Ortega ataca a la Unión Europea frente al embajador Pelayo Castro

El embajador de la Unión Europea Pelayo Castro presentó sus credenciales hoy ante Daniel Ortega, en lo que resultó ser un momento incómodo para el representante diplomático que recibió ataques constantes del mandatario en frente de otros embajadores.

Ortega recordó la época colonial y dijo que desde un principio los «conquistadores españoles y británicos» se disputaron las riquezas de Nicaragua.

«Aparte de la sed de oro que traían, del sometimiento y exterminio de pueblos enteros, todos los indígenas, nuestros antepasados. Se empezaron a disputar el paso tanto los ingleses, como los españoles», cuestionó Ortega.

Pelayo Castro es de origen español, por lo que las palabras de Ortega podrían representar una crítica aún más directa.

Ortega dijo que Estados Unidos continúa su política expansionista en Latinoamérica y cuestionó que avalaran a Juan Guaidó como Presidente en Venezuela sin haber sido electo por los venezolanos, algo que el líder sandinista calificó como «una vergüenza» mientras acusó a la Unión Europea de sumarse a esos intereses.

«Arrastrada la Unión Europea por el Gobierno Yanqui en su enloquecimiento a hacer el ridículo de reconocer a alguien que apareció por ahí, simplemente por la voluntad de los Yanquis, increíble», aseveró Ortega visiblemente molesto.

Pelayo incómodo

Pero el momento más tenso del discurso de Ortega frente al embajador Pelayo Castro  fue cuando el mandatario criticó el nombramiento de Josep Borrell como Jefe de Política Exterior de la Unión Europea, a quien dice conoció cuando «era del ala más radical del Partido Socialista Español» y dijo que eso era «el colmo».

Ortega dijo que Borrell llegó a Cuba y pidió al canciller de ese país que cuando llegara de visita el rey de España no invitara a Ortega ni a Maduro.

«No se nos ocurre que porque va a estar el señor Borrell en Cuba vamos a pegar carreras allá en Cuba para que nos reciba el señor Borrell, es una vergüenza para la comunidad europea tener al frente de la política exterior de la comunidad europea a un personaje como Borrell, ¿con qué seriedad se podrá hablar con Borrell?», ripostó.

Las cámaras de los medios oficialistas enfocaban constantemente al embajador europeo que se mostraba tenso y visiblemente incómodo.

«¿Cómo se podrá promover diálogo con la Unión Europea en esas condiciones donde parten de la misma UE amenazas de agresiones, de sanciones, que llaman sanciones, pero son agresiones?», se cuestionó Ortega.

Ortega dijo que ls sanciones deben darse bajo un procedimiento y orden jurídico y no «a voluntad» de los países.

«Piden sangre»

El mandatario también criticó a la delegación de la Unión Europea que llegó a Nicaragua en 2018 y que era dirigida por el ex euro diputado Ramón Jáuregui, pues según él, estaban en una competencia «por quien grita más duro».

«Saliendo de las reuniones y regresando a Europa, porque había que ganar elecciones en una región que se ha derechizado, entonces los mensajes al cual más duro, al cual más violento, pidiendo sangre», dijo Ortega.

Ortega finalizó pidiendo que se diera paso a la cooperación «sin condiciones» para según él «seguir poniendo fin a la pobreza y a la pobreza extrema» y dijo que el único camino ahora son las elecciones previstas para 2021.

«Estamos abiertos a intercambiar sobre aquellos puntos en los que no podemos coincidir, pero intercambiar con respeto», aseguró el líder sandinista.

Al final del evento, los medios oficialistas grabaron un acercamiento que se percibía tenso entre Daniel Ortega y Pelayo Castro que por largo rato tuvieron una conversación en la que no hubo ninguna sonrisa de por medio, a como suele suceder en estos encuentros diplomáticos.

La Unión Europea aprobó esta semana un marco jurídico que permitirá aplicar sanciones individuales para Nicaragua, e insiste en que el país debe retomar la senda democrática y respetar los derechos humanos de su población.

Murillo dice que estos países están obligados a cooperar

Como es costumbre, al finalizar el acto Rosario Murillo, vicepresidenta del país y esposa de Ortega ofreció declaraciones a los medios oficialistas y criticó a estos países desarrollados porque asegura que ellos también viven crisis sociales y políticas.

«Aún esas potencias que pretenden afectarnos, agredirnos, que nos amenazan, que nos irrespetan, tienen problemas internos reales (…) y nos decimos ¿ese es el primer mundo, ahí donde hay barricadas, donde hay agresión policial?, pero no nos metemos, ni pretendemos dar lecciones», dijo Murillo.

La esposa de Ortega, caracterizada por emitir fuertes epítetos en sus intervenciones consideró que los países desarrollados están en la obligación de apoyarles económicamente y no condicionar su cooperación.

«Que a los pueblos que han sido históricamente expoliados, explotados, saqueados por potencias se nos retribuya de todo lo que se han llevado, al menos en eso que llaman cooperación, que no es cooperación, es devolución, justicia apenas, que nos retribuyan para que tengamos el derecho al presente y futuro libre de pobreza», expresó.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.