Sindicatos sandinistas callan ante constantes alzas en los combustibles

Nicaragua Investiga intentó comunicarse con otros sindicalistas como: Luis Barbosa, representante del FNT, allegado a Gustavo Porras, y Roberto González de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), pero no contestaron a nuestras llamadas.

Las constantes alzas en el precio de los combustibles desde hace 16 semanas en Nicaragua no parecen incomodar a los sindicalistas afines a Daniel Ortega, quienes durante los gobiernos opositores reaccionaban violentamente a este tipo de anuncios. Esta semana el litro de gasolina super incrementó de golpe casi cinco córdobas por galón.

Miguel Ruiz, sindicalista de la Central Sandinista de Trabajadores – José Benito Escobar (CST-JBE) justificó los altos precios asegurando que “es un problema global” y que, a diferencia del pasado, no es culpa de las autoridades nicaragüenses. “Hay que entender que este es un problema global, nosotros no somos productores de petróleo, y en ese sentido, quien pone el precio del petróleo, es la bolsa internacional de valores de Estados Unidos” dijo.

Sin embargo, cuando el precio del crudo cayó drásticamente en 2020, y perdió más del 300 por ciento de su valor producto de la baja demanda mundial generada por la pandemia del coronavirus, el gobierno nicaragüense mantuvo los precios de los diferentes combustibles.

Ruiz mencionó que, pese a que estas alzas no se deben a “un problema exclusivo de Nicaragua”, ellos como sindicato han solicitado al Instituto Nicaragüense de Energía (INE), que se explique el porqué hay tanta variación con respecto a los precios del petróleo. “Pedimos que el Estado sea transparente de cómo se están regulando esos precios y que informen a la población de manera correcta los cambios continuos que se están dando”.

El economista Luis Murillo comparte acerca del impacto que tiene el alza en el precio del combustible, pues este genera «un arrastre» en el resto de precios de la economía. Si el combustible sube, «inmediatamente los agentes económicos comienzan a crear expectativas negativas y le aumentan el precio a todos los productos». Para Murillo, la clave es establecer una compañía que sea más justa con los precios y un ente regulador «que no se ponga de parte de las compañías refinadoras».

Luis Barbosa y Roberto González guardan silencio

Nicaragua Investiga intentó comunicarse con otros sindicalistas como: Luis Barbosa, representante del FNT, allegado a Gustavo Porras, y Roberto González de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), pero no contestaron a nuestras llamadas.

Unos sindicatos a la medida de Ortega y Murillo: Sin voz

Durante gobiernos liberales pasados como el de Violeta Barrios de Chamorro, y Enrique Bolaños, los sindicatos sandinistas impulsaron múltiples y constantes protestas, muchas de las cuales llegaron a ser violentas. La exigencia era la reducción de precios de los combustibles, así como de las tarifas de energía y agua potable.

Además organizaron paros de empleados, que reunían sectores de transporte, agricultura, y comerciantes pequeños. Gustavo Porras, en ese entonces líder del Frente Nacional de Trabajadores (FNT), describió esto como una estrategia de lucha.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.