Las niñas no hacen esto ¿Cómo se espera que se comporten las mujeres y los hombres?

¿Cómo se espera que se comporten las mujeres y los hombres? Nicaragua es un país con serios problemas de violencia y machismo, que tienen su origen en los conceptos equivocados que tenemos sobre la feminidad y la masculinidad.

Rudy Barrera ha escuchado una frase con frecuencia durante buena parte de su vida: “Las niñas no hacen esto”. Y es que, a los 14 años, se interesó por el fútbol, luego pasó al basquetbol hasta que finalmente llegó al rugby, el deporte en el que se especializó y logró múltiples títulos nacionales y centroamericanos.

El rugby es un deporte donde hay que derribar al adversario para llegar a la zona de anotación. “Los deportes que te gustan son de hombres”, le decían algunos de sus amigos y familiares. 

“Los comentarios eran que este deporte no me iba a dejar nada bueno y que me iba a convertir en machorra”, relata.

Foto: NI

En Nicaragua se utiliza la palabra “machorra” para describir a aquellas mujeres que no asumen los roles establecidos para su género.

Según la Organización Mundial de la Salud los roles de género “son construcciones sociales” que definen “los comportamientos y las actividades que se consideran apropiados” para los hombres y las mujeres.

Se espera que las mujeres, por ejemplo, se dediquen a las tareas domésticas, sean emocionales, maternales y dependientes, mientras que de los hombres se espera sean agresivos, seguros y dominantes.

Rudy fue una de muchas niñas que se atrevieron a romper con la norma social y desafiar los prejuicios. Su desempeño fue tan bueno, que ha ganado premios internacionales, como la medalla de bronce que obtuvo en 2017 en los Juegos Centroamericanos.

“Todos creen que el rugby es un deporte de rudeza, pero en verdad es de bastante técnica, se tiene que jugar con inteligencia y sobre todo con respeto a tu contrario”, asegura Rudy convencida que eso de los roles de género está solo en la cabeza de cada persona.

“Aprendí que también puedo ser fuerte”

Yettie Osorio es entrenadora de crossfit a pesar de las críticas | Foto: NI

Yettie Osorio tiene 34 años, y es entrenadora de crossfit. Admite que inició a practicar esta disciplina durante su adolescencia porque “quería tener el cuerpo perfecto”, una de las exigencias sociales que más afectan la salud mental de niñas y adolescentes.

Sin embargo, con los años de practica deportiva empezó a descubrir que más allá de las apariencias físicas, el entrenamiento le daba seguridad, fuerza y destreza, y le gustó sentirse de esa manera, a pesar de que para sus amistades y familiares eso era “poco femenino”.

El crossfit es una técnica de entrenamiento intenso que incluye ejercicios de fuerza y resistencia. Debido a esto, las personas que lo practican suelen desarrollar mucho músculo, algo que no es socialmente bien visto en las mujeres. “Cuando decidí tomar este camino fue como un shock para todos”, relata Yettie.

La pasión de esta joven por este deporte fue más allá de practicarlo, pues se convirtió en entrenadora a pesar de las críticas. Sin embargo, descubrió que eso de “encasillar” a las mujeres era algo con lo que tenía que lidiar en todos los espacios. “Más de alguna vez me pasó que a los hombres no les gustaba cómo yo les corregía, o no entraban a la clase. Preguntaban; ¿y quién es el entrenador de ahorita? y si ya veían que era yo; la mujer, entonces no lo hacían”, dice.

Pero Yettie estaba decidida a demostrar que ser mujer no limitaba sus capacidades. No solo se convirtió en la primera mujer entrenadora de crossfit en el país, sino en una de las mejores.

Foto: NI

“Vivimos en una comunidad que te dice: ¨tenés que pasar de la universidad a casarte´ y yo sin querer, he llevado la contraria, pero he encontrado lo que a mí me hace feliz. Entonces es darte cuenta de que tu felicidad y lo que vos querés hacer se puede proyectar sin necesidad de que estés complaciendo lo que los demás esperan de vos”, reflexiona.

