¿Por qué el pan de las pulperías es cada vez más pequeño y menos sabroso?

Descubre qué hacen los dueños de panaderías para mantener los precios accesibles a los consumidores finales.

Los dueños de panaderías reducen el tamaño y la calidad del pan para no elevar el precio al consumidor final, según un sondeo realizado por Nicaragua Investiga en varios puntos de Managua.

“Y no solo en Managua. En todo el país se está haciendo lo mismo porque cada semana encontramos más cara la harina, manteca, aceite, levadura, azúcar, huevos, queso, canela, en fin, todos los insumos suben de precio cada semana”, asegura Ricardo Mercado, dueño de una panadería en el barrio Germán Pomares, al sureste de la capital.

Ricardo asegura que en diciembre pasado intentaron subir el precio a sus clientes principales, como son los dueños de pulperías, pero que en menos de una semana descubrieron que había mucha devolución de los productos.

Nica ucraniana cuenta cómo ha vivido la invasión de Rusia

Agregó que trataron de ajustar el precio con respecto al incremento de sus gastos al comprar los insumos para elaborar el pan, pero en menos de dos semanas las pulperías reportaban un bajón de más del 50% en sus ventas.

La señora Graciela Mayorga, quien tiene una pulpería en el barrio Américas 1, dice que cuando su proveedor de pan le llevó más caro el producto, ella igualmente tuvo que incrementar el precio y la gente prefería dejar de comprarlo.

Obligados a bajar calidad y reducir tamaño del pan

“El pan de bollito que valía un peso, pasó a valer dos pesos, y aunque era un poquito más grande, la gente dejó de comprarlo y decía que era demasiado caro y que preferían comprar tortilla. Yo tuve que devolverle casi todo el pan al panadero en diciembre”, relata doña Graciela.

¿Entonces qué tuvimos que hacer para mantener los precios viejos?,  Pues bajar la calidad del pan y reducir su tamaño, se responde a sí mismo Manuel Ramos, otro dueño de una panadería ubicada en el barrio Villa Sol, al noroeste de Managua.

Recuperación económica de Nicaragua “en el limbo”

Bajar la calidad significa que la masa de harina con la que se elaboran las diferentes variedades de pan contiene en menos proporciones los diferentes ingredientes que le dan su sabor característico.

Don Manuel trabajaba hasta mediados del año 2020 embarcado en un crucero hasta que la pandemia del Covid-19 paralizó la industria turística a nivel mundial y tuvo que regresarse a Nicaragua.

Bolsas para empacar pan también más caras

Con el dinero ahorrado a lo largo de varios años navegando en cruceros, decidió junto a su esposa dedicarse a elaborar pan.

Se compró un modesto horno, maquinaria para amasar, sartenes, mesas, y en octubre del 2020 arrancó con la pequeña panadería.

“Cuando empezamos en octubre del 2020 el quintal de harina costaba 785 pesos, pero hoy en día cuesta C$1,150 córdobas. El tanque de gas de 100 libras costaba 1,200 córdobas en octubre del 2021 y hoy vale 1,850 córdobas, también las bolsas para empacar el pan han subido en un 30%”, asegura Manuel.

¿Cómo impacta el conflicto Rusia-Ucrania al bolsillo de la gente en Nicaragua?

Ante tal situación, la mayoría de dueños de panaderías han decidido mantener el mismo precio de venta a las pulperías del año pasado, pero sacrifican la calidad y su tamaño.

“De 25 libras de harina antes sacábamos 70 bolsas de pan, ahora a las mismas 25 libras le tratamos de sacar 90 bolsas. Eso significa que todas las piezas de pan las hacemos más pequeñas. Eso afecta al consumidor final, pero es lo único que podemos hacer para mantener los mismos precios”, explica Manuel.

El pan de las pulperías cada vez es más pequeño. Nicaragua Investiga/NI

Ventas de pan han decaído

Por su parte Antonio Urbina, vendedor de dos rutas de pan variado, asegura que el año pasado varias veces su proveedor de una panadería, trató de incrementar los precios del pan, pero inmediatamente las ventas se vinieron a pique.

“Se quiso incrementar el precio, pero fue totalmente rechazado por la población, la gente se niega a pagar más de 1 córdoba por la unidad de pan, por eso mi proveedor tuvo que recurrir a bajar la pesa del pan, la calidad, y así poder mantener el precio”, relató Urbina.

Urbina explica que desde que intentaron subirle al precio del pan, los dueños de pulperías hacían más devolución de producto, y desde entonces las ventas decaían.

Recuperación económica de Nicaragua “en el limbo”

“Por ejemplo en pulperías donde antes me agarraban hasta 400 córdobas de pan, hoy en día solo compran 100 córdobas, pues dicen que la gente ha bajado el consumo de este producto”, comentó Urbina.

Población prefiere pan barato

Por su parte Margarita Castillo dijo que desde hace algún tiempo nota que el tamaño del pan de cena de 1 córdoba ha venido disminuyendo de tamaño.

«Pero qué le vamos hacer, yo prefiero que lo hagan más pequeño y comprarlo al mismo precio, y no pagar dos córdobas por una bolita más grande. En la casa nos acomodamos, y así mantenemos el mismo gasto, pronto ya ni pan vamos a comer», consideró Castillo.

La señora Rosario Medina, dueña de una pulpería, también relató que el pan no es un producto indispensable y que por eso los panaderos deben de seguir manteniendo el precio bajo, aunque lo reduzcan de tamaño.

«Es que los nicaragüenses si no podemos comer pan, pues lo sustituimos por la tortilla o por guineos o plátanos, el pan no es un producto básico, pues se puede sustituir por otros fácilmente, los panaderos deben manejar eso y ni modo tienen que hacerlo más pequeño el pan», indicó Medina.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.