¿Cómo impacta el conflicto Rusia-Ucrania al bolsillo de la gente en Nicaragua?

“El problema del petróleo se ha vuelto como un cartel. Es un producto geopolítico y estamos a merced de eso”, dice especialista en temas de energía e hidrocarburos.

Aunque existe una distancia superior a 10,700 kilómetros entre Nicaragua y la zona de los actuales conflictos entre Rusia y Ucrania, créalo o no, lo que allí ocurre ya repercute cada semana en el bolsillo de los nicaragüenses que sufren el alza imparable en el precio de los combustibles.

Después que en las últimas horas Moscú ordenó el envío de tropas a regiones separatistas en el este de Ucrania, este martes el precio internacional del petróleo marcó su precio más alto desde 2014, acercándose cada vez a los 100 dólares por barril.

¿Y qué tiene que ver con Nicaragua esta escalada de tensiones entre Rusia y Ucrania? Militarmente no tiene nada que ver, hasta el momento

Sin embargo, los empresarios dedicados a la importación del petróleo en Nicaragua, siempre han justificado que para fijar el costo de los combustibles toman como referencia el comportamiento del precio del petróleo en la bolsa de valores de New York.

“El problema es que, desgraciadamente siempre ha sido así, el problema del petróleo es ese, que se ha vuelto como un cartel. Se ha convertido en un producto geopolítico y estamos a merced de eso”, considera la ingeniera Patricia Rodríguez, especialista en temas de energía e hidrocarburos.

La mañana de este martes el crudo Brent un 3,5% llegando subía hasta los US$98,77 por barril, luego de alcanzar los US$99,50, su cota más alta desde septiembre de 2014.

El petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos (que es el de referencia para Nicaragua), también subió en un 4.8%, es decir US$4,40 hasta alcanzar los US$95,47 por barril, luego de tocar los US$96, también un máximo no visto desde 2014.

Gobierno debería «regular márgenes de ganancia a petroleras»

Desde el 23 de octubre de 2021 los precios de los carburantes a nivel nacional habían sido congelados por órdenes del régimen de Daniel Ortega, previo a celebrar las elecciones presidenciales el pasado 7 de noviembre.

Sin embargo, desde el 16 de enero pasado los precios volvieron a incrementarse y desde entonces la ola alcista no se detiene.

Esa acción del gobierno de congelar el precio de los combustibles se realizó en un período en que los precios estaban bajos, “y ahora los descongela cuando empiezan a subir, entonces la solución no es congelar precios, sino regularnos”, sugiere la ingeniera Rodríguez.

“Lo mejor sería regular los márgenes de ganancia de las petroleras, pues si bien es cierto que la mayoría de las veces el petróleo sube, los precios en Nicaragua se incrementan en porcentajes superiores a los que el precio internacional crece y en periodos de tiempo más prolongados”, reiteró la especialista en temas de energía e hidrocarburos.

Por su parte un economista, que pidió no revelar su nombre porque teme que el régimen de Daniel Ortega lo encarcele por dar una entrevista a un medio independiente, dijo que “ni soñemos que habrá una rebaja en los precios de ninguno de los combustibles en las próximas semanas en Nicaragua”.

Quinta semana de alzas

El pasado domingo se registró la quinta semana de alzas consecutivas en el precio de las gasolinas súper y regular y del diesel en Nicaragua.

Los nicaragüenses se enfrentan a la quinta semana de alzas consecutivas en el precio de los combustibles.

La gasolina regular subió C$0.57 por litro (C$2.16 por galón), el litro de gasolina súper aumentó C$0.58 (C$2.19 por galón); mientras el diesel incrementó en C$0.60 por litro (C$2.27 por galón).

Por lo tanto, un litro de gasolina súper a partir de esta semana se vende en las gasolineras de Managua en C$44.39, mientras que el litro de la gasolina regular vale C$43.36 mientras el litro de diesel por primera vez alcanza al precio de C$40.10 por litro.

Reflejo en ola alcista de alimentos

El alza en los precios de los combustibles sigue siendo una de las afectaciones más sentidas por los nicaragüenses porque repercute al incrementarse el costo de los alimentos y de otros productos de primera necesidad.

“Yo veo que aquí en los PALI cada semana los huevos, las carnes y el pollo suben de precio, el aceite para cocinar está más caro, el jabón, la verduras, la leche, en fin, todo está más caro cada día, ellos ajustan sus precios, ellos nunca pierden, el fregado es uno que viene a morir aquí donde ellos”, expresó Maribel Espinoza, habitante del barrio El Paraisito de Managua.

Por su parte el taxista Rogelio Pavón, también indicó que “manejar un taxi dejó de ser un negocio desde hace mucho tiempo. No hay señas de que la gasolina vaya a bajar de precio como ocurrió a mediados del 2020, ya no es rentable taxiar”, aseguró.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.