El día que intentaron matar a Arnoldo Alemán

26 años después, Arnoldo Alemán dice no recordar cuando intentaron acabar con su vida.

Eran las diez de la mañana. Por el norte de Nicaragua iba el entonces líder de las encuestas de popularidad, el candidato a presidente por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Arnoldo Alemán Lacayo, junto a políticos afines y escoltas policiales.

La gira abría su campaña presidencial para las elecciones generales de 1996, las segundas desde que Nicaragua dio la espalda al sandinismo en 1990. Entre su caravana y Managua había casi trescientos kilómetros. Estaban en Nueva Segovia, en el trayecto entre Jobo Quilalí y Wiwilí, cuando empezó la balacera.

La caravana de Alemán fue atacada el 26 de enero de 1996, pero él salió ileso. Un sargento dio la vida por él y otras tres personas resultaron heridas; dos civiles y un policía.

El día que Daniel Ortega lloró al entregar la presidencia de Nicaragua

Entre los heridos se encontraba el reconocido actor radial Heriberto Gadea, quien recibió dos disparos precisos, uno que le destrozó el brazo y el otro impactó en su cadera. Nicaragua Investiga intentó hablar con Norma Gadea, hija de Heriberto, pero por razones de salud nos refirió a su hermano, Carlos Gadea, quien no quiso dar declaraciones. «Estamos manteniendo un bajo perfil por el gobierno (actual)», dijo Gadea a este medio.

El candidato liberal «nunca estuvo en inminente peligro de muerte por la profesional labor del equipo de escoltas«, dijo entonces el comandante Fernando Caldera, quien era jefe de la Policía Nacional. Alemán fue recibido más tarde en Quilalí por una muchedumbre que gritaba su nombre. Ya en Quilalí, Alemán dio declaraciones vía telefónica a Radio Corporación.

«Nuestro ánimo es siempre firme con Nicaragua, como hemos dicho, siempre sin violencia… ¡Por Nicaragua todo!«, declaró Alemán. La Policía Nacional coordinó con la fuerza aérea un helicóptero para retirarlo de la zona junto a los heridos.

Arnoldo Alemán brinda declaraciones a Radio Corporación después de salir ileso del atentado.

¿Atentado o auto-ataque?

El PLC denunció que el ataque vino de parte del FSLN, pero Nicaragua era un país violento aún después de la guerra y hubo otros señalamientos. La Policía Nacional acusó a una banda delincuencial encabezada por un supuesto matón de apodo «Lobo».

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que emitió medidas cautelares para Alemán y su equipo el 2 de febrero de 1996 a raíz del atentado, destacó que el sector donde ocurrió el ataque albergaba «a grupos de delincuentes fuertemente armados, muchos de los cuales mantienen vínculos con las bandas de ex miembros del Ejército Popular Sandinista y de la Resistencia Nicaragüense que se rearmaron a partir de 1990».

Revista Envío aseguró en ese entonces que la CPDH señaló a contras desmovilizados, insatisfechos por promesas incumplidas, llegando incluso a insinuar un auto-atentado, conocido como «ataque de falsa bandera», para potenciar la popularidad de Alemán. Pero el asesor legal de CPDH y defensor de derechos humanos, Pablo Cuevas, señala a otra agrupación armada activa en la Nicaragua de la posguerra.

La vida y muerte del PLC
Vehículo de la caravana impactado por las balas.

«Los informes hablan de que en ese momento andaban operativos rearmados llamados Recompas, integrados por ex-miembros de la Seguridad del Estado, del Ejército y dirigentes de base sandinista que tenían una actitud extrema frente al liderazgo de Alemán»,  relata Cuevas.

En ese momento Alemán se vislumbraba como el candidato más fuerte a las elecciones. El sandinismo veía a Alemán como una continuación del somocismo y los recompas utilizaban la retórica de lucha antisomocista para justificar sus hostilidades no sólo hacia Alemán, sino también contra las instituciones de la república post-revolucionaria.

Cuevas destaca que los recontras, como llegó a conocerse a los contrarrevolucionarios rearmados, justificaron su rearme como un caso de defensa propia. «Nosotros documentamos bastantes casos, creo que doscientos, pero los líderes de la Contra hablaban de hasta seiscientos» de los suyos asesinados impunemente.

