El duro exilio de los hermanos Lesage, apasionados por la música y el arte

Esta es la realidad emocional que viven en el exilio los hermanos: Luis Miguel, Jean Carlos y Harvin Roberto Esteban Lesage, quienes les apasiona la música pero están "inactivos" por vivir en un país donde no nacieron.

Antes de abril de 2018, en la ciudad de Jinotepe vivían tres hermanos que tenían muchos sueños por cumplir; se dedicaban a componer e interpretar música, pero todas sus vidas dieron un giro  inesperado cuando participaron en las protestas sociales que conmocionaron al país.

Luis Miguel Esteban Lesage, de 32 años; Jean Carlos Esteban Lesage, de 28 años, y Harvin Roberto Esteban Lesage, de 22 años, son los tres hermanos que se vieron obligados a dejar la música y sus estudios universitarios. Ellos se exiliaron en los Estados Unidos el 13 de diciembre de 2019, lo que ha sido un golpe duro por dejar a sus padres y tener que vivir en un país donde todavía no logran “adaptarse”.

El 11 de julio de 2018, los tres hermanos fueron apresados y permanecieron bajo las rejas once meses. El aparato judicial de Daniel Ortega los acusó de “terrorismo, crimen organizado, secuestro simple y entorpecimiento de la función pública”, tal y como lo hizo con muchos otros manifestantes que se convirtieron en presos políticos.

Después de una ley de amnistía, los tres hermanos salieron de prisión y se apresuraron a dejar el país ante la continuidad del asedio y la persecución.

Del exilio a la universidad: La historia de superación de dos nicaragüenses en Costa Rica

Un exilio de tristeza

“Mi vida ha cambiado tanto a tal punto que ahora estamos tratando de acomodarnos en un país que no es de nosotros, con muchas complicaciones, retos y limitaciones”, explicó Harvin Esteban Lesage, quien señala que desde que llegaron a los Estados Unidos, “nos hemos encontrado personas buenas que nos han apoyado, también nos ha aparecido en el camino personas de mal corazón y nos han tratado de hacer daño”.

Harvin comenta que desde que salieron del país, han estado inactivos en la música porque deben priorizar otras obligaciones para subsistir. “Tenemos que tratar de salir adelante y trabajar. Me da mucha tristeza no estar en lo que yo realmente quisiera estar, que es la música”, lamentó.

Luis Miguel afirma que no seguir haciendo música le causa mucha tristeza, así como vivir una etapa totalmente desconocida en el exilio. Dice que quisiera regresar a Nicaragua para estar con su hijo, quien ha quedado bajo el cuido de sus abuelos porque su mamá también se tuvo que exiliar en España. “Lastimosamente no se puede”, reconoce.

Los hermanos Esteban Lesage se exiliaron en Estados Unidos el 13 de diciembre de 2019. Foto | Cortesía

Jean Carlos Esteban Lesage comparte que llegaron a cantar a Estados Unidos, pero comenta que ha sido bastante duro porque pasaron mucho tiempo sin trabajar y hasta la fecha no tienen todavía un trabajo fijo. “Nos ha costado estar aquí, estar lejos de nuestros padres: ha sido bastante triste porque pasan bastante depresión”.

Por otro lado, sostiene que sus padres son constantemente amenazados y que siempre los están vigilando. “Es un trauma psicológico que prácticamente yo tengo desde que estoy aquí, he sufrido mucho en ese aspecto por mis padres, porque ha sido duro estar lejos de ellos y pensando que les pueda pasar algo”, dice.

Apagón informativo: las armas de Ortega contra la libertad de expresión

Dejaron la universidad

Los hermanos Esteban Lesage no solamente dejaron la música, también debieron abandonar su carrera universitaria. Harvin Esteban Lesage estaba cursando su segundo año de Marketing en la Universidad Central de Nicaragua (UCN), Campus Jinotepe. Dice que no pudo ser indiferente cuando miró que varios universitarios perdieron la vida durante las protestas. “Desde ese momento no visité más mi recinto y me fui a protestar en las marchas”, nos cuenta.

