Las mujeres son más que nombres: Femicidios por doquier

Las mujeres son más que nombres, son historias diferentes; las autoridades del Estado las tratan como números, esta desatención provoca más indiferencia e ignorancia en los ciudadanos sobre lo aberrante del asunto.

A lo largo de la historia de Nicaragua y el mundo, siendo Latinoamérica la región con mayor tasa, se han desarrollado una serie de viles crímenes contra las mujeres -unos más violentos que otros- no todos han sido cerrados, muchos impunes o absueltos, ninguno al alcance de mi entendimiento; la mayoría premeditados por psicópatas o sociópatas, mujer tras mujer destruyen familias completas y causan un grave daño a la sociedad.

Las mujeres son más que nombres, son historias diferentes; las autoridades del Estado las tratan como números, esta desatención provoca más indiferencia e ignorancia en los ciudadanos sobre lo aberrante del asunto. Tal vez logre despertar atención al mencionar: en 2017 y 2018 la cantidad registrada fue de al menos 57 feminicidios, 2019 acabó con aproximadamente 59; hoy, a 3 meses de finalizar 2020, hay un mínimo de 55 vidas cruelmente arrancadas, 5 en las dos primeras semanas de septiembre (según el dato de Mujeres Católicas por el Derecho a Decidir), a causa del machismo arraigado en la sociedad nicaragüense, una característica incomprensible y vergonzosa que aborrezco de nuestra cultura general. 

El sector de bajos recursos económicos es el más afectado de la población, el mismo adiestrado por el Estado, marginado por los sectores pudientes, del cual forman parte los empresarios con “responsabilidad social”. Además; están quienes dicen ser aliados de la causa feminista, mas no pasan de presunciones banales, e incluso, en este grupo existen individuos que “tiran la piedra y esconden la mano”, diríamos los nicas. Por otro lado, están quienes defienden derechos a conveniencia propia o de un grupo definido, pero son parte del problema. No se me escapan los individuos tildados de activistas, patriotas y demócratas; se hacen los ciegos, sordos y mudos cuando de agresiones contra la mujer se trata. De los religiosos fanáticos no se puede esperar mucho, pues, el machismo es parte de ciertas doctrinas como las que predican: “Eva fue creada a costillas de Adán, etcétera”.

En mi humilde opinión, la falta de Educación en un sistema sociopolítico podrido: mantiene el machismo, esto conduce al maltrato familiar, abuso de pareja, acoso sexual, lo siguen las violaciones y la desgracia de asesinatos a sangre fría, por el simple hecho de no ser varón. No hay justificación válida para estos comportamientos.

¿Te parece normal?, ¿dónde está la verdadera aplicación de la Ley 779?, ¿por qué hay brechas que protegen a los agresores?, ¿realmente educamos para eliminar el machismo?, ¿quién se atreve a dar la cara con explicaciones?

Las preguntas anteriores son planteamientos que entrego a tu propio criterio, principios, valores y humanidad. La estadía en tu zona de confort lleva a la complicidad.

  • El autor es escritor inédito, apasionado por el psicoanálisis y la tecnología. Correo: [email protected]

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.