Alianza propone elecciones para 2020 y pide unidad contra Ortega

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia presentó hoy en Managua un decálogo de 10 puntos como condición indispensable «para el cambio democrático en Nicaragua».

«La Unión entre los nicaragüenses que deseamos libertad, justicia, paz y democracia es condición indispensable para el cambio democrático en Nicaragua» dice el documento leído en conferencia de prensa por Carlos Tünnermann Bernheim, miembro de la Alianza.

De acuerdo al texto, compartido a los medios de comunicación, la unidad que propone la Alianza no es simplemente con fines electorales sino para que perdure en el tiempo.

«Esta Unión, no será una coalición electoral, diseñada para una contienda específica, sino una Unión basada en un acuerdo de país que una vez logrado el triunfo electoral, perdure indefinidamente y camine por una senda trazada de reformas políticas, sociales y económicas» dice el documento.

Entre las propuestas de la Alianza están la no reelección, cero caudillismo, Estado de Derecho. Independencia de los poderes del Estado, sistema judicial independiente e imparcial, rescate de la soberanía nacional y derogación de la Ley 840 y la concesión canalera.

A su vez, la Alianza pide un sistema electoral independiente, transparente, con irrestricta observación nacional e internacional.

Otro de los puntos enumerados tienen que ver con «la verdad, la justicia, la reparación, garantía de no repetición y no a la impunidad a los crímenes de lesa humanidad».

A su vez los opositores exigen «una profunda reforma a la Policía Nacional y la garantía de un Ejército Nacional que cumpla su papel constitucional con rigor», entre otros puntos.

Unidad ya comenzó

De acuerdo a la Alianza Cívica la unidad entre los diferentes sectores de la oposición ya inició.

En palabras de Tünnermann Bernheim «la unión ya ha comenzado porque efectivamente ya forma para de la Alianza, por ejemplo, la Unidad Médica Nicaragüense, ya forma parte de la Alianza Voluntad Humanística Social Cristiana, son nuevos integrantes de la Alianza».

Tünnermann asegura que desde la Alianza Cívica están dispuestos a que más sectores se le unan definitivamente para enfrentar a Daniel Ortega en las elecciones presidenciales.

«Estamos abiertos, hay una comisión especial que hemos designado que se llama Comisión de Inclusión que junto con la Comisión Política que ya tienen una docena de solicitudes de movimientos sociales, de movimientos universitarios y de distinta índole que quieren constituirse como alianzas municipales o alianzas regionales. Como decimos en el comunicado estamos abiertos a conversar con los partidos políticos que deseen sumarse a esta unión» insistió.

La Alianza Cívica invitó a todas las fuerzas políticas y a todos los sectores en general a sumarse a su propuesta.

«La lucha de abril fue de diversos sectores políticos, sectores económicos, de diversas posiciones religiosas, de diversas clases sociales, de diversos géneros, de diversas ideologías, de diversidad sexual, de diversidad territorial. La enorme diversidad que está plenamente recogida en la constitución como derechos fundamentales se ha planteado» mencionó Solís.

La Alianza también recordó al final de su conferencia de prensa la posibilidad de unas elecciones generales para el próximo año.

«El soberano es el pueblo, que sea el pueblo el que decida quién lo va a gobernar, lo lógico es que teniendo el acuerdo sobre las reformas electorales, se convoque a unas elecciones que perfectamente se pueden celebrar en los últimos meses del año 2020», finalizó.

Peticiones de la Alianza dependen de Ortega

La mayoría de peticiones establecidas en el decálogo dependen de que Ortega quiera sentarse a negociar.

“Ese es uno de los problemas principales de esta propuesta, no hay manera de hacerla operativa” declaró a Nicaragua Investiga el excanciller Francisco Aguirre Sacasa.

De acuerdo a Aguirre Sacasa existen tres maneras para que Ortega cumpla las exigencias de la oposición.

“Yo creo que hay dos o tres cosas que obligarían a Ortega a negociar, primero las sanciones internacionales, indiscutiblemente le preocupan y lo podrían instar a buscar una manera de acomodarse a la insistencia de la comunidad internacional de que se democratice otra vez Nicaragua aunque él ha dicho que las sanciones son una forma de agresión” explicó.

«La segunda cosa que podría ocurrir es que de repente la oposición retome las calles, recordemos que esta crisis llegó al rojo vivo cuando comienzan a autoconvocarse marchas de 100 mil, 200 mil y hasta 500 mil nicaragüenses que demuestran un músculo que nadie se imaginaba que tenía la oposición» señaló.

Para el excanciller la tercera opción es que Ortega deje fuera de las negociaciones a la Alianza Cívica.

“Lo tercero es que Ortega podría decidir negociar, pero no con la Alianza Cívica, no con la Unidad Nacional, sino con la OEA reformas a las elecciones de manera unilateral” advirtió.

Oposición «ya no debe pedir elecciones adelantadas»

Según Aguirre Sacasa a la oposición ya se le pasó el tiempo para pedir adelanto de elecciones y más bien debe «reestructurarse».

“Yo creo que con el pasar del tiempo es una opción menos conveniente para la oposición, además así se está viendo en la comunidad internacional” remarcó.

Aguirre Sacasa cree que la oposición debe aprovechar el tiempo para prepararse de cara a las elecciones de noviembre de 2021.

«La crisis se ha institucionalizado en Nicaragua y con el pasar del tiempo y tomando en cuenta todo lo que dicen las encuestadoras, no solo nicaragüenses sino internacionales, te dicen que la oposición no cuenta con la estructura para hacerle frente a Ortega y al Frente Sandinista, ha quedado bien claro que a lo mejor no conviene adelantar las elecciones» concluyó.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.