Roles de género crean grandes problemas sociales

El organismo internacional Planned Parenthood, expresa que los estereotipos de género son dañinos porque “no permiten que las personas expresen completamente lo que piensan ni sus emociones”.

Los roles de género son el origen de muchos de los más sentidos problemas sociales en el país. Al aceptar como norma social que las mujeres sean “sumisas y dependientes”, y que los hombres sean “proveedores y controladores”, se ha justificado la violencia.

Del 01 de enero al 25 de noviembre de 2021, al menos 66 mujeres habían sido asesinadas en Nicaragua, según cifras de la organización feminista Católicas por el Derecho a Decidir. La mayoría de estos femicidios fueron perpetrados por exparejas. 

“Generalmente hemos visto comportamientos de hombres que no toleran que la mujer ponga un alto y diga: ¨me separo, porque creen que ellos son dueños del cuerpo de las mujeres, todas esas concepciones se tienen que cambiar, desde la escuela, la religión y los políticos”, dice Haydeé Castillo, socióloga.

Castillo considera que incluso, desde las altas esferas del poder se promueven estos estereotipos. 

De hecho, aunque en marzo de 2012 se aprobó la Ley 50-50, que establece equidad en los espacios de participación de las mujeres dentro de la función pública, en la práctica estas funcionarias no tienen poder real y en muchas ocasiones, se les pone figuras masculinas para que ejerzan las funciones primordiales del cargo. Es el caso de Reyna Rueda, alcaldesa de Managua que debe ceder las operaciones de esa entidad a Fidel Moreno, o la Ministra de Educación Miriam Raudez, a quien le arrebata sus funciones Salvador Vanegas.

 

Fidel Moreno asume el protagonismo y las funcones más importantes de la alcaldía de Managua por encima de Reyna Rueda | Foto: Prensa oficialista.

“Todas estas cosas se tienen que cuestionar, se tienen que analizar y se tienen que cambiar estos patrones de conducta”, dice Castillo.

Otro problema social que encuentra alicientes en estos roles de género es el abuso sexual. De 2007 a 2017, Nicaragua registró 13,258 violaciones sexuales, según cifras del Instituto de Medicina Legal. Muchas personas justifican el abuso cuestionando la forma de vestir de las mujeres y niñas o cualquier otro comportamiento que socialmente no está aceptado para ellas y esto ocurre incluso, entre las autoridades encargadas de investigar y castigar este delito. 

“El trato que se utiliza para abordar el tema de violencia sexual cuestiona a la mujer, la hace sentir que ella es la responsable de encontrarse en esa situación. En muchas ocasiones no se toma en consideración lo que ellas exponen”, reveló Maricé Mejía Enlace Nacional de la Red de Mujeres Contra la Violencia, en relación con la forma en que operan las Comisarías de la Mujer en el país.

Haydée Castillo considera que los problemas que ocasionan estas construcciones sociales son estructurales, es decir, que se han arraigado tanto en la forma en que funciona la sociedad que es muy difícil erradicarlos.

Para ella solo desde una decidida intervención del Estado se puede lograr este cambio. 

“Tiene que ver con la educación, con los valores que se promueven, con la concepción de ser hombre, de ser mujer. Esto tiene que ver con el aparato estatal, con la política de estado, ahí hay una responsabilidad ineludible, y por otro lado está la responsabilidad individual de nosotros como ciudadanos”, menciona Castillo. 

¿Reciben las mujeres menores incentivos que los hombres en el deporte?

Una sociedad que tome acciones

En este sentido considera que es importante que padres y madres de familia asuman la tarea de educar y empoderar a las niñas sobre la importancia de desarrollarse de forma plena, evitando los conceptos equivocados de cómo deberían ser o actuar por el simple hecho de ser mujeres.

Sofia Castiblanco incursionó desde niña en la televisión. Apasionada por la cocina se convirtió en la popular Junior Chef Sofia. No fue fácil porque, aunque entre los roles de género que se asignan a las mujeres está en encargarse de la cocina y las tareas domésticas, cuando se trata de los espacios masivos como la televisión, estos estaban reservados para hombres, pero además de eso para adultos.

