Javier Larrondo: En Nicaragua el dinero influye a que ciertos sectores no alcen la voz

El presidente de Prisioners Defenders considera que la experiencia cubana es fundamental para venezolanos y nicaragüenses.

Javier Larrondo, presidente de Prisioners Defenders en España, señaló que la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua es un «caos absoluto» y una total «brutalidad», en donde el dinero está influyendo sobre determinadas clases sociales, precisamente para que no alcen la voz más fuerte y no puedan denunciar las violaciones de derechos humanos que comete el gobierno de Daniel Ortega.

«El camino que ha tomado Ortega va por el lado de seducir estos empresarios, seducir a ciertos sectores de la iglesia. Tratar de buscar en esos poderes sociales, qué puede ser relevante para el control del país, conseguir aliados por intereses diversos”, dijo Larrondo en una entrevista a Nicaragua Investiga.

AMLO reconoce represión en Nicaragua y pide «con respeto» la adopción de medidas democráticas

Larrondo manifestó que la situación no tendrá solución, porque en un régimen arbitrario como el del líder sandinista puede acabar todo muy mal. «No tiene una sistemática para lograr que el sistema le sobreviva a él, sino que él lo está haciendo del sistema», apuntó.

Elecciones en Nicaragua serían una farsa

Además, explicó que no pueden haber elecciones en Nicaragua por una serie de factores que rompen con la democracia. Y que uno de los primeros pasos, es la liberación de los presos políticos y que den su criterio ante la opinión pública.

«Hay muchísimas cosas en Nicaragua que nos dicen que no puede haber elecciones, porque no serían elecciones. Sería una farsa. Si no exigimos que sean elecciones de verdad, lo que nos vamos a encontrar es una farsa. ¿Y la farsa a quién va a beneficiar? Solamente a uno, al dictador».

Situación en Cuba, Venezuela y Nicaragua

Javier Larrondo destacó que los derechos humanos en Cuba, Venezuela y Nicaragua –a los cuales John Bolton denominó como «la troika de la tiranía»–; son algo que estos países tienen que combatir a toda costa porque con ellos “ninguno de los tres seguirían en el poder”.

«En Cuba, la situación es crónica porque desde el principio se instaló un sistema que cambió absolutamente todo, la legislación la puso a medida de un régimen que quería violar los derechos humanos», y señaló que en Venezuela el escenario es agudo, porque viene de una democracia a una dictadura, «en la que todavía quedan resortes legales y determinados temas que no permiten al régimen legitimar muchas de las cosas que hacen».

En cuanto a Nicaragua, asegura que es un caos absoluto, «en donde el dinero está teniendo qué ver, para que determinadas clase sociales no alcen la voz mucho más fuerte o estén zafando otras cartas, pero aun así es una brutalidad lo que está pasando», sostuvo.

Otra vez periodistas nicaragüenses parten al exilio por amenazas en su contra

Por otro lado, explicó que el significado de tener presos políticos en estos tres países es un fracaso asumido que tratan de mantener en el mínimo posible para otro tipo de represiones. Larrondo alega que cuando sube el número de presos políticos en Cuba, quiere decir que al gobierno se le está saliendo control la situación política.

«En Venezuela está absolutamente descontrolada a tal punto que muchos casos ni han hecho presos políticos, han desaparecido y la gente ha tenido que huir, y el gobierno prefiere que salgan a tenerlos en las cárceles y que les cueste un precio político», asevera.

Y agrega que la experiencia cubana es fundamental para venezolanos y nicaragüenses, «porque los dictadores tienen una experiencia probada de cómo subyugar y someter a un pueblo a las más tremendas aberraciones, desde la miseria más absoluta sin que se quejen, hasta impedirles la salida y entrada del país».

Desmontar discursos socialistas

Larrondo dejó claro que los comunicados de derechos humanos nacionales e internacionales tienen gran importancia, ya que Cuba, Venezuela y Nicaragua enarbolan la bandera del socialismo, de la voluntad popular, de atender a los pobres, la salud pública.

«No son de la izquierda porque son de corte dictatoriales, esclavista, capitalista, fascista», y aconseja que se debe desmontar ese discurso con hechos reales para empezar a tomar consciencia, ya que existen ciertas personas que se han creído esa retórica en Europa y en otras partes del mundo.

«Estas organizaciones de derechos humanos nos dedicamos a reflejar la realidad y demostrarlas para que no haya consideraciones ideológicas cuando se trata de una dictadura que viola los derechos humanos», remarcó.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.