Comienzan Olimpíadas de China con bloqueos y boicots por la pandemia

Beijing se convierte en la primera ciudad en albergar los Juegos Olímpicos de invierno y de verano.

El país donde surgió el brote de coronavirus hace dos años lanzó el viernes unos Juegos Olímpicos de Invierno cerrados, proyectando con orgullo su poder en el escenario más global, incluso cuando algunos gobiernos occidentales organizaron un boicot diplomático por la forma en que China trata a millones de su propia gente.

Beijing se convierte en la primera ciudad en albergar los Juegos Olímpicos de invierno y de verano. Y mientras algunos se mantienen alejados de estos segundos Juegos Olímpicos pandémicos en seis meses, muchos otros líderes mundiales planearon asistir a la ceremonia de apertura. Lo más notable: el presidente ruso Vladimir Putin, quien se reunió en privado con Xi Jinping de China más temprano ese día cuando se desarrollaba un peligroso enfrentamiento en la frontera de Rusia con Ucrania.

Senado de EE. UU. busca designar al expresidente de Honduras «capo de la mafia»

Los Juegos Olímpicos, y la ceremonia de apertura, son siempre un ejercicio de desempeño para la nación anfitriona, una oportunidad para mostrar su cultura, definir su lugar en el mundo, hacer alarde de su mejor lado. Eso es algo con lo que China en particular ha sido consumida durante décadas. Pero en los Juegos de Beijing de este año, el abismo entre el desempeño y la realidad será particularmente discordante.

Hace 14 años, una ceremonia inaugural en Beijing que contó con exhibiciones pirotécnicas masivas y miles de artistas que lanzaron cartas al aire estableció un nuevo estándar de extravagancia para comenzar unos Juegos Olímpicos que ningún anfitrión ha igualado desde entonces. Fue un comienzo apropiado para un evento que a menudo se anuncia como la «salida del armario» de China.

Ahora, no importa cómo lo veas, China ha llegado, y la ceremonia de apertura regresa al mismo Estadio Nacional enrejado ahora familiar conocido como Nido de Pájaro, construido en consulta con el artista disidente chino Ai Weiwei.

Pero la esperanza de una China más abierta que trajeron esos primeros Juegos se ha desvanecido.

Para Beijing, estos Juegos Olímpicos son una confirmación de su condición de actor y potencia mundial. Pero para muchos fuera de China, particularmente en Occidente, se han convertido en una confirmación del giro cada vez más autoritario del país.

Las autoridades chinas están aplastando el activismo a favor de la democracia, reforzando su control sobre Hong Kong, volviéndose más conflictivos con Taiwán e internando a musulmanes uigures en el lejano oeste, una represión que el gobierno de Estados Unidos y otros han llamado genocidio.

La pandemia también pesa mucho en los Juegos de este año, tal como lo hizo el verano pasado en Tokio. Más de dos años después de que se identificaran los primeros casos de COVID-19 en la provincia china de Hubei, casi 6 millones de seres humanos han muerto y cientos de millones más en todo el mundo se han enfermado.

El propio país anfitrión reclama algunas de las tasas más bajas de muerte y enfermedad por el virus, en parte debido a los bloqueos radicales impuestos por el gobierno que fueron evidentes al instante para cualquiera que llegara a competir o asistir a estos Juegos de Invierno.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.