Dictadura pretende legalizar robo de alcaldías en Jinotega

Candidatos son los mismos que impuso con las armas de policías y paramilitares. Usurpadores hicieron una pobre campaña y sin nada nuevo que ofrecer.

El pasado 2 de julio, la población de Santa María de Pantasma, en Jinotega vivió con estupor e impotencia, cómo la policía militarizó todas las calles de ese municipio y se apoderó  de la comuna. 

El edificio era solamente custodiado por un guarda de seguridad sin armas. La Policía lo obligó a permanecer afuera y procedieron a instalar como nueva alcaldesa a la concejal orteguista Carmen Medina y como su vice alcalde, al concejal sandinista Melvin Zelaya.

Este atropello a la voluntad popular fue denunciado nacional e internacionalmente, pero era sólo el comienzo de un zarpazo a todas las alcaldías en manos de la oposición real en ese departamento y resto del país.   

«Selfies” para demostrar que ya fueron a votar

Solo habían transcurrido 48 horas de ese asalto,  cuando la voraz dictadura ordenó en un operativo coordinado con la Policía tomarse la comuna de San Sebastián de Yalí, El Cuá, en Jinotega, Murra en Nueva Segovia y el Almendro en Río San Juan, las últimas cinco alcaldías que estaban en poder del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL).

Oscar Gadea Tinoco, alcalde defenestrado de Santa María de Pantasma, afirmó en su momento que no era necesario el desmedido despliegue militar, pues solo debían decir que tenían que entregar las alcaldías, las cuales estaban asfixiadas económicamente por la casi nula entrega de transferencias.

Tomas orquestadas

Wiwilí de Jinotega, también fue asaltada por “la voracidad” política del  orteguismo el 27 de octubre de hace dos años. Los concejales orteguistas protegidos por policías y paramilitares se apoderaron de la comuna, y una jueza de Jinotega inhabilitó para ejercer cargos públicos a la alcaldesa electa, Reyna Esmeralda Hernández, por no indemnizar a 16 trabajadores de la anterior administración sandinista.

Extrabajadores de la alcaldía de Pantasma siguen esperando su liquidación

En este municipio es sabido que los orteguistas nunca aceptaron ser indemnizados por la administración liberal. Desde la expulsión de Hernández, quien ocupa la silla edilicia es la concejal Hellen Toruño, quien también es la candidata hoy del Frente Sandinista por ese municipio.

En la ciudad de Jinotega se reelegirá el sancionado Leónidas Centeno por el partido rojinegro. También participa en los cuestionados comicios el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN),  con candidatos que aquí nadie conoce. 

Los demás municipios llevan los alcaldes impuestos como es el caso de la Concordia, San Rafael del Norte y San José de Bocay.

Continuismo para legalizar lo ilegal 

En los casos de El Cuá, Pantasma, Wiwilí y Yalí, los candidatos a tomar la alcaldías son los mismos usurpadores que fueron impuestos después de defenestrar a las autoridades electas por el pueblo.

Un ciudadano de San Rafael del Norte, confirmó que ningún partido político hizo cierre de campaña, y en el caso del Frente Sandinista tuvieron que exigir a los estudiantes del sabatino para hacer una improvisada marcha supuestamente en apoyo a los candidatos.

Otro ciudadano de Wiwilí, Jinotega, afirmó que la apatía es tal, que los votantes no superarán las cien personas en la zona urbana de ese municipio, cuando la población votante supera los cuatro mil.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.