¿Por qué Nicaragua es el único país de Centroamérica sin endeudarse con el FMI?

Nicaragua es hasta el momento el único país de Centroamérica en no haber adquirido un préstamo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el contexto de la pandemia del COVID-19.

En cambio, ha recibido fondos de otras instituciones como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

El FMI otorgó en abril un alivio a las deudas de 25 países pobres de mundo.

Nicaragua no fue incluida en la lista.

El economista Luis Murillo aclara que por lo general el país no solicita créditos directos al FMI, sino que, a otros organismos internacionales, los cuales “como se perdió la confianza en el país, muy difícilmente le van a dar recursos”.

Ortega continúa beneficiándose de la crisis sanitaria de Nicaragua a través de préstamos millonarios

Prueba de ello, asegura fue la exclusión de Nicaragua de los flujos financieros otorgados.

Azucena Castillo, miembro de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, destaca que desde abril de 2018 Nicaragua quedó aislada de las fuentes tradicionales de crédito como el BID, Banco Mundial (BM) y el FMI.

En el caso del FMI, en noviembre de 2019 publicó su reporte país en el cual puntualizaba que Nicaragua “debe trabajar y básicamente recobrar la confianza” comparte Castillo.

Para la experta en temas económicos esa desconfianza se profundizo aún más con la llegada de la pandemia.

Crisis económica ahuyenta el financiamiento

Con las actividades económicas en descenso y una recesión que va por su tercer año consecutivo, la imagen del país se mantiene negativa.

Murillo destaca que la comunidad internacional aún considera que “nuestro país tiene un alto nivel de riesgo país, riesgo social y riesgo político, que resulta inviable ser objeto de crédito a nivel internacional”.

El crecimiento del déficit público, el aumento de la deuda externa e interna, la contracción del Producto Interno Bruto (PIB), y el crecimiento en los niveles de desempleo, generan una clara necesidad de recursos.

Pero, como existe desconfianza, difícilmente el país pueda acceder a dichos recursos.

Ante esto el gobierno solo ha recurrido a la aplicación de “políticas públicas de carácter restrictivo”, como es el caso de la Reforma Fiscal y Tributaria.

Gobierno de Ortega no consigue préstamos internacionales en primer trimestre de 2020

El economista destaca que “en su primer año de aplicación (la reforma) generó un registro de más o menos 8 mil millones de córdobas, sin embargo, en este segundo trimestre ha caído el nivel de recaudación en 23.85%”.

“Hasta el momento la situación económica ha sido solventada con recursos internos provenientes de reformas, pero esta situación no va a ser sostenible en el mediano y largo plazo” asegura Murillo.

¿Influye la Nica Act?

La ley Nica Act contempla que Estados Unidos vote en contra de los préstamos que el gobierno de Nicaragua busque ante entidades financieras internacionales

Lo que significa que los organismos se mantienen más cautelosos en hacer préstamos al país.

El FMI en su reporte expone que el gobierno debe de trabajar en dos aspectos, mantener el balance macro y a la vez atender al tema social.

Lo que según Castillo “se hace difícil para el gobierno”.

Por lo que Nicaragua no podría solicitar fondos al FMI “a menos que el país se encamine a la gobernabilidad y se someta a un ajuste estructural”.

Ortega autoriza a viceministro del Ministerio de Hacienda a suscribir préstamo de más de 171 millones de dólares

Además, Nicaragua no tiene un programa con el FMI, lo que dificulta su acceso a esos fondos.

“Creo que para estos organismos financieros es problemático atender solicitudes de países que están aislados de la comunidad y sin un programa con el FMI, por eso es que vemos cómo desafortunadamente Nicaragua no ha podido acceder a financiamiento como otros países centroamericanos”.

Sin embargo, la Nica Act realiza una excepción cuando los fondos están orientados a la ayuda humanitaria.

Por lo que Nicaragua puede acceder a fondos como los 40 millones ya otorgados por el BID para atender el tema socio- sanitario que afecta a los sectores más vulnerables.

Pero Castillo destaca que “si bien encontró algunas fuentes como el BCIE, eso está endeudando más al país, inclusive el BID lo mencionó, y definió que se tiene que buscar cómo salir del atolladero en que el país está metido”.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.