Liberan a ex reo político detenido por agredir y amenazar de muerte a su esposa

Este martes las autoridades de Nicaragua liberaron al menos a tres personas. Una de ellas es Francisco Javier Hernández, el ex reo político que fue detenido en 2019 por agredir y amenazar de muerte a su esposa.

Francisco Hernández fue excarcelado por primera vez en 2019 bajo la Ley de Amnistía, luego de permanecer por varios meses detenidos debido a su participación en las protestas antigubernamentales.

Sin embargo, dos meses después de su liberación, fue detenido nuevamente tras ser denunciado por su esposa por amenazas de muerte.

El 26 de agosto de 2019, Jacqueline Estrada, esposa del excarcelado, llamó a la policía luego de que Hernández la amenazara de muerte con una navaja.

De acuerdo a las declaraciones brindadas en ese entonces por la víctima, Hernández siempre la había agregado física y verbalmente, y la razón por la cual este no la apuñalara con la navaja, fue gracias a la intervención de sus familiares.

Tres reos políticos son liberados de forma sorpresiva este martes

Desde entonces, Hernández permaneció durante los últimos once meses detenido por el delito de violencia psicológica en perjuicio de su esposa, hasta su liberación el día de hoy.

Familiares de Hernández le defendieron en su momento asegurando que la violencia era mutua.

«Doy muchísimas gracias a Dios primero y a todo el pueblo que ha estado luchando por nosotros, y les pido que sigan luchando por mis hermanos que quedaron allá, ellos están sufriendo» fueron las palabras brindadas por el excarcelado al medio Boletín Ecológico.

Hernández no brindó ningún detalle en referencia a la denuncia presentada por su esposa, y se limitó a denunciar las arbitrariedades perpetradas por los agentes policiales.

Denunció como durante su apresamiento en 2019 recibió dos disparos de bala en la columna a manos de los agentes policiales, y que esta fue llevada a cabo de forma violenta.

Durante esta detención, le fueron colocadas bridas plásticas, pero Hernández logró huir del lugar, y fue en ese momento que recibió los disparos.

Testigos aseguraron que Hernández no se encontraba armado, por lo que el ataque debió sancionarse como uso excesivo de la fuerza.

Hernández defendió que durante la detención había accedido voluntariamente a que le colocaran las bridas, pero luego de esto, al estar inmovilizado, un agente policial le colocó el pie en la cabeza, y esa fue la razón para que huyera del lugar.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.