Estados Unidos sanciona a Payo Ortega, el zar del negocio petrolero de su familia

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció este jueves 12 de diciembre la aplicación de sanciones al hijo mayor de Rosario Murillo, Rafael Ortega Murillo, este sería el segundo hijo sancionado por el gobierno norteamericano, y sumaría a tres integrantes de la familia presidencial dentro de esta lista.

El pasado 27 de noviembre de 2018, el Gobierno de Donald Trump aplicó la misma medida en contra Rosario Murillo a quien acusó de usar a la Juventud Sandinista para instaurar el paramilitarismo en el país.  Más tarde, el 17 de abril de este año, Laureano Ortega, director de la Agencia de Promoción de Inversiones Pro Nicaragua también fue sancionado bajo acusaciones de corrupción y lavado de dinero.

Son las mismas acusaciones que hoy se hacen en contra de Payo Ortega a quien el gobierno norteamericano señala de utilizar las empresas que administra para el «lavado  de dinero».

“Rafael Ortega es el administrador de dinero clave detrás de los esquemas financieros ilícitos de la familia Ortega. El Tesoro está apuntando a Rafael y las compañías que posee y utiliza para hacer dinero a expensas del pueblo nicaragüense para apuntalar el régimen de Ortega «, dijo el secretario Steven T. Mnuchin.

De acuerdo al documento publicado en el portal web del Departamento del Tesoro las entidades que dirige Rafael Ortega también se suman a las sanciones, entre ellas DNP PETRONIC, Inversiones ZANZIBAR S.A y Servicio de Protección y Vigilancia «El Goliat».

Payo Ortega, el manager de los millones

Le interesa: Los caprichos de los hijos Ortega-Murillo 

Rafael Ortega Murillo, mejor conocido como Payo Ortega es el encargado de dirigir las operaciones de DNP PETRONIC, empresa que tiene acaparado el mercado de importación y distribución de hidrocarburos en el país. De 2015 a 2018 DNP Petronic importó 15.20 millones de barriles en un negocio multimillonario que desarrolla con sus aliados de Venezuela.

Le interesa: Albadólares de Venezuela; los mil y un esquemas de la corrupción 

Aunque se supone que Petronic es una empresa pública, en realidad opera como negocio privado e incluso en muchos documentos oficiales del Ministerio de Energía y Minas se refleja como una Sociedad Anónima.

«DNP ha sido utilizado por miembros de la familia Ortega para su propio enriquecimiento personal», dice el comunicado del Departamento del Tesoro, al indicar que «DNP se compró con dinero público y luego se transfirió a la familia Ortega, y se ha beneficiado de contratos no competitivos con instituciones gubernamentales».

La compañía de «fachada».

El comunicado de Estados Unidos acusa a Payo Ortega de controlar o dirigir la empresa Zanzíbar S.A, la cual cataloga como una «compañía de fachada» que tiene el fin de «ocultar la transferencia de ganancias de la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo, S.A», pero además, las gestiones del hijo mayor de Rosario Murillo con esta compañía fantasma, según Estados Unidos, estaría encaminada a «buscar estaciones de combustible utilizadas para evitar sanciones contra el régimen».

Es bajo ese esquema que Payo Ortega, según los señalamientos norteamericanos, logró comprar varias estaciones de servicio con nombres distintos al de Petronic, y que habían sido creadas antes de las sanciones estadounidenses, para poder seguir manteniendo en operación su millonario negocio.

IMPORTANTE

Este contenido llega a usted de manera gratuita, pero necesitamos su apoyo para seguir brindando periodismo de calidad y mantener nuestra independencia. Su contribución es muy valiosa para Nicaragua Investiga. Con su donativo usted aporta al periodismo que hacemos en este proyecto. Para donar haga click aquí ▶ https://bit.ly/2HT5Wsm.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.