¿Qué ocurrirá con el colectivo feminista La Corriente tras la cancelación de su personería?

Luego de casi tres décadas de operaciones La Corriente tendrá que suspender sus actividades por la cancelación de su personería jurídica.

El colectivo feminista La Corriente es una de las más de 200 organizaciones no gubernamentales que han sido canceladas por el Gobierno de Daniel Ortega, y una de las últimas oenegés feministas que aún poseía su personería jurídica.

Desde hace aproximadamente 28 años La Corriente ha trabajado con el objetivo de fomentar y promover los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, pero también en la educación de los sectores jóvenes con respecto al conocimiento de sus derechos como ciudadanos.

La socióloga María Teresa Blandón es una de sus fundadoras, la única hasta la fecha, que continúa dirigiendo la organización. Ella relata que el trabajo que se realiza en La Corriente está realizado en su mayoría por jóvenes, y que tanto para ella, como para las personas que colaboran, ha sido de enorme aprendizaje.

María Teresa Blandón, socióloga. FOTO: Nicaragua Investiga

«Es un aprendizaje muy complejo, que requiere de conocimientos y método; que requiere de capacidad de diálogo y escucha. Yo creo que no solo yo, sino todo el equipo de La Corriente, tiene una valiosísima experiencia. Hemos logrado desarrollar metodologías de educación que han dado resultados muy valiosos», señala.

Lo más difícil

La Corriente desde hace 15 años trabaja con jóvenes de ambos sexos y también de la diversidad sexual, en su formación, instrucción en sus derechos y fomento de los mismos, sin embargo, parte de lo más difícil durante estas casi tres décadas ha sido la discriminación.

Cómo el FSLN pasó de ser cuna de ONG a sepulturero de estas

«Lo más difícil es lidiar con el dolor y sufrimiento que le provoca a las mujeres, pero también a los hombres jóvenes, todas las experiencias de discriminación, de violencia y rechazo, que sufren en sus entornos familiares, en la calle y espacios públicos. Hay mucha censura, presión y control hacia las y los jóvenes, y eso deja heridas muy fuertes», destaca Blandón.

Con todo esto, y pese a los años que han trabajado en el fomento de los derechos sexuales y reproductivos, y en educación, la socióloga señala que ha sido poca la diferencia que ha habido con respecto al respeto.

«Creo que ha aumentado la violencia, la homofobia, lesbofobia y transfobia; ha aumentado el sexismo (…) pero es cierto que hoy hay más jóvenes dispuestos a hacerle frente a esos desafíos, y eso es una promesa de cambio para la sociedad, pero aun falta mucho por recorrer», expresa.

Cambios en su plan de trabajo

Con la cancelación de la personería jurídica, La Corriente está obligada a cambiar el plan de trabajo que han venido realizando desde hace muchos años, ya que al ser ilegalizada pierden el acceso a recursos de la cooperación, que era una fuente de financiamiento para poder ejecutar algunas actividades.

«Nosotras trabajamos con sectores de escasos recursos; estamos hablando de hombres y mujeres jóvenes que vienen de la Costa Caribe o las zonas rurales del país, y que no tienen dinero para sus pasajes, alojamiento y alimentación, que son gastos que La Corriente venía asumiendo», dice Blandón.

«No estamos limitadas a una personería»: ¿A qué se dedicaban algunas oenegés canceladas?

Por lo tanto, al no tener acceso a la Cooperación su plan de trabajo se verá afectado, y algunos grupos poblacionales que antes atendían no podrán ser alcanzados por La Corriente y su plan de trabajo.

«Es toda la línea de trabajo en campañas y sensibilización pública; toda la linea de investigación (…) son prácticamente todas las áreas de trabajo» las que tienen que reformar para continuar sus labores.

Incluso, Blandón considera que si no tienen los recursos para desarrollar algunas líneas de trabajo, tendrán que ser suspendidas.

Fachada de La Corriente, en Bolonia. NI

Policía impidió sacar libros

Durante esta semana La Corriente ha iniciado una feria del libro para intentar comenzar el proceso de donación de su biblioteca, que es uno de sus bienes más importantes, según Blandón.

El proceso había transcurrido con aparente normalidad hasta el miércoles, que una patrulla policial estuvo frente a la fachada de la organización prácticamente todo el día, e incluso impidió en primera instancia que algunas personas que habían llegado a retirar algunos libros pudieran sacarlos.

 

Sin embargo, este jueves la feria continuó normal. La casa donde hoy en día son las instalaciones de La Corriente, deben ser donadas o pasarán a manos del Estado. De acuerdo los estatutos de la organización, en caso de el cierre de sus operaciones debe ser donada a algún organismo que tenga los mismos lineamientos que ellos, y esperan que la donación pueda ser ejecutada.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.