salud (OPS) confirmó la presencia de alfa, beta, delta y gamma.

El gobierno de Nicaragua también afirma haber vacunado a más del 75% de la población mayor de dos años. La OPS maneja un porcentaje bastante menor, de entre 35.7 y 38.6 %, uno de los más bajos de América.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.