Déficit del INSS continuó en crecimiento durante el 2020

El creciente déficit del INSS no es una novedad. En diciembre la Asamblea Nacional aprobó una modificación al PGR2020 con el fin de inyectar más de 2 mil millones de córdobas a la agonizante institución.

El Banco Central de Nicaragua (BCN) actualizó el balance de datos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), lo que muestra que hasta noviembre de 2020 la institución continúa presentando un déficit presupuestario de 2,615.8 millones de córdobas, es decir un 8.6% más del que presentaba al cierre de 2019.

El creciente déficit del INSS no es una novedad, pues justo el pasado mes de diciembre la Asamblea Nacional aprobó una modificación al Presupuesto General de la República 2020 con el fin de destinar más de 2 mil millones de córdobas —provenientes de los US$186.8 millones desembolsados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para atender la emergencia del COVID-19 — para liquidar al agonizante seguro social.

Los diputados aseguraron entonces que el INSS es una de las instituciones estatales principalmente afectada por los efectos de la pandemia del COVID-19 debido a la caída del empleo nacional y por ende la facturación de los cotizantes. El número de asegurados al INSS pasó de 727,025 en 2019 a 714,540 a noviembre de 2020.

Insostenible

Aunque los ingresos del INSS han mostrado un aumento a partir de los últimos meses del año, también lo han hecho los gastos. Al mes de noviembre, la institución gastó un total de 30,441.5 millones de córdobas, un 10.37% más que el mismo mes de 2019. Diversos especialistas han sostenido que uno de los factores que provoca este déficit en la institución son los supernumerarios, es decir el elevado número de trabajadores dentro del INSS, y los altos gastos administrativos que estos simbolizan.

Expertos han alertado desde hace varios años acerca de la insostenibilidad de la institución, pues recurrir constantemente a financiamiento externo para mantener su liquidez es “una decisión arriesgada” debido a la disminución en la capacidad de pago del país, el cual lleva tres años consecutivos en recesión.

La diputada Azucena Castillo, miembro de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, asegura que Nicaragua se ha endeudado excesivamente en los tres periodos del gobierno actual “adquiriendo una carga por el servicio de la deuda excesiva, que junto con la situación del caso INSS, es un desafío presupuestario que difícilmente se podrá hacer frente a menos que se tomen medidas disciplinarias muy duras tanto fiscales como de inversión”.

Mayor transparencia

Castillo considera que ante el déficit del INSS “lo más saludable debió ser y será buscarle una salida técnica actuarial que se base en un incremento de la edad para la jubilación, y en extender el seguro social al campo y adaptarlo con cuotas mínimas para incentivar la formalización de las pymes y del emprendimiento, entre otras medidas de promoción”.

Deuda externa de Nicaragua aumenta 44.7 millones dólares a noviembre de 2020

Pero, ante todo, la diputada sostiene que es necesario “poner gente honesta y capaz a cargo de esa institución, que pueda hacer un manejo de tesorería y de inversión para duplicar y hasta triplicar sus ingresos con un buen manejo financiero, y en adición modernizar su administración y el manejo de los procesos haciendo uso de la tecnología para reducir a lo justamente necesario el personal”.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.