Gobierno de Ortega permite al sistema financiero reestructurar deudas por el COVID19

El gobierno de Daniel Ortega empezó a tomar lo que parecen ser las primeras medidas financieras en apoyo a los sectores golpeados por la crisis del COVID19.

Este lunes 22 de junio la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) oficializó una normativa temporal para permitir a los bancos y financieras suavicen las condiciones crediticias a los deudores, siempre y cuando estos cumplan con una serie de requisitos.

Leonardo Torres, presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme) aseguró que dichas medidas oxigenan a las empresa y también a la economía del país.

«La resolución de la Siboif, establece facilitaciones a los bancos de realizar las reestructuraciones de carteras de los clientes que están teniendo problemas para cumplir con sus compromisos financieros; y por otro lado también dispone recursos o créditos para la economía», dijo Torres a Nicaragua Investiga.

Por otro lado Leonardo Torres señaló que el Banco Central de Nicaragua dispuso 4 mil millones de córdobas para que los bancos utilicen este dinero como forma de generar incentivos.

«O sea dicho esto, tenemos en la mesa de la economía de Nicaragua casi 160 millones de dólares que deben moverse», dijo Torres.

La Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) & Foto: NICARAGUA INVESTIGA

Medida de Siboif ayuda a personas que quedaron sin empleos por COVID19

La medida de la Siboif permite a que el sector financiero flexibilice deudas como préstamos de vehículos, personales, hipotecarios para vivienda, microcréditos, entre otros.

Asimismo ayude a los deudores de tarjeta de crédito. Dentro de las medidas está la reducción al porcentaje de pago mínimo de los deudores de tarjetas de créditos, el cual pasó de tres por ciento a dos por ciento del saldo de principal, agregado a los intereses corrientes y moratorios.

La normativa tiene ciertas restricciones y solo será a aquellos créditos otorgados después del 31 de marzo de 2020. Las flexibilizaciones serán a clientes que hasta el 31 de marzo de este año eran clasificados por los bancos o financieras como A y B.

Tampoco la medida ayudará a los créditos en los cuales se evidencie desvío de fondos para otras cosas no relacionadas con el propósito del préstamo.

Estas medidas son tomadas semanas después desde que se reportó el primer caso de coronavirus en Nicaragua. A diferencia de Centroamérica, este país era uno de los pocos en haber permitido la flexibilización de préstamos a la banca nacional, así como otras medidas urgentes.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.