Al estar preso once meses, pensó en retomar sus estudios pero no pudo por su “compromiso moral con mis amigos estudiantes que fueron asesinados”. Además explica que la decisión de no volver a la universidad fue porque la situación no estaba nada bien en el país, por lo que no quiso “aparentar” que todo estaba normal.

A medida que pasa el tiempo exiliado y sin estudiar, “me pongo impaciente porque pasan los años y a esta edad, yo me veía con mi carrera y con algunos otros logros en mi vida”, afirma y agrega: “ahora en el exilio es evidente que mi carrera la dejé. Espero algún día que este país me abra las puertas con el asilo político para estudiar acá”.

Jean Carlos cursaba su quinto año de Administración de Empresas en la UNAN – FAREM Carazo. No logró coronar a pesar que estaba en el “seminario de graduación cuando estalló toda la crisis sociopolítica en Nicaragua”. Comenta que fue muy duro haber dejado de estudiar, estar preso por protestar y saber que muchos de sus compañeros se graduaron, “pero realmente tuve la moral en alto que por lo menos yo luché por una causa justa”, afirma.

“Lo más doloroso que he pasado”

En el caso de Luis Miguel fue un poco más compleja la situación ya que era padre de familia. Su hijo presenció cuando llegó la policía con los paramilitares a la casa de su abuela y sacó a la fuerza a los hermanos Esteban Lesage. “Fue doloroso verle su carita llorando, triste. Verlo así me partió el corazón”, rememora. “Yo recuerdo que le decía a él que lo hacía por una causa justa”.

Dice que mientras estaba bajo las rejas en el Sistema Penitenciario Jorge Navarro, conocido como “La Modelo”, volvió a ver a su hijo al mes pero solamente dos horas y a través de un vidrio. “Ahora que estoy en este país, me hace falta y es doloroso no tenerlo cerca”, lamenta.

Los hermanos Esteban Lesage cuando fueron apresados por su participación en las protestas de abril de 2018. Foto | Cortesía

Ofrecerán un concierto cuando Nicaragua sea libre

Los hermanos Esteban Lesage sostienen que cuando Daniel Ortega salga del poder y haya un verdadero cambio de gobierno, harán todo lo que esté a su alcance para retornar a su patria y organizar un concierto con los artistas nicaragüenses.

“Tengo ese sueño de organizarme con todos los demás artistas que ya existían y que surgieron a raíz de la lucha. Organizarme con todos ellos para ofrecer algo maravilloso a todo el pueblo de Nicaragua que se lo merece”, dice Harvin.

Luis Miguel comenta que ellos tres tienen un compromiso con los más de 300 asesinados en abril de 2018 y con los más de 100 mil nicaragüenses exiliados. “El primer día que Nicaragua sea libre y en el primer evento que hagan, nosotros vamos a estar ahí. Vamos a regresar y vamos a darle honor a nuestros asesinados, a las madres de abril”.

Jean Carlos reafirma que su sueño más grande es cantar en este país en un megaconcierto. “Yo confío plenamente en Dios que Nicaragua va a ser libre cueste lo que cueste, porque ninguna dictadura es eterna”, concluyó.

Exantimotín señala que policía recibió «adoctrinamiento cubano» previo a las protestas de 2018

Una familia de músicos, pero perseguida

A los hermanos Esteban Lesage, desde pequeños descubrieron su pasión por la música. Los tres hermanos son compositores. Así fue cuando aprovecharon su arte como símbolo de protesta en abril de 2018. Luis y Jean son raperos. Su nombre artístico es “Místico” y “Janco”. Harvin se ha dedicado a la música romántica.

El 19 de junio de 2020, sujetos desconocidos que se movilizaban en motocicletas, rafaguearon la casa donde habitan los padres de los tres hermanos. Al momento del suceso en la propiedad, se encontraba dentro lugar José Esteban y Juana Lesage, padres de los universitarios y su nieto, hijo de Luis Miguel.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), otorgó medidas cautelares de protección a favor de Juana de la Rosa Lesage Guadamuz y Roberto José Esteban, tras considerar que se encuentran en una situación de gravedad y urgencia de riesgo de daño irreparable a sus derechos en Nicaragua, según se lee en la resolución 80/2020, emitida el 28 de octubre de 2020.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.