Vilma Núñez, la época en que defendió a Tomás Borge de una dictadura

Desde muy joven Vilma Núñez de Escorcia estuvo involucrada en la defensa de derechos humanos. El recuerdo más lúcido que tiene de su infancia, parece haberla motivado. Es el momento en que vio cómo la extinta Guardia Nacional bajo el mando de la familia Somoza, se llevaba detenido a su padre por ser miembro de Partido Conservador de la época, el cual era el único opositor a la dictadura.

Núñez recuerda lo incómodo que era para ella ver el rostro de los miembros de la Guardia cuando iba a visitar a su padre a las celdas donde lo mantenían recluido.

« Mi padre era el principal dirigente del Partido Conservador, el principal partido opositor a Somoza. Cada vez que había alguna manifestación en contra de Somoza entonces a él se lo llevaban preso. Yo supe lo que es estarle viendo la cara a un guardia para ver a tu pariente », rememora la defensora de derechos humanos.

Escorcia, abogada de profesión, asegura que ver la pasión y el coraje de su papá para enfrentar una dictadura influyó mucho para que más adelante ella tomara firmemente una posición contra la ambición de poder y el abuso de autoridad.

Desde que ingresó a la universidad, doña Vilma recuerda que se inmiscuyó en un movimiento Pro Liberación de Reos Políticos de la fecha. Dentro de los presos que defendió se encontraba el  fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Tomás Borge  (qepd).

– ¿Se arrepiente usted de haber defendido a Tomás Borge hoy en la actualidad?

-¡No! , no me arrepiento nunca de haber defendido los derechos humanos de las personas!, responde Núñez con firmeza.

« Nosotros luchamos por los presos. Yo personalmente no conocía (a Tomás Borge). Yo vi la cara de Tomás Borge mucho más adelante cuando salió en los periódicos », recuerda la abogada.

Borge quien en 1954 se matriculó en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Nicaragua en León, se sumó a la lucha contra el régimen de Somoza al conocer a Carlos Fonseca con quien se uniría en una fuerte amistad, según recopilan varios reportes periodísticos históricos.

Borge era 6 años mayor que Fonseca y este influyó fuertemente en él. Junto a Fonseca leyó los primeros libros que marcarían su devenir político. Leyó Utopía de Tomás Moro, los trabajos de John Steinbeck, las obras de Karl Marx y Friedrich Engels y las obras de Lenin.

Vilma Núñez más de 30 años después

Doña Vilma, más de 30 años después, al frente del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), cuya personería jurídica fue arrebatada por la Asamblea Nacional controlada por Daniel Ortega a finales del 2019, insiste que su papel jamás fue político cuando inició a luchar por la liberación de los reos.

También no cree que el gobierno se haya ensañado contra ella por haber sido militante del sandinismo, sino más bien por haber defendido los derechos humanos sin ver a quién, tal como fue el caso de Zoilamérica Ortega, hija de Rosario Murillo, quien denunció haber sido abusada por su padrastro.

Inicia persecución contra cercanos a Rafael Solís en la CSJ

« En 1998 me separo del Frente (Sandinista) cuando Zoilamérica hace la denuncia (de abuso sexual). Había una orden dentro del partido que había que callar. Que era un invento de la CIA. Yo intenté encontrar la verdad porque a ella se le negaba el acceso a la justicia y yo decidí asumir ese caso y ese es el hecho que marca la separación mía del Frente Sandinista ».

Núñez relata que la actual vicepresidenta Rosario Murillo llegó a su oficina para pedirle que no acompañara a su hija Zoilamérica en la denuncia que ésta interponía en contra de su padrastro Daniel Ortega por abuso sexual.

Rememora que Murillo llegó varias veces al CENIDH acompañada por Doña Lydia Saavedra, madre de Daniel Ortega, para tratar de persuadirla en su acompañamiento a Zoilamérica.

«Decían era un plan orquestado por la CIA, que yo no podía ser la defensora por mi trayectoria revolucionaria y una serie de cosas que me decía, que dejáramos que la defendieran los somocistas», recordó.

Vilma Núñez, defensora de DD.HH. Archivo/NI

Actualmente la trayectoria de Vilma Núñez ha intentado ser golpeada a través de una grave acusación realizada por el gobierno dde Daniel Ortega que le acusa de haber participado indirectamente en un crimen en donde murió quemada una familia en Managua.

Pese a las graves acusaciones, Núñez ha dicho que se quedará en el país.

« No pienso abandonar Nicaragua porque yo tengo un compromiso por la gente pero sobretodo conmigo misma. Hasta que ya no pueda hacerlo dejaré de defender los derechos humanos».

Fotografía: Internet/NI

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.