El incierto camino en la búsqueda de una vacuna para el COVID-19

Rusia culminó con éxito la primera ronda de ensayos clínicos, este domingo 12 de julio, y según Alexánder Lukáshev, director del Instituto de Parasitología y Enfermedades Tropicales y Transmisibles del Centro ‘N.F. Gamalei’, “esta etapa mostró la seguridad de la aplicación de la vacuna en el hombre”.

Desde el pasado mes de junio, 38 voluntarios fueron inyectados con la vacuna, los cuales fueron se dividieron en dos grupos, uno de 18 y otro de 20.

El primer grupo de 20 voluntarios ya recibió el segundo componente, y los investigadores aseguran que estos “se encuentran bien y bajo supervisión médica constante”.

Vacuna presentó reacciones secundarias

Durante las primeras horas de la investigación, algunos presentaron reacciones secundarias como aumento de la temperatura y dolores de cabeza, los cuales desaparecieron por sí mismos durante el día.

El Ministerio de Salud ruso ha indicado que al menos 17 de los 47 prototipos de vacunas que han desarrollado, ya presentaban serios avances.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que actualmente existen al menos una veintena de ensayos de vacunas que ya están siendo probadas en humanos.

De estas pruebas experimentales, únicamente dos vacunas se encuentran en la Fase III de ensayos, una de Sinopharm de China, y otra de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Los ensayos de Fase I y II suelen determinar la seguridad de la vacuna antes de que se realicen las pruebas de Fase III, en las que se analiza su eficacia en un mayor número de voluntarios.

La Universidad de Oxford – AstraZeneca

La farmacéutica AstraZeneca, socia de la Universidad de Oxford en la búsqueda de una vacuna para el Covid-19, ya se encuentra en Fase III de eficacia.

Actualmente está siendo probada en 4,000 voluntarios de Reino Unido, y dentro de poco se iniciarán en Brasil con 5,000 personas y en Sudáfrica con 2,000. Estos ensayos incluyen a niños de 5 a 12 años, y adultos de más de 70 años.

Además, cuentan con un acuerdo con el Gobierno de Estados Unidos para iniciar un ensayo con 30,000 personas y han recibido financiación de la Administración estadounidense dentro del programa Operation Warp Speed.

El prototipo de vacuna está elaborado a base de un virus de resfriado común que causa infecciones en los chimpancés.

Sinopharm

La compañía Sinopharm de China, ha aplicado las vacunas en más de 2,000 personas y destacan que “las condiciones adversas han sido mucho menores a las de otros candidatos”.

El prototipo de la vacuna se basa en un virus inactivado, la cual se desarrolló por su filial China National Biotec Group (CNBG) en colaboración con los Institutos de Productos Biológicos y de Virología de Wuhan.

La firma CNBG prevé producir 200 millones de vacunas inactivadas al año.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.