 

Foto: NI

Para ella fue importante que su mamá y su papá la apoyaran y la alentaran a explorar las cosas que le gustaban más allá de los cuestionamientos. “Mis papás siempre estuvieron para apoyarme, entonces nunca me sentí con miedo”, nos cuenta sobre sus inicios en la televisión.

“A mi me encanta ver amigas mías que se van a graduar conmigo ahorita que están súper motivadas y que van a perseguir sus carreras en ciencias o ingenierías”, destaca la joven chef que alienta a todas las niñas a expresar su personalidad, gustos y aficiones sin dejarse limitar por los estereotipos socialmente impuestos. 

El papel que cada persona pueda hacer de manera individual desde su propio ámbito de acción también es importante para combatir estos conceptos equivocados de la sociedad.

 

Foto: NI

Mayela Campos, tiene más de 15 años dedicada a la industria de la tecnología, un área que muchos consideran reservada para los hombres. Al recordar lo difícil que fue para ella incursionar en un espacio donde se cuestiona la presencia de las mujeres, decidió capacitar a niñas y adolescentes para que no teman explorar su afición por la tecnología.

“Yo creo que entre más mujeres destaquemos o seamos visibles para la sociedad en el rol que estamos jugando para la sociedad más niñas y adolescentes van a tener interés por trabajar y poder ver esto como algo que es interesante y no quedarnos con el que no puedo porque mi género no me lo permite”, relata Mayela.

Creando un nuevo modelo de hombres

En Nicaragua, desde hace muchos años se hacen esfuerzos para acabar con los estereotipos sociales y que se fomentan nuevos tipos de masculinidades. Es un trabajo complejo con resultados lentos, pero ya ha tenido algunos resultados.

“Los niños y las niñas somos criados, socializados educados en esta visión de los roles de género, del rol correspondiente a ser hombre y el rol correspondiente a ser mujer”, esto lo que hace es “reproducir la desigualdad que existe entre hombres y mujeres para que los hombres sigamos ocupando los roles importantes en la sociedad y que las mujeres sigan ocupando un rol subordinado”, indica Rubén Reyes, especialista en género y nuevas masculinidades.

 

Foto: NI

Para Reyes uno de los principales cambios debe generarse en el núcleo familiar, pues está relacionado con cambiar la manera en que niñas y niños están siendo educados”. 

En ese sentido menciona, por ejemplo, que “las actividades que tienen que ver con el cuidado, actividades orientadas a cuidar de otros, a cuidar de los niños, de los enfermos, de las personas mayores tradicionalmente han sido responsabilidades que han asumido las mujeres y han representado una sobrecarga en la vid” de ellas. 

Esta sobrecarga les ha impedido formarse profesionalmente y ha limitado sus posibilidades de empleo y oportunidades de desarrollo. Es por eso por lo que, los hombres han logrado históricamente espacios de mayor proyección y liderazgo, ya que han evitado dedicarse a otras labores que les reduzcan su tiempo y enfoque.

Es por eso que, cree que las es importante hacer un trabajo con los varones, de tal forma “compartamos las responsabilidades en el hogar y también que aprendamos las actividades que tienen que ver con el cuidado”, y para él eso tiene que ver con el estilo de crianza, el cual debe eliminar los conceptos machistas para crear una nueva generación más consciente y menos prejuiciosa sobre estos temas.

 

Foto: NI

Aunque las mujeres han ganado poco a poco más espacios en la sociedad y se trata de logros conseguidos a través de muchas luchas contra prejuicios muy arraigados, aún hay mucha tarea por hacer. 

ONU Mujeres revela que la brecha salarial entre hombres y mujeres alcanza el 30%, es decir, que la mayoría de las empresas suelen pagar mucho menos a las mujeres que a los hombres por realizar las mismas tareas aun teniendo la misma preparación profesional.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.