Otros detalles parecen descartar la historia de los recontras desilusionados como autores del atentado. José Antonio Alvarado, ex-diputado del PLC, no quiso dar declaraciones a Nicaragua Investiga, pero en su negativa mencionó que entre los guardaespaldas de Alemán se encontraban ex-contras.

Helicóptero gubernamental llegando a la zona para extraer a los heridos.

Sumado a esto, Alemán aseguró que los atacantes «andaban con trajes camuflados y pañuelos rojinegros». En septiembre de 1995, al renunciar a la Alcaldía de Managua, Alemán acusó a dirigentes sandinistas, así como a oficiales del Ejército y la Policía, de maquinar atentados en su contra.

«La autoridad del partido liberal señaló directamente al partido sandinista», cuenta Cuevas. «Las autoridades departamentales del PLC en Jinotega llegaron a las oficinas de la CPDH a interponer denuncia por la situación del atentado», pero nunca atraparon a nadie, ni al delincuente apodado “Lobo” que señaló la Policía.

«A pesar de las gestiones de nuestros asesores legales de la zona que se personaron en la Policía departamental como correspondía, no hubo resultados de los actos investigativos», lamenta Cuevas.

¿Qué se sabe de la Fundación Arnoldo Alemán?
Candidato presidencial Arnoldo Alemán mira a unas bailarinas presentar. 3 de octubre, 1996, en un evento partidario en Managua.

El que calla otorga”

Si el Frente Sandinista condenó el ataque o trató de defenderse ante las acusaciones, no quedó registro. Cuevas relata que «los medios que eran afines al partido liberal dijeron que el que calla otorga y que era evidente que tras el silencio había una acción de afectación».

En 2004, tanto Alemán como su esposa, María Fernanda Flores, denunciaron otro supuesto intento de asesinato. Responsabilizaron a Daniel Ortega y en específico señalaron a Edén Pastora, a quien le adjudicaban el comando de la tropa Pablo Úbeda. Pastora admitió que la tropa se le acercó y le propusieron un atentado dirigido a la residencia de Alemán, pero él los rechazó por considerar a los miembros unos «locos, desocupados y hambrientos».

La Policía Nacional desestimó la amenaza calificándola como una plática de borrachos, lo que frustró a la pareja. «Si a Arnoldo Alemán le llega a suceder algo y desgraciadamente atentan contra su vida, el único culpable en este país se llama Daniel Ortega Saavedra», dijo la esposa de Alemán.

Alemán “no se acuerda”

Arnoldo Alemán, cuenta Fabián Medina en su libro Secretos de Confesión, “hace gala de una memoria portentosa. Con facilidad recuerda fechas, vecinos, nombres, lugares y sucesos de épocas en las que incluso ni había nacido”.

«Uh, eso fue hace mucho tiempo«, dijo Arnoldo Alemán a Nicaragua Investiga cuando intentamos conseguir su testimonio sobre ese atentado pre-electoral. «Eso ya se me olvidó«, justificó. Alemán pidió que mejor le preguntáramos sobre café pues hoy en día él está «dedicado a la finca».

Arnoldo Alemán y Daniel Ortega terminaron el pacto. Foto: AFP

Es difícil creer que una persona pueda olvidarse de un encuentro cercano con la muerte, de cómo un policía dio la vida por él, o de cómo sus compañeros de partido recibieron las balas de aquel atentado que fue noticia internacional. Más increíble resulta que esa persona sea Alemán, de quien se destaca su buena memoria.

Si Alemán olvidó, también perdonó a Daniel Ortega. Durante su presidencia es bien sabido que se sentó a negociar con el Frente Sandinista y catapultó la carrera política del dirigente sandinista, quien luego se apoderó del Estado y convirtió al PLC en un vasallo de su propio partido.

En 2009 Ortega sacó de la cárcel a Arnoldo Alemán, quien cumplía  una condena de veinte años por diferentes actos de corrupción develados a finales de 2002, y que fueron ejecutados durante su mandato presidencial. Hoy Alemán sigue vivo, pero políticamente muerto. Ha decidido no opinar sobre asuntos de la nación, perdió al PLC en manos de Haydée Osuna y su esposa, está bajo prisión domiciliar acusada de atentar contra la soberanía nacional.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.