Respuesta al señor William Grigsby

Señor Grigsby, yo no necesito tomarme una píldora de dignidad como usted me recomendó, porque nunca la perdí y pueden dar fe de ello sus colegas ideológicos