Crisis obliga a mujeres a poner pequeñas fritangas para subsistir

La crisis económica, el desempleo, los bajos salarios, obligan a muchas mujeres a vender tajadas de plátanos con carne y refrescos en las aceras de su casa.

Rivas es un departamento con una excelente producción de plátanos, capaz de abastecer el mercado nacional y centroamericano, pero las familias rivenses de escasos recursos, desempleadas o con el salario mínimo, no alcanzan para cubrir los gastos del hogar por lo que han encontrado en las fritangas de plátanos una oportunidad para apoyarse económicamente.

Loyreth González Acevedo, de 37 años, fue operaria de sobre costura en la zona franca Gildan Rivas pero en el 2020 cerraron esa operación y liquidaron al personal de esa área y Loyreth pasó a ser una desempleada más de este país.

“Al quedarme en el aire, y como mi marido no tiene trabajo fijo y no gana mucho, puse una venta de tortillas, pero la gente me comenzó a pedir tajadas de plátano fritos y comencé a hacer el nombre de Dios” explicó González.

El Zoológico de Juigalpa, un lugar que deberías conocer

El negocio de Loyrett, ubicado en Sabanagrande Potosí, ha ido creciendo y actualmente procesa entre 800 y 1000 plátanos por semana. Los precios van desde los 15 córdobas hasta lo que el cliente desee.

“Solo a los niños de la escuela les vendo a 10 pesos la bolsa de tajadas, aunque el aceite está muy caro, la carne de res, cerdo y pollo han subido un montón, y el carbón y la leña igual están carísimos, entonces ya no se gana como cuando comencé y uno solo le sube un poquito al precio, porque si no nadie te compra”, señaló Loyreth.

Hace tajadas para cubrir los estudios de su hijo

Rafaela Abarca Martínez, conocida como la ‘Payita’, es originaria del área urbana de Potosí, comentó que desde hace dos años decidió ocupar la acera de su casa para emprender su negocio de asados con tajadas fritas de plátano.

Rafaela Abarca Martínez, conocida como la ‘Payita’. Foto: Voces en Libertad.

“Yo vendía bolsitas de plátanos con queso a 10 pesos, pero cuando mi hijo iba a entrar a la universidad hace dos años, pensé en asar carnes y ofrecer con tajadas y ensalada y gracias al Señor hemos salido adelante, ya son dos años consecutivos vendiendo en la acera de mi casa”, apuntó Abarca.

En Potosí, al igual que en otros municipios rivenses, se pueden encontrar varios puestos de ventas de asados con tajadas de plátano, la mayoría abren entre las 5:00 p.m y las 9:00 p.m.

Los curanderos del pueblo brujo de Diriomo

Ya no se gana nada por la inflación

Una fritanguera del municipio de Rivas, que pidió no ser identificada, detalló que cuando inició en el negocio, le quedaba algo de ganancia pero ahora se gana muy poco. “Todo está bien caro, las cosas suben todas las semanas, donde se había visto que una libra de queso vale 96 pesos (córdobas), ya ni tajada con queso se puede vender, qué le vamos a ganar, espero que el gobierno busque como estabilizar la economía del país”, dijo la mujer.

